Home Cine/TV Star Wars: The Last Jedi (sin spoilers)

Star Wars: The Last Jedi (sin spoilers)

Por el Cine/TV

Star Wars: The Last Jedi (sin spoilers)Rian Johnson se despachó con una aventura que combina homenajes con una trama que avanza más de lo esperado y personajes que tienen tiempo para brillar, merced a dos horas y media de película que se sienten, pero no se sufren. Hace mucho que Star Wars no estaba tan bien.

Star Wars: The Last Jedi (sin spoilers)

Cuando Disney adquirió Lucasfilm y prometió prácticamente un estreno cinematográfico por año de películas ambientadas en el universo de Star Wars, los fanáticos pararon la oreja. ¿Ordeñar de tal manera la vaca sagrada de George Lucas no disminuiría el enorme valor simbólico de cada una de las entregas?

La respuesta es sí. Y es lo mejor que pudo haberles pasado.

Sin las esperas eternas, las colas bajo la lluvia y las expectativas imposibles de cumplir, las aventuras de hace mucho tiempo en la galaxia muy lejana recuperaron la diversión que cuarenta años antes le valió una popularidad que luego terminó mordiendo su propia cola.

Esto no significa que los resultados hayan sido exitosos al cien por cien. The Force Awakens revitalizó la saga principal con un buen puñado de nuevos personajes, pero se pegó demasiado al ritmo y las vueltas de la película original. Rogue One fue casi lo opuesto, con personajes menos desarrollados pero una historia que ganaba emoción con el correr de los minutos hasta terminar en una de las mejores batallas de toda la saga (¡y qué decir de esos últimos tres minutos!).

Star Wars: The Last Jedi (sin spoilers)

Era hora de descubrir cómo seguiría la aventura principal, ahora en manos del director y guionista Rian Johnson. Los tráilers revelaron poco y nada acerca de la trama, pero un suceso inyectó esperanzas en la fanaticada algunos días antes del estreno: Lucasfilm le "dio" a Johnson su propia trilogía para que haga lo que quiera. ¿Una señal de conformidad con el producto final?

Todo indicaría que sí, porque el Episodio VIII es la mejor película de Star Wars desde El Imperio Contraataca, estrenada 37 años antes. Dos horas y media de emociones fuertes y un buen desarrollo de personajes, que se siente como si uno estuviera en una maratón de tres o cuatro episodios de una serie muy entretenida.

En cuanto a la historia, seguimos a la diezmada Resistencia en sus intentos por zafar de los ataques de la Primera Orden, que por momentos sonarán a ecos de aquella mitad de trilogía (la de 1980), pero con suficiente independencia como para sorprenderse con una trama que avanza mucho más de lo que uno creería y responde un buen número de interrogantes.

Star Wars: The Last Jedi (sin spoilers)

Cada uno de los integrantes del nuevo trío protagónico tendrá varios buenos momentos: Poe (Oscar Isaac) se recibe de héroe de acción, aunque su temperamento chocará en varias oportunidades con el de Leia (Carrie Fisher); Rey (Daisy Ridley) será la Luke Skywalker de Luke Skywalker (Mark Hamill), aunque este Yoda se parezca más a un Hobbit que a aquel hombrecito verde; Finn (John Boyega), mientras tanto, aprenderá el valor de la resistencia como símbolo.

Del lado de la luz, hay que destacar el debut de Rose (Kelly Marie Tran), que nos ofrecerá su mirada desde un lugar más mundano de los rebeldes, por más de que luego será fundamental. El balance de la Fuerza también se encuentra en las cuestiones de género y la importancia de las mujeres en este capítulo trae un poco de justicia a una saga que comenzó con una princesa (fuerte, hay que reconocerlo) como único personaje femenino digno del recuerdo.

Star Wars: The Last Jedi (sin spoilers)

La maldad está bien representada, aunque su poder militar sea mayor que su poder dramático. Kylo Ren (Adam Driver) se pasteuriza un poco al tener un mayor control de sus emociones, y deja ser ese "anti-Vader" que tanto bien le hizo al episodio anterior. El Líder Supremo Snoke (Andy Serkis) sí es mucho más que un holograma flotante, pero Hux (Domhnall Gleeson) no le lustra los zapatos a Tarkin.

Así que los mejores conflictos estarán dentro de los propios "buenos", tanto al discutir estrategias de combate como los sacrificios que esta clase de enfrentamientos trae aparejados y hasta el rol del complejo industrial-militar (de pasadita, pero ahí está; punto para Johnson).

Star Wars: The Last Jedi (sin spoilers)

Sin tener vueltas de tuerca à la Shyamalan, seremos espectadores de momentos y frases que quedarán entre lo más recordado de toda la saga. Entre escenas de acción con tensión en aumento, homenajes perfectos y el correcto entendimiento de lo que debe tener una película de Star Wars, The Last Jedi llenó de lágrimas mis lentes de tercera dimensión (el 3D no molesta, que es lo mejor que puedo decir del 3D).

El Episodio VIII parece combinar elementos del V y el VI en buena forma, sin perder demasiado el ritmo aunque poniendo a prueba la atención del espectador, acostumbrado a poner pausa a cada rato para chequear las redes sociales. La acción y las fatalidades se intercalan con el humor y los personajes "tiernos" (el siempre efectivo BB-8 y los recién llegados porgs, que están en su justa medida), para traernos una luz de esperanza en tiempos que por momentos se ven muy oscuros.

Que la Fuerza nos acompañe.

Star Wars: The Last Jedi (sin spoilers)

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3