Home Cine/TV Rise of the Planet of the Apes (2011)

Rise of the Planet of the Apes (2011)

Por el Cine/TV

Rise of the Planet of the Apes (2011)En este mundo cinematográfico sin ideas originales, una película más de la saga del “Planeta de los Simios” (remake, precuela, continuación, lo que terminase siendo) sonaba muy poco interesante. Sin anticiparlo, me llevé una sorpresa mayúscula, ya que es de lo mejor de la temporada.

Rise of the Planet of the Apes (2011)En un verano hollywoodense plagado de propuestas a priori más llamativas (no creo necesario hacer un repaso por las distintas películas que congraciaron y/o vejaron nuestras pantallas  en estos últimos meses), un filme relacionado con la saga famosa por el grito de Charlton Heston al ver la Estatua de la Libertad destrozada, no me llenaba precisamente de ansiedad. Si bien esta nueva película presentaba buenos créditos, sobre todo por el lado de Andy “Gollum” Serkins encarnando a César, el líder de la revolución macaca, así como por el de James Franco en el rol humano protagonista, confieso abiertamente que el pesimamente concebido tráiler tampoco sirvió para engancharme mucho con la idea (cuidado, al decir “pésimo” no me refiero a que fuese malo, sino a que cuenta básicamente el 90% de la trama en sus tres minutos de duración). De todas formas, una corriente positiva de reacción del público me generó cierta intriga, por lo que le di una oportunidad.

Realmente, estaba muy equivocado: “Rise of the Planet of the Apes” es una de las películas más sólidas, mejor llevadas y más redonditas de los últimos meses.

Si nos situamos temporalmente en cuanto al lugar de “encastre” de esta película con sus antecesoras, “El Planeta de los Simios: (R)evolución”, como nombraron ocurrentemente los señores a cargo de la traducción (podría haber sido peor, algo al estilo “Los Macacos de Papá”, “Mi amigo es un Mono” o “Locademia de Primates”), es una especie de precuela. Vale aclarar que el estudio Fox mencionó que es una nueva versión de la historia, que no estaría relacionada con la saga original, aunque sí con la película de Tim Burton.

Rise of the Planet of the Apes (2011)La trama se dispara con las investigaciones de un científico, Will Rodman (James Franco) que busca desarrollar una droga para combatir el Mal de Alzheimer. Como ocurre generalmente en este tipo de emprendimiento, ya sea por similitud evolutiva o por correspondencia biológica general, la compañía farmacéutica a cargo de la investigación, Gen-Sys, utiliza primates (principalmente chimpancés) para el testeo de dichas drogas. La película tiene una de sus historias principales centrada en la efectividad de dicha sustancia (Al 12), que presenta un efecto inesperado en los simios utilizados para probarla: al menos en un caso, el de un bebé chimpancé salvado secretamente de una “purga” de sujetos contaminados, la actividad neuronal se intensifica y la capacidad cognitiva del monito en cuestión se potencia.

En criollo: este chimpancé, César, pasa a ser MUY pero MUY inteligente.

La película desarrolla la historia de este evolucionado primate al ser insertado (a escondidas) en la sociedad humana y la interacción que gesta con Will y su padre, Charles (un genial John Lithgow), un profesor de música retirado afectado por el Mal de Alzheimer. Esta interacción se complica cuando hace aparición un conjunto variopinto de vecinos iracundos, veterinarias compasivas y empresarios inescrupulosos. De todas formas, la interacción más compleja de César se da con los miembros de su propia especie.

Rise of the Planet of the Apes (2011)César es increíblemente inteligente, pero no deja de ser un “sapo de otro pozo” en la sociedad humana. La película se inclina fuertemente por mostrar sin demasiados tapujos las atrocidades a las que son sometidos estos animales cuando se los caza, enjaula y utiliza para probar medicamentos potencialmente mortales o dañinos para seres humanos. En este sentido, la crueldad apenas disimulada del homo sapiens sapiens es uno de los temas latentes durante las dos horas de duración de la propuesta y es realmente indignante (si sufren como un servidor por los abusos ante animales, endurezcan el espíritu).

Desde la forma brutal en la que los simios son cazados en su hábitat natal hasta la miríada de maltratos por los que son sometidos en laboratorios o inclusive “santuarios”, la película no disimula la pasmosa crueldad con la que a veces tratamos a nuestros parientes cercanos. Y tan cercanos son que cuando uno de ellos desarrolla su capacidad de razonamiento a límites insospechados, la humanidad está en problemas.

Rise of the Planet of the Apes (2011)La historia detrás de “Rise” toca muchísimos temas, desde el mencionado abuso animal hasta la experimentación genética, el significado de “hogar” y la posibilidad de adaptación del diferente en un mundo configurado en forma particular. Independientemente de su concentración en temas animales (o, precisamente, por esto) la trama presenta una enorme humanidad (entendida en el mejor de los sentidos, el que nos hace seres capaces de amar, respetar y cuidar de nosotros mismos y el prójimo).

Ya sea en las desventuras de César en su condenada al fracaso inserción en la sociedad humana o el progresivo degeneramiento psico-cognitivo de Charles, la película encara líneas argumentales removedoras sin caer en golpes bajos, por más que se escape alguna lagrimita de indignación de tanto en tanto. Pero más allá de una trama excelentemente desarrollada para explayar estas nociones en un tour narrativo sin vaivenes ni inconsistencias, el apartado sobresaliente del filme se lo llevan las actuaciones.

James Franco está muy bien en su papel de hijo dolido por el deterioro de su padre, con un John Lihtgow perfecto en un rol complejo y demandante. A lo largo de la película el cast actúa en forma acorde a las circunstancias, con un buen Brian Cox como dueño de un refugio de animales y hasta un Tom “Draco Malfoy” Felton que nunca va a poder despegarse de sus papeles de “malo”. Pero la mención sobresaliente, una vez más, es para Andy Serkins.

Rise of the Planet of the Apes (2011)El maestro detrás de la corrupción y tragedia de Gollum nos da en César la interpretación memorable de un simio demasiado humano. La progresión del líder mítico de la revolución de los primates es realmente sorprendente, apoyada en la gestualidad de un actor que sólo contaba con su lenguaje corporal, la expresión de sus ojos y determinadas pautas extra-lingüísticas para dar a entender una cantidad de sentimientos encontrados. En este sentido, la película es un verdadero éxito y ya se está hablando de posibles nominaciones al Oscar para Serkins, cuestión enteramente justificada.

Los elementos restantes de la película alcanzan niveles muy altos y destacables. Los efectos son por lo general fantásticos (aunque algo en la apariencia de algunos simios me resultó un poco artificial de más por momentos), la banda sonora excelente, y  la narración avanza sin fallas dejando lugar para unas cuantas secuelas posibles.

“Rise of the Planet of the Apes” es una excelente película, absolutamente recomendable y quizás un excelente “puente” para  proporcionarle a gente no allegada al cine de género a una historia inteligente y demoledora sin golpes bajos. No deja de ser profundamente entretenida, lo que potencia aún más las preguntas que genera al espectador a la salida de la función. El cine de anticipación y entretenimiento en su más elegante y efectiva encarnación, sin dudas.

Rise of the Planet of the Apes (2011)

Muy recomendada. Mi puntación: 9.5 monos de 10 (y que conste que pudieron ser bananas).

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3