Home Cine/TV Robocop (2014)

Robocop (2014)

Por el Cine/TV

Robocop (2014)José Padilha tenía la complicada tarea de hacer una nueva versión del clásico de 1987. Perdido por perdido, buscó su propio camino para hablar de la política imperialista estadounidense, los lobbies a los representantes y un poquito de Alex Murphy y su transformación en máquina.

Robocop (2014)

Robocop (2014)Partamos de la base que la moda de las remakes llegó para quedarse. Los ejecutivos de los grandes estudios tienen cada vez menos ganas de arriesgar el dinero, así que en lugar de comprar un guión que cuenta una gran historia, van a preferir uno que refrite una historia conocida.

En este contexto, RoboCop era gran candidata a la remake. La original fue un ícono de las películas de acción ochentera, que no solamente proveía de las dosis necesarias (y más) de sangre, drogas y mujerzuelas, se atrevía a burlarse de las corporaciones, los medios masivos y de otras fuerzas preponderantes en la era Reagan.

Los tiempos cambiaron y tanto el director José Padilha (Tropa de Élite) y el guionista Joshua Zetumer lo tenían claro. Así que crearon una historia que no solamente habla de Detroit, que en la vida real tuvo momentos peores que en la de Paul Verhoeven.

Las corporaciones siguen siendo diabólicas, por supuesto. Pero aquellos "Lobos" de Wall Street se convirtieron en Lobos del mundo, manipulando tensiones internacionales, vendiendo armas y luego reconstruyendo las zonas que sus propias armas destruyeron.

Quizás los estadounidenses no estén tan al tanto de lo que su gobierno de Libertad realiza fuera de fronteras, así que la película se encarga de mostrarlo con la dosis de ironía que acostumbró a la franquicia.

Robocop (2014)

El personaje más importante de la nueva RoboCop no es Alex Murphy sino Pat Novak, el comunicador que interpreta Samuel L. Jackson. A través de su programa televisivo nos enteraremos acerca de la tecnología robótica de Estados Unidos y cómo ésta es utilizada para mantener la paz en esas zonas del globo tan desafortunadas como para encontrarse arriba o cerca de reservas de petróleo.

La maravilla que nos muestra Novak es repelente: robots ordenando a la gente a identificarse y matando a las amenazas. Lo bueno, para él y el resto de los estadounidenses, es que ningún soldado yanqui pone su vida en riesgo. Lo mismo que ocurriría con una retirada total de las fuerzas, por supuesto.

El problema, para él y el resto de los estadounidenses, es que un perverso senador impide que esta tecnología sea utilizada dentro de su propio país. "¿Por qué América es tan robofóbica?", se pregunta.

Los mejores pasajes de RoboCop son aquellos en los que el policía "mitad hombre, mitad máquina" no es protagonista, sino un simple peón. Un Caballo de Troya para convencer a la opinión pública y los políticos de que las máquinas pueden patrullar las calles.

Claro que detrás (o a un costado) está la historia de Clara Murphy y el pequeño niño que vio cómo su padre se chamuscaba. Pero Padilha no logra dotar a esta parte de la historia de la gravitas necesaria para elevarla del melodrama. Como si lo otro le resultara más importante. Porque, claro, lo es.

Pese a esto, el momento más removedor de toda la película no tiene que ver con el conflicto político sino con la revelación, para Murphy, que lo de "mitad hombre, mitad máquina" no es tan así, sino que los porcentajes son diferentes. Desgarrador.

Con la acción pasa algo similar. El clímax pochoclero no tiene un solo momento "Fuck Yeah!", que la primera tenía a roletes. Tampoco hay actuaciones que queden para el recuerdo, salvo la mencionada de Jackson y algo de Michael Keaton.

Algunos elementos están reformulados, como la lucha del Murphy humano contra la programación, aunque suenen repetidos, en especial en la incapacidad de disparar a alguno de los villanos.

RoboCop es una buena película, que decide recorrer su propio camino, planteando temas de gran profundidad utilizando la acción como excusa, algo que queda demostrado en el maravilloso final, con un gigantesco dedo del medio levantado al Tío Sam. La acción era lo de menos.

Tráiler de la película:

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3