Home Cine/TV Reseña: The Dark Knight Rises

Reseña: The Dark Knight Rises

Por el Cine/TV

Reseña: The Dark Knight RisesY llegó el día tan esperado en que Christopher Nolan llegó al fin de su visión tan personal de las aventuras de Batman. Combinando historias y atmósferas de las dos películas anteriores, le regaló a los seguidores la mejor despedida posible. (SIN SPOILERS)

Reseña: The Dark Knight Rises

Hace muchos años, la saga cinematográfica de Batman tocó su punto más bajo. Las luces de neón y los juegos de palabras transformaron a "Batman y Robin" en una de esas películas que solamente pueden ser vistas en barra y con mucho sentido del humor.

Los ejecutivos decidieron meter al hombre murciélago en el freezer y el encargado de sacarlo de ahí fue un tipo llamado Christopher Nolan. Él sabía que con unos pequeños ajustes al tipo de películas que se habían hecho los años anteriores, se aseguraría un pastón en la taquilla, pero tomó otro camino.

Pasó una hora de la primera película sin mostrar al personaje usando uno de los trajes más reconocidos en el mundo, transformó a un actor impensado en un villano inolvidable y supo cuándo decir "hasta acá llegué".

Ese día llegó. Como los grandes guionistas que pasaron por las series regulares de Batman (Grant Morrison, Doug Moench, Greg Rucka), un día el ciclo llegó a su fin. En el caso de Nolan, pudo atar un montón de cabos, que no estaban sueltos pero que atados se ven mucho más lindos.

Reseña: The Dark Knight Rises

En The Dark Knight Rises volvió a tomar riesgos. Exige mucho del espectador, al menos comparado con el tradicional cine comercial. Exige paciencia, para esperar que las piezas se pongan en funcionamiento y porque comienza la historia con el protagonista lejos de donde todos queremos verlo. Batman se levanta (que no "asciende") en más de una oportunidad durante la película y hay que esperar los meses (en la ficción) y minutos (reales) que esto tarda.

La atmósfera de la historia parece una mezcla perfecta de Batman Begins y The Dark Knight. Una historia claramente influenciada por el cómic, desarrollada en una Gotham City realista.

Quizás cueste un poco congeniar estos dos mundos; concebir a un tipo como Bane y su voz de villano de caricaturas, cometiendo fechorías en lugares que uno puede ver por televisión. Pero una vez que el espectador se zambulle (o se deja zambullir) en lo que está ocurriendo, todo funciona a las mil maravillas.

La trama es compleja pero no complicada; en ningún momento Nolan olvida que está retratando a un personaje de los cómics de superhéroes. Hay personajes de moral dudosa y supuestos enfrentamientos entre clases sociales, pero termina siendo una pelea entre dos bandos, con el ciudadano de a pie mirándola de afuera.

Si uno se desconecta de la falsa ideología de Bane, no deja de ser la historia del plan maquiavélico de un villano y sus secuaces (con detalles increíbles, como un delirante tribunal de justicia).

Reseña: The Dark Knight Rises

Aquellos fanáticos del cómic del hombre murciélago verán referencias clarísimas a dos sagas fundamentales. Una tiene que ver con Bane y algo se intuía en los avances, la otra... no la vi venir, y cuando quise acordarme me había golpeado bien fuerte en el rostro. Porque a pesar de tanta anticipación, The Dark Knight Rises también sorprende.

En las dos horas y 45 minutos que dura la película, Nolan cuenta tres o cuatro historias que en las manos de otro equipo creativo hubieran necesitado tres o cuatro películas. Sabe que arriesga al construir estructuras con tantos ladrillitos diferentes, pero el resultado final es un deleite.

Y es final por partida doble, porque cuando termina, se termina una era. Nolan (no paro de nombrarlo, pero es que son SUS películas y punto) lo sabe y por eso hará referencias temáticas y directas a las dos primeras. Para cuando todo termine, aquellos espectadores que se hayan involucrado con la saga saldrán de la sala satisfechos y un poquito con el corazón estrujado.

The Dark Knight Rises cierra una trilogía destinada a quedarse entre las más grandes sagas del cine, ya no del cine de superhéroes. Una combinación impecable de una visión "de autor" con el entretenimiento que se puede esperar de una gran pantalla (con las DOS dimensiones necesarias y suficientes para disfrutarlo).

Los fanáticos somos exigentes, quisquillosos, vuelteros. Pero Christopher Nolan no nos dio el Batman que nos merecíamos; nos dio el Batman que necesitábamos. Gracias por eso.

Reseña: The Dark Knight Rises
Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3