Home Cine/TV Street Fighter: Assassin's Fist y Mortal Kombat Legacy

Street Fighter: Assassin's Fist y Mortal Kombat Legacy

Por el Cine/TV

Street Fighter: Assassin's Fist y Mortal Kombat LegacyCon más encarnaciones que la uña del dedo gordo de uno de nuestros fundadores, Street Fighter y Mortal Kombat fueron adaptadas al medio audiovisual con suerte desigual. Hoy nuestro Hank Scorpio las repasa y se enfoca en sus últimas aventuras en la pantalla.

Si de adaptaciones fílmicas se trata, hasta la fecha los gamers no hemos tenido tanta suerte como nuestros hermanos comiqueros. Durante los '90, cuando los productores de Hollywood empezaron a creer que adaptar videojuegos populares a la pantalla grande sería "the next big thing", nosotros nos tuvimos que bancar bizarreadas como Super Mario Bros., Street Fighter o Double Dragon. A esto siguieron ejemplos más experimentales como Wing Commander o Final Fantasy.

¿The King of Fighters? Que te recontra.

Street Fighter: Assassin's Fist y Mortal Kombat Legacy
Nuestras reacciones, precisamente.

Street Fighter: Assassin's Fist y Mortal Kombat Legacy
Sí, esto es Double Dragon.

Ya para cuando se puso de moda el survival horror, sufrimos un aluvión de títulos y secuelas basados en Doom, Alone in the Dark, BloodRayne y House of the Dead, llevando a la notoriedad al infame de Uwe Boll, ampliamente considerado como el Ed Wood del nuevo milenio y provocando a fans del buen gusto a crear una petición en Internet para que el alemán dejara de hacer películas.

En los últimos años hemos tenido cosas un pelín más logradas como Silent Hill, Prince of Persia, las dos Tomb Raider, Hitman y Max Payne, pero que inevitablemente hacen acordar a otras, mejores películas. En su defensa cabe resaltar que la mayoría de los juegos nombrados no se destacaban por su complejidad narrativa sino por su potencial para hacer guita basado en el reconocimiento de la gente joven. Ahora con experiencias interactivas más ricas e inmersivas, no es de sorprenderse que un buen número de taquilleros juegos como Assassin's Creed, Metal Gear Solid, Mass Effect, Splinter Cell, Shadow of the Colossus o hasta Minecraft tengan adaptaciones en gateras. O que Alice, Rain, Claire y el resto de la pandilla estén de regreso para Resident Evil: The Final Chapter, una franquicia única en cuanto a que cada secuela recauda más que la anterior. (Aunque si nos regimos por la lógica impuesta por Friday the 13th Part 4: The Final Chapter, todavía nos quedan mínimo seis películas más...)

Como sucede con las malas adaptaciones comiqueras, queda muy claro cuando los proyectos quedan en manos de directores por encargo, sin conocimiento, respeto, o un mínimo de cariño por la fuente original. De la misma forma que gente como David Goyer, Joss Whedon, Zack Snyder y otros han tomado las riendas de personajes e historias conocidas y queridas por todos nosotros, un proceso similar parece estar sucediendo en el mundo de los videojuegos.

Round One: Fight!

Las longevas franquicias Street Fighter y Mortal Kombat tienen muchos puntos en común. Más alla de la obviedad de su popularidad como icónicos juegos de pelea, con más de diez encarnaciones cada uno, nutridos elencos de coloridos personajes y una elaborada mitología que se enriquece año a año, ninguno de las dos han tenido mucha suerte en la pantalla grande. Street Fighter: The Motion Picture (1994) fue hecha a las apuradas para capitalizar en el enorme suceso de Street Fighter II y sus primeras enhanced editions, encargado al taquillero de Steven E. de Souza (escritor de 48 hrs., Die Hard y Commando). El resultado es un placer culpable similar al de ver Batman '66 de grandes, con un elenco internacional que incluye a Jean-Claude Van Damme, el gran Raúl Julia en el que sería su último rol, una joven Kylie Minogue intentando abrirse paso en Hollywood, Ming-Na Wen ("China-piloto", como se la conoce por estos lares) y Wes Studi, post-El Último de los Mohicanos. Una segunda entrega que intentaba reivindicar la saga con un inexplicable M. Bison irlandés y subtitulada The Legend of Chun-Li salió en 2009, con aún peores resultados.

