Home Cine/TV Reseña: Wreck-It Ralph

Reseña: Wreck-It Ralph

Por el Cine/TV

Reseña: Wreck-It RalphUn villano de videojuegos solamente es tan malo como lo programan, y el grandote Ralph está decidido a cambiar su reputación. Para eso saltará de una maquinita a otra, protagonizando una entretenida aventura que rinde numerosos homenajes a esta industria.

Reseña: Wreck-It Ralph

Reseña: Wreck-It RalphCuentan que cuando los muchachones de Pixar estaban haciendo Toy Story, querían que el interés romántico del cowboy Woody fuera una muñeca Barbie, pero los trajeados de Mattel no accedieron. Luego del éxito mundial y universal de la película, se rindieron a los pies de la compañía de Luxo y así aparecieron las macacas en cantidades numerosas para la secuela.

Pues bien, Wreck-It Ralph podría definirse (en pinceladas gruesas) como la Toy Story de los videojuegos, y esta vez casi nadie quiso quedarse afuera. Así que el universo de personajes de jueguitos que cobran vida cuando los humanos no están alrededor (como Toy Story... y un montón de dibujos animados con pinturas, libros y hasta medicamentos que cobraban vida) cuenta con cameos de una gran cantidad de "caras conocidas".

Este es solamente uno de los elementos que hacen de Wreck-It Ralph una película sumamente entretenida. Los protagonistas, el diseño y la historia se complementan para la diversión, aunque no descubra la pólvora.

Como ocurrió con animaciones como Despicable Me, aquí el protagonista es el villano, lo que permite a los guionistas jugar con un personaje imperfecto. En su videojuego, Ralph se pasa el día entero rompiendo un edificio, para que Fix-It Felix Jr. lo arregle y se quede con el crédito.

Un día el protagonista toca fondo, y decide dejar de interpretar el mismo papel cada vez que el salón de maquinitas abre sus puertas y los niños arremeten con sus monedas (si la película fuera en Uruguay serían jóvenes, porque toda la vida los salones de maquinitas estuvieron prohibidos para menores de 18 años).

A través de una Estación Central, Ralph el Demoledor viajará en busca de su destino heroico. Primero en un videojuego al estilo Starship Troopers y luego en una especie de Mario Kart hiperglucémico, conocerá al resto de los personajes de la aventura.

Este universo de sprites parlantes tiene sus propias reglas, y la película debe explicarlas todas. Los personajes pueden visitar otros juegos durante la noche, pero si alguno muere "en el extranjero", la queda de verdad, como se encarga de contarnos el mismísimo Sonic.

La historia toca algunos lugares bastante comunes, pero en ningún momento se vuelve predecible. La acción es trepidante durante gran parte de la cinta y el humor nunca queda de lado.

En la versión en inglés se destacan las actuaciones de Jack McBrayer (Kenneth en 30 Rock) como Fix-It Felix Jr. y Sarah Silverman como la pequeña Vanellope. Jane Lynch y John C. Reilly (la sargento y el protagonista, respectivamente) cumplen con su tarea.

No será un clásico como las mejores obras de Pixar, pero Wreck-It Ralph demuestra que Disney todavía puede seguir produciendo grandes películas. Por último, lo primero: en el cine proyectan el corto animado Paperman, una pequeña joyita de 7 minutos que recuerda al comienzo de los 101 Dálmatas. No lleguen tarde a la sala de cine.

Reseña: Wreck-It Ralph

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3