Home Cine/TV Reseña: Superjail!

Reseña: Superjail!

Por el Cine/TV

Reseña: Superjail!Abandonen toda esperanza aquellos que comiencen a ver esta serie animada. Que no se ambienta en el Infierno sino en una prisión que por momentos se le parece, ya que cada plan delirante de su Alcaide termina en decenas y decenas de hermosas muertes violentas.

Reseña: Superjail!

Reseña: Superjail!Que no me guste la violencia del mundo real no significa que no la disfrute dentro de algunas expresiones artísticas. La violencia puede transformarse en una chanchada, como en algunas películas de acción occidental; en coreografía, como en las orientales; y también puede ser un hermoso caos, como en esta serie animada.

Parece increíble, pero Superjail! es emitida por Adult Swim, parte de Cartoon Network. Es que la cantidad de desmembramientos, explosiones, mutilaciones y homicidios genéricos que ocurren en cada episodio de once minutos es casi imposible de contar. No hay pezones, quédense tranquilos.

Las tres temporadas de diez capítulos cada una (acaba de estrenarse la cuarta) muestran la vida, pero sobre todo la muerte, dentro de la prisión del título. Esta súper cárcel es una mezcla de un parque de diversiones surrealista y Jardín de las Delicias de El Bosco.

Este recinto infernal tiene a su propio Willy Wonka, personificado en el Alcaide, quien suele tener ideas delirantes para revitalizar el recinto, como la instalación de un bar, la organización de un Grand Prix automovilístico o la experimentación con clonaciones y donaciones de órganos. No es necesario aclarar que cada uno de estos experimentos sale muy, muy mal.

Para esto contará con la (insuficiente) ayuda de un contador propenso a las conductas adictivas, una guardia travesti de la que el Alcaide está locamente enamorado, y un robot cuya solución para los problemas suele ser el homicidio.

Del lado de los enemigos, no solamente están los miles de reclusos sin ganas de reformarse, sino que por los pasillos deambulan unos gemelos extraterrestres que lo complican todo mientras hablan con acento europeo.

Si quedaron rascándose la cabeza después de esta descripción de la serie, esperen a ver un capítulo entero y se van a rascar hasta el upite, porque en casi todos ellos hay una o más escenas de enredos en las que uno a uno (a veces dos a dos y más) los presos pierden la vida de las formas más variadas, sangrientas y divertidas.

Por si no quedó claro, Superjail! definitivamente no está recomendada para estómagos sensibles, ni para amantes del buen gusto, el decoro o las buenas costumbres. A mí me encanta, por supuesto.

Cada temporada de diez episodios está recopilada en un DVD, con subtítulos en inglés, aunque de verdad lo más interesante pasa por lo visual. La animación es bastante cruda y conforme avanza la serie se recrudece un poco más, pero funciona. Recuerda los garabatos de un adolescente, cuando llenaba los cuadernos de imágenes violentas para superar el aburrimiento de Educación Social y Cívica.

Si saben diferenciar el sadismo dentro y fuera de la pantalla, gustan de la animación que coquetea con los límites de la libertad de expresión y están un poco mal del marote, les recomiendo ayuda profesional. Y Superjail!

Reseña: Superjail!

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3