Street Fighter: Assassin's Fist y Mortal Kombat Legacy

Street Fighter: Assassin's Fist y Mortal Kombat Legacy

Street Fighter: Assassin's Fist y Mortal Kombat Legacy

Street Fighter: Assassin's Fist y Mortal Kombat Legacy

A Mortal Kombat le fue un poco mejor, quizás por tener un enfoque más definido, caracterizado por el gore y el misticismo, y por contar entonces con menos personajes para encanutar en una película y concentrar la narrativa. La primera (1995) se deja ver como aventura de matinée de artes marciales y fue dirigida por Paul W.S. Anderson (Alien vs. Predator, la recomendable Event Horizon), quien después tomaría control de la franquicia de Resident Evil. Del mamarracho de Annihilation (1997) mejor ni hablar.

Street Fighter: Assassin's Fist y Mortal Kombat Legacy

Street Fighter: Assassin's Fist y Mortal Kombat Legacy

Street Fighter: Assassin's Fist y Mortal Kombat Legacy

Street Fighter: Assassin's Fist y Mortal Kombat Legacy

Street Fighter: Assassin's Fist y Mortal Kombat Legacy

Street Fighter: Assassin's Fist y Mortal Kombat Legacy

Street Fighter: Assassin's Fist y Mortal Kombat Legacy

Street Fighter: Assassin's Fist y Mortal Kombat Legacy

Después de muchos rumores y promesas de versiones cinematográficas dignas, los fans tomaron la posta y los resultados se dieron a conocer no en cines sino en YouTube. Fue así que en 2010, Kevin Tancharoen escribió y dirigió el corto Mortal Kombat: Rebirth (filmado en un fin de semana), mientras que Joey Ansah hizo lo suyo con Street Fighter: Legacy.

Ambos son verdaderas cartas de amor a sus respectivas franquicias, hechas con respeto y conocimiento del material y los personajes, y realizadas con calidad y bajo presupuesto. Con semejantes tarjetas de presentación (y millones de visitas en YouTube) llamaron la atención de Capcom y Midway para que sus mandamases les encargaran sendas webseries que exploraran los ricos universos de Street Fighter y Mortal Kombat en forma oficial. Si bien todos los capítulos de Street Fighter: Assassin's Fist y las dos temporadas de Mortal Kombat: Legacy se encuentran en YouTube, también están disponibles reeditadas y con varios extras y escenas cortadas en DVD y Blu-Ray.

Street Fighter: Assassin's Fist

Una vez dada la luz verde, Ansah (quien tanto en el corto como en la serie interpreta a Akuma) decidió volver a los inicios de la saga y concentrarse en la historia de Ryu y Ken, cuando estos eran estudiantes del maestro Goken. Ahí nos encontramos con los karatekas que todos conocemos. Ryu, el huérfano solitario para quien la pelea lo es todo, entrenando desde el primer día, y Ken, su impulsivo y extrovertido "hermano" estadounidense, enviado a Japón por su adinerado padre a fin de poder controlar su ira y superar la pérdida de su madre.

Street Fighter: Assassin's Fist y Mortal Kombat Legacy

Si juntamos todos los mini-episodios nos encontramos con una historia épica de dos horas y media, que narra tanto el crecimiento pugilístico del "blanco y el rojo", como la rivalidad fraternal entre Goken y Goki por las atenciones del Maestro Gen y su hija Sayaka (siempre una mina de por medio...). Goki es desterrado del dojo por descubrir y poner en práctica las instrucciones de unos pergaminos antiguos que revelan los secretos para canalizar el Lado Oscuro de la Fuerza Ponja (o Ansatsuken, para los entendidos de ojos rasgados). Es entonces que el hermano pródigo se encierra en una cueva durante más de un año a fin de perfeccionar un estilo de pelea motivado por el odio, los celos y la destrucción, conocido como el Dark Hadou (esos poderes obscenos y epilépticos que te bajaban la barra de energía de una y te dejaban a las patadas con la maquinita por la ficha que acababas de perder).

El Dark Hadou corrompe y deforma a Goken de tal forma que lo convierte en Akuma ("Demonio"), quien regresa al dojo con el propósito de vengar su humillación y asesina a su antiguo maestro. Por otro lado, Sayaka la huerfanita sigue los sabios consejos del otro GRAN sensei La Mosca Tse-Tse y abandona a Goken después de romper sus fotos y quemar sus cartas (para no verlo más). Los años pasan y Akuma ya está listo para darse otra vuelta por el gimnasio a ver qué onda. ¿Podrán Ryu y Ken con él? ¿Caerá Ryu víctima del lado seductor de la Fuerza Nipona?

