Home Cine/TV Sombras Tenebrosas

Sombras Tenebrosas

Por el Cine/TV

Sombras TenebrosasEl director Tim Burton y su actor de siempre, Johnny Depp, vuelven esta vez con Sombras Tenebrosas; película que adapta y rinde homenaje a la serie de televisión de la década de los 60 que lleva el mismo nombre. Una propuesta despareja, con pocos elementos para rescatar.

Sombras Tenebrosas

Me voy a tomar unas líneas (sin doble sentido, aclaro) para ponerme autorreferencial, algo que por lo general aporta poco y nada al análisis de la obra en cuestión, pero que en este caso veo necesario. Ante la pregunta “¿cuál es tu película favorita?” (como si acaso uno pudiese dar semejante respuesta), lo más parecido a una contestación que puedo dar es decir cuál es la película que más veces vi en mi vida: Ed Wood.

Justamente por Ed Wood, pero también por El Joven Manos de Tijera, Beetlejuice y ambas entregas de Batman, es que me cuesta pegarle a Tim Burton. Sin embargo, en la última década (para ser un poco más específico, desde El Planeta de los Simios a esta parte), el cine de Burton ha ido alternando propuestas interesantes, entre las que podríamos citar a El Gran Pez o Charlie y la Fábrica de Chocolate, con otras que fácilmente pueden ubicarse en el fondo de su filmografía, como Alicia en el País de las Maravillas o la reciente Sombras Tenebrosas. En Alicia, uno se veía tentado a echarle toda la culpa a Disney (estudio que, paradójicamente, en los inicios de su carrera lo había desechado por considerar que el “mundo Burton” no cuadraba dentro de la compañía) por entregar una película que parecía del amigo Tim apenas en la superficie. Sin embargo, luego de ver Sombras Tenebrosas queda claro que el problema va más allá de la casa del ratón Mickey o de cualquier otro factor externo.

Sombras TenebrosasSobras Tenebrosas trae una nueva colaboración entre Burton y Depp, esta vez adaptando la serie de culto de los años 60 que lleva el mismo nombre, y de la que al parecer Burton siempre fue un gran fanático (algo que en la película se nota, aunque esa admiración por el producto original no colabora a entregar una adaptación satisfactoria).

En los primeros minutos, en los que la historia se sitúa más de 200 años en el pasado, se concentra lo mejor de la cinta. Lamentablemente, ese inicio auspicioso queda solamente como una promesa de una película que nunca llega. Con un montaje preciso, que demuestra que Burton sabe contar a buen ritmo, en ese primer tramo se introduce la historia de Barnabas Collins y su familia, la construcción de su imperio y posterior caída en desgracia por culpa de Angelique, la bruja despechada interpretada por la hermosa Eva Green. Ésta, al ver que su amor por Barnabas no es correspondido decide vengarse asesinando a Victoria, el verdadero interés amoroso de aquél. Como si no fuese suficiente, producto de la maldición arrojada por Angelique, Barnabas quedará condenado a vivir eternamente como vampiro y enterrado vivo.

Luego de esa muy bien lograda introducción, la acción se traslada a la década de los 70 con el “despertar” de Barnabas, y ahí es en donde todo comienza a desmoronarse. Es difícil interpretar cuál fue la verdadera intención de Burton, quien bifurca la historia en dos claras direcciones. Por un lado, está la historia de amor con Josette, la niñera que llega a la casa de los Collins y de quien Barnabas se enamora por su parecido con Victoria (de hecho se trata de la misma actriz, Bella Heathcote). Por otro, está la intención de Barnabas por revitalizar el negocio familiar, actualmente en ruinas. Burton va entrelazando ambas líneas argumentales, aunque entre las referencias a la cultura pop de la época y la participación de personajes cuyas acciones y destino no tienen pie ni cabeza, las mismas se van esfumando sin que ninguna de las dos llegue a resolverse de manera convincente.

Sombras TenebrosasEl escaso desarrollo del personaje de Josette, así como la torpe construcción del affaire con Barnabas que parece traído de los pelos, provoca poco interés en el desenlace del mismo, al punto que uno como espectador no puede más que simpatizar con la malvada Angelique.

Resulta particularmente llamativo el pobre desarrollo que reciben los personajes secundarios, algo que desde siempre fue uno de los puntos fuertes de Burton (la mencionada Ed Wood es el ejemplo más categórico). Con la salvedad de Michelle Pfeiffer y Eva Green, ambas para destacar en sus roles de mujeres de armas tomar, el resto naufraga entre la sobreactuación (particularmente Chloë Grace Moretz en un papel insoportable) y la intrascendencia.

Contrariamente a los que denuncian un agotamiento en la dupla Burton – Depp, el que Sombras Tenebrosas sea un film tolerable se debe casi exclusivamente a la participación de este último, quien una vez más demuestra su gran capacidad para la comedia, con un personaje que sintetiza los mejores rasgos de sus freaks burtonianos anteriores (maquillaje incluido) con los del Jack Sparrow de Piratas del Caribe.

No faltan los homenajes musicales (quizás lo mejor de la película) con una simpática participación de Alice Cooper quien interpreta a su yo de hace 40 años, y parece no haber envejecido ni un día.

De a poquito, la columna del debe en la filmografía de Burton peligrosamente está equiparando a la del haber. Tim, todavía tenés un poco de crédito adicional. Pero por favor, no nos des por sentados.

Sombras Tenebrosas

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3