Home Cine/TV Reseña: The Croods

Reseña: The Croods

Por el Cine/TV

Reseña: The CroodsLos Picapiedras son (pre)historia. Denle la bienvenida a los Croods. Nuestro querido Robotman concurrió a ver esta nueva aventura animada y salió más que satisfecho. Algunos afirman que a nuestro robótico reseñador hasta se le cayó una lágrima y todo. Más información en esta reseña.

Reseña: The CroodsQue todo evoluciona muy rápidamente en estos tiempos ya no es algo novedoso de comentar. Que un celular se vuelve obsoleto a las tres semanas de haber salido al mercado, suplantado por su nueva versión (que incluye un dispensador de gel de ducha y un micro analizador de ADN)...en fin, ya estamos acostumbrados a eso.

Ahora es el momento de los Flinstones (o Picapiedras) 2.0: Los Croods.

Tenía ganas de ver algo de animación y mi querido amigo Nick me había hecho un comentario positivo acerca de este film. Así que conjuntando ambas poderosas razones, llevamos nuestro metálico y anaranjado cuerpo robótico hasta la sala más cercana y, previa provisión de golosinas (no sugar added) y bebida light, nos aprestamos a conocer a esta familia cavernícola.

Más allá de la compañía de innumerables e hiperactivos niños y madres de paciencia más limitada de lo que uno pensaría, conseguí un lugar bastante aceptable y me acomodé en una, algo raída, butaca. Comenzaron los trailers (es inevitable comentar el de Iron Man 3, que lo deja a uno expectante, o sea, cumple perfectamente con su función de trailer, digamos).

Luego de esta pequeña digresión arrancaron Los Croods en cuestión.

Ya desde los primeros diez minutos de película uno tiene la sensación que se está encontrando con algo por encima de la media habitual, algo que parecería estar un poco mejor hecho, un poco más pensado, más trabajado y con más sublecturas de las esperadas.

Si bien el guion y el diálogo caen en lugares comunes hay una cierta dedicación al desarrollo de los personajes, que evolucionan (en más de un sentido) durante esa hora y media.

Un detalle que me pareció especialmente divertido e interesante fue el lenguaje no verbal de esta hirsuta familia. Al poco tiempo de conocerlos se nota que tienen muchas conductas simiescas, corren con sus cuatro extremidades, el uso de las manos y de la boca, sus gestos, sus reacciones, su postura, todo es, en muchas ocasiones, extremadamente similar a nuestros peludos primos lejanos. Algo que resulta disfrutable y revela una clara (e inteligente, a mi entender) línea de trabajo de la gente detrás de esta película.

Reseña: The Croods

Este viaje cuenta con muchos momentos divertidos y los inevitables instantes emotivos, que hicieron, lo reconozco, se asomara alguna lagrimilla en un par de ocasiones (humanos somos, al fin, pese a lo opinión generalizada).

En el eje central de la historia se encuentran nuestro miedo a los cambios, a lo nuevo, nuestra "zona de confort" (que nos mantiene seguros aunque no felices) o sea, temas tan antiguos del ser humano como los mismos Croods.

La hora y media pasa muy rápidamente, es esta una de esas películas que le hace pensar a uno, cuando ya se ve venir el desenlace, "¿cómo, ya termina?"

Porque, a pesar de que casi todo se ve venir, y como dije, existen lugares comunes, igualmente todo el film tiene un giro fresco que entretiene y divierte. Tal vez eso radique mayormente en la construcción de sus personajes, donde la protagonista (la adolescente rebelde, bella y salvaje de la familia, la señorita Eep) y su padre (el abnegado Grugg) se destacan notoriamente.

La fauna circundante también depara al espectador alguna graciosa secuencia.

Reseña: The Croods

Tal vez el personaje que aparece un poco desaprovechado, a pesar de su potencial, es el de la madre de la niña antes mencionada (Ugga) pero los demás miembros de la familia tienen sus momentos y un desarrollo aceptable. La más pequeña del grupo si bien no lo tiene, de todas maneras aporta su cuota de humor.

No me gustaría dejar sin mencionar el altísimo nivel visual de algunas escenas, existen un par en las que en lugar de un diálogo previsible, todo se resuelve con miradas y gestos sublimados entre los personajes, haciendo que la fuerza expresiva y emotiva de esos momentos se potencie (pienso en un momento de interacción abuela/nieta sobre el final, por ejemplo).

Así que en definitiva me gustaría pensar que acompañando a estos individuos que forman una familia, en el camino de su evolución, ellos nos acompañan también un ratito en la nuestra y que ambos salimos un poco mejores que antes.

Como los Picapiedras en los sesentas estos Croods reflejan, buscado o no, su época, nuestra época, que refuerza aquella frase de "lo único permanente es el cambio" y entre esos movimientos de piso (literal y metafóricamente) constantes las personas intentan adaptarse, sobreponerse, apoyarse unas a otras, amarse, superarse, crecer y seguir adelante, creyendo en un mañana mejor. Y se puede. Si esta película contiene un mensaje, podría ser ese.

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3