Street Fighter: Assassin's Fist y Mortal Kombat Legacy

Street Fighter: Assassin's Fist y Mortal Kombat Legacy

Si bien funciona mejor en pequeñas dosis como fue originalmente presentado, Assassin's Fist es mucho más que un simple fan film y se puede disfrutar de un largo tirón. En uno de los extras, Joey Ansah cuenta que un día mientras jugaba al Marvel vs. Capcom 2 con Christian Howard (el hombre que nació para personificar a Ken Masters) se le ocurrió largar todo y dedicarse a filmar el corto original. Frustrado con las previas incursiones cinematográficas de la franquicia, el creador nos presenta una historia relativamente creíble e interesante (para lo que puede llegar a ser una película de Street Fighter), incorporando la mitología no solo de los juegos sino también de otras fuentes oficiales como los largometrajes y series de anime y los maravillosos cómics y art books de la editorial Udon.

Street Fighter: Assassin's Fist y Mortal Kombat Legacy

Street Fighter: Assassin's Fist y Mortal Kombat Legacy

Pidiendo prestado el enfoque Batman Begins, Ansah nos muestra el origen de los "movimientos especiales" con los que supimos descollar en los salones de maquinitas y llena el metraje con guiños musicales, referencias e Easter Eggs para los fans más acérrimos de una manera coherente y que no rechina. Incluso cuando se toma libertades, como el hermoso momento en el que Ryu y Ken dejan de lado sus diferencias y se toman un break para probar el "nuevo" Mega Man 2 en el viejo y querido NES, regalo del padre de Ken.

Todo parece indicar que con el padrinazgo de Capcom, Ansah tiene pensado explorar el universo Estritfaiteresco a sus anchas, como lo comprueba la breve pero reveladora escena post-créditos. Que así sea y Shoryuken (pum para arriba) para todos nosotros.

Mortal Kombat: Legacy

Hasta la fecha contamos con dos temporadas de Mortal Kombat: Legacy. Siguiendo el ejemplo de la cuarta de Arrested Development (aunque sin avestruces ni sánguches de mostaza y queso rallado), cada episodio está centrado en uno o dos personajes de la saga y nos muestra las circunstancias previas a los torneos de los dos juegos originales. Siguiendo una narrativa episódica y mayoritariamennte autocontenida, el director Kevin Tancharoen se las ingenia para utilizar un buen número de kombatientes klásicos y konectar algunas de las narrativas.

En la primera temporada tenemos a unas cuantas caras conocidas. El capítulo inicial muestra al escuadrón especial integrado por Jax (Michael Jai White, Spawn), Sonya (Jeri Ryan, Star Trek) y Stryker intentando poner fin a los planes del cartel criminal de Kano y la iniciativa que más adelante crea a los ninjas cibernéticos Cyrax y Sektor. Éstos a su vez representan las versiones 2.0 de los clanes rivales a los que pertenecen Scorpion y Sub-Zero (el origen de su antagonismo de siglos atrás también nos es revelado). Johnny Cage (Casper Van Dien, Starship Troopers) tiene un episodio disfrutable, como una estrella de acción ex-Power Ranger venida a menos esperando su gran comeback. El enfoque urbano y realista se alterna con viñetas más fantásticas, como la que cuenta la historia de las hermanas Kitana y Mileena mediante segmentos animados similares a los del capítulo de O-Ren Ishii en Kill Bill.

Street Fighter: Assassin's Fist y Mortal Kombat Legacy

Street Fighter: Assassin's Fist y Mortal Kombat Legacy

Street Fighter: Assassin's Fist y Mortal Kombat Legacy

Aún así el tono es relativamente serio y fiel a la esencia de los personajes. Otro de los episodios más inusuales e innovadores es el de Raiden, aquí caracterizado como una deidad sin acceso a sus poderes. Exiliado en un planeta cutre como es el nuestro, el "otro" Dios del Trueno intenta advertirnos de la inminente invasión de Shao Kahn y Baraka, solo para ser tratado de pirado y enviado a un asilo psiquiátrico. Si bien el director admite que esta es la interpretación más libre de todas, también es la entrega que mejor captura el balance entre el realismo, lo sobrenatural y el misticismo de las artes marciales característicos de la franquicia. Ni siquiera los momentos de violencia extrema (los special moves y las archicélebres Fatalities) son gratuitos, sino extraídos de los personajes y reinterpretados para la pantalla de una forma válida para fans más sofisticados que los de 1995. De hecho es el mismo Raiden quien les informa a los confundidos luchadores que siempre tuvieron poderes especiales internos, pero que recién ahora, dadas las circunstancias, pueden ser expresados libremente.

La segunda temporada se desarrolla entre los dos primeros torneos y arranca con una inesperada visita de Shang Tsung (Cary Hiroyuki-Tagawa, ¡el de la película original!) a Liu Kang. El malvado hechicero le propone al guerrero Shaolin una oferta difícil de rechazar que le permitiría emparejar las cosas con Kung-Lao (Mark Dacascos). Es de festejar la presencia de Dacascos, el "Chairman" de la versión estadounidense del reality show culinario Iron Chef y la única persona en el universo que puede transformar