Home Cine/TV Reseña: Ted

Reseña: Ted

Por el Cine/TV

Reseña: Ted"Ted", la comedia de Seth MacFarlane acerca de un hombre inmaduro y el osito de peluche que le impide avanzar, es un entretenimiento irregular, que me hizo salir del cine con una sonrisa en el rostro, porque los momentos más disfrutables estuvieron en la segunda mitad.

Reseña: Ted

Reseña: TedMi relacionamiento con Ted (la película) es similar al que tengo con Seth MacFarlane (el guionista, director y voz del oso). Algunos de sus chistes no me provocan media sonrisa, mientras que con otros me descostillo.

Por suerte, las mejores partes de Ted están en la segunda mitad. El comienzo del filme pasa del cuento de hadas, contando el "origen secreto" del osito de peluche, a unos cuantos minutos de humor stoner, o porrero. Esa clase de chistes fueron muy efectivos con la mayoría de los presentes en la sala de cine, mientras que yo contemplaba una porción importante de la película transcurrir sin pena ni gloria (la canción de los truenos me dio vergüenza ajena). Esto no habla mejor ni peor de ellos. Simplemente fue así.

El personaje que interpreta Mark Wahlberg tiene 35 años y no logra separarse de su osito, que por si no queda claro cuando los personajes lo repiten una y otra vez, representa su inmadurez. Mila Kunis interpreta a su novia, cuya paciencia se está terminando al momento de la película.

MacFarlane llena la primera mitad de la película de personajes secundarios que solamente están ahí para mostrar su extravagancia, y el osito protagonizando varias escenas que buscan el "¡qué loco que un osito esté haciendo eso!".

Es difícil encontrar el momento de la película en que empezó a cambiar, pero en parte tuvo que ver con la presencia de Joel McHale (Community), con un personaje de pocos parlamentos pero que le permite demostrar su veta de comediante. Aunque siga haciendo de asshole que quiere levantarse a una mina.

La historia transita por los momentos clásicos de la comedia romántica: los protagonistas se conocen (eso está contado a modo de flashback), viven felices hasta que uno de ellos se manda una cagada y pasa el resto de la cinta tratando de solucionarla.

El guión es lo suficientemente inteligente como para que la "cagada" no resulte forzada, ni se trate de una desafortunada coincidencia ("¡no es lo que parece!"). A John Bennett se le cruza una oportunidad ineludible y termina en una fiesta. Pero a diferencia del osito con las cuatro prostitutas (aparecen al principio y están en el tráiler) aquí la cosa se asemeja más a "¿Qué pasó ayer?" y la película atraviesa todas las barreras. Y alguna pared.

En una época en donde los cameos de figuras caídas en desgracia están a la orden del día, Ted logra elevar el listón. A partir de la fiesta, cuando el humor porrero cambia por... humor de otra sustancia (literal y figurativamente), la película gana en acción y las escenas del osito haciendo cosas impensadas sí lograron hacerme reír.

Lo desparejo impidió que Ted fuera una "gran" comedia para mí. Sí me gustó, sobre todo con el correr de los minutos, y la recomiendo a todo aquel que no le moleste una sala llena de gente adepta al humor porrero. Si sos uno de ellos, quizás tengas una nueva favorita.

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3