Home Cine/TV Room (La Habitación)

Room (La Habitación)

Por el Cine/TV

Room (La Habitación)Una madre idea una realidad a la medida de su hijo para sobrevivir en la terrorífica situación en la que se encuentran. Cuando las cosas cambien algunos conflictos se mantendrán, aunque el peso del comienzo sea tan fuerte que el resto sufrirá en comparación.

Room (La Habitación)

¿Vieron esos tráilers que pasan en el cine y te cuentan toda la historia y vos no podés taparte los ojos porque quedarías como un ridículo y no podés irte porque fuiste temprano a sacar entradas entonces conseguiste bien en el medio así que molestarías a diez personas solamente para llegar hasta el pasillo?

Room tiene uno de esos tráilers y eso me sirvió para un experimento.

A diferencia de otras películas, como el Episodio VII de Star Wars o las que están basadas en personajes de los cómics de superhéroes, no me molestó particularmente enterarme de detalles de la trama. Pensé que serviría para aportar evidencia al viejo debate de cuánto influyen los spoilers en el disfrute de una película.

Aquí, por ejemplo, solamente voy a hablar de los detalles que aparecen en el tráiler de la película (el de los cines, que es más largo que el que incluye esta nota). Siéntanse libres de ir a dar una vuelta.

Room (La Habitación)

La acción comienza dentro de la habitación del título, con una joven madre intentando que su hijo naturalice las condiciones subhumanas en las que viven. Joy recuerda, salvando las distancias, al personaje de Roberto Benigni en La vita è bella. Ambos inventaban una narrativa propia y aislaban a sus niños pequeños del horror, aunque se tratara de dos horrores muy diferentes.

En la italiana teníamos a los nazis, eternos enemigos perfectos en un mundo teñido de diferentes grises. Aquí existe un solo hombre, aunque igual de monstruoso, que mantiene encerrada a la joven durante años, violándola periódicamente y convirtiéndose en padre de Jack.

Lejos de tratarse de una ficción descabellada, esta clase de casos son demasiado comunes dentro de una especie que se considera inteligente, siendo el más recordado el de Natasha Kampusch, retenida durante ocho años en un zulo de cinco metros cuadrados en Austria.

Con la conciencia de que en este momento situaciones similares podrían estar ocurriendo en todo el mundo, acompañamos a Joy y Jack en sus días rutinarios y sus noches de terror, con la madre teniendo en el bienestar del pequeño el incentivo para levantarse cada mañana, excepto los días en que no los hace.

Room (La Habitación)

El amplio rango de emociones que despliega Brie Larson como Joy tendrá nuestros corazones como si estuvieran en el Rock and Samba. Cualquier galardón que le hayan dado por su actuación está justificado.

Claro que no serviría de nada sin un partenarie a la altura y el jovencísimo Jacob Tremblay (8 años al filmar la película) lejos está de esos pequeños actores que parecen enanos sin arrugas, sino que tiene un naturalismo a la hora de salir en pantalla que sorprende. No hay un solo fotograma que nos distraiga del papel que está interpretando.

Y si necesitan más pruebas, la señora que estaba en la fila de atrás dijo "pobrecito" unas ciento veinticinco veces.

Por último, el actor Sean Bridgers necesita de unos pocos segundos para que odiemos a su personaje durante el resto de nuestras vidas.

Tanto el avance en YouTube como el de los cines nos adelantan que sí, que madre e hijo lograrán escapar de la habitación. ¿Sufre uno al ver esa escena aunque sepa cómo va a terminar? Por supuesto que sufre. Aunque creo que si no hubiera visto el tráiler me hubiera comido las uñas prácticamente hasta el codo.

La película tiene un quiebre tan grande como el que sufre la pareja protagónica. A través de los ojos de Jack experimentaremos el sencillo mundo exterior como si fuera el espacio exterior. Mientras llega el asedio mediático y aquellos que habían perdido a Joy se acostumbran (o no) a su regreso, madre e hijo deben reinventarse.

Room (La Habitación)

El director Lenny Abrahamson nos permite acompañarlos durante el duro proceso de reinserción. Los roles de salvador y salvado rotan varias veces y habrá baches en el camino. Sin embargo, queda a kilómetros de la tensión narrativa de la primera parte.

Room se vuelve su peor enemigo. Es tan fuerte lo que les sucede a los personajes en el comienzo, que una vez que llegan al mundo exterior, uno tiene la impresión de que nada de lo que ocurra podrá llegar a los talones de lo que pasó al principio.

Para peor, es menos claro (al menos para mí) el conflicto de Joy y Jack. Tanto, que durante varios minutos pensaba "quizás la película termine en este momento". "No, seguro sea ahora". "Tal vez ahora". No aburre, pero uno siente que el clímax de la película llegó hace 45 minutos y que el resto es una coda eterna, al estilo de la tercera de El Señor de los Anillos.

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3