Home Cine/TV Reseña: The Wolf of Wall Street

Reseña: The Wolf of Wall Street

Por el Cine/TV

Reseña: The Wolf of Wall StreetHabía una vez un pícaro corredor de bolsa que se dio cuenta de que había caminos fáciles para llegar a la fama, la fortuna, las mujeres y las drogas. Fáciles para él, no tanto para todos los que cagó por el camino. Pero Leo lo hace tan bien que uno se olvida de eso.

Reseña: The Wolf of Wall Street

Reseña: The Wolf of Wall StreetComenzar una reseña con una definición de diccionario es uno de los trucos más viejos del planeta, pero en ocasiones lo vale. Espasa-Calpe dice que "religión" es el "conjunto de dogmas, normas y prácticas relativas a una divinidad". Y esta película nos cuenta la vida de un Jimmy Swaggart cuya divinidad es el dinero.

Los más jóvenes seguramente no lo recuerden, pero este tipo Swaggart era un pastor evangélico, que se hizo famoso gracias a su programa de televisión, que llegó a ser emitido por estas latitudes y longitudes.

Jordan Belfort es el pastor perfecto de la Iglesia del Dinero. Comenzamos su historia desde su mejor momento y de ahí volvemos a sus comienzos, por lo que sabemos que todo lo que hizo en el nombre de la acumulación de riquezas dio resultado. Si a esto le sumás un poder de oratoria maravilloso y un rostro que disimula los 39 años, dan ganas de gritar y saltar junto a los empleados de su empresa cada vez que termina un discurso.

Es muy difícil no caer en la trampa del director Martin Scorsese y su actor fetiche, Leonardo DiCaprio. Jordan comienza como un simple trabajador de la bolsa con ansias de llegar alto, en un mundo en donde la especulación es moneda corriente y que tanto daño le ha hecho a la economía mundial en las últimas décadas.

El protagonista es inteligente y esto le permite estar más cerca de su Dios. Una vez que tiene mucho dinero, empieza a gastarlo en lo que le gusta. Eso incluye mujeres y sustancias ilegales, pero al menos está siendo honesto. Luego tiene más dinero del que uno pueda gastar, así que aparecen los enanos y el descontrol (suelen ir de la manito).

Acá veremos la versión del primer mundo del menemismo, con mansiones, yates, todas las drogas que se nos puedan imaginar, y el tímido control de las autoridades.

El éxito de Belfort está basado en su personalidad y DiCaprio no falla en vendernos a este ser despreciable. Como ocurre con otros personajes infames que coinciden en carisma con el encargado de interpretarlos, es fácil que el espectador se ponga de su lado.

Reseña: The Wolf of Wall Street

Entrada la película, cuando Jordan ya pasó el punto sin retorno y se volvió completamente irredimible, me encontré "hinchando" por él en más de una oportunidad. ¿Quién no hinchó alguna vez por Tony Soprano minutos después de que hubiera cometido los hechos más terribles?

Dejando de lado este sincericidio, cabe señalar que Leo está muy bien rodeado por un montón de actores más y menos conocidos, incluyendo a un eficaz Spike Jonze y una hermosa aparición de Matthew McConaughey. La obvia mención especial va para Jonah Hill, actor al que supe detestar con todas mis fuerzas y que acá se gana mi corazón.

La cinta cuenta el ascenso y caída de Belfort con maestría, diversión y mucha confianza. Tanta confianza, que Scorsese no quiso tijeretear mucho y terminó con una película de 179 minutos.

Martin, lejos de enojarme contigo y tus lentes de marco grueso, te cuento que me divertí mucho, pero la caída se me hizo un poco larga. The Wolf of Wall Street me sigue pareciendo una gran película, pero creo que sacando media horita lograbas una obra maestra. Aunque eso nos privara de media hora del mejor DiCaprio que he visto.

Y acordate que una película más corta puede ser exhibida más veces por día y eso significa más dinero. ¿No aprendiste nada del verdadero Jordan Belfort?

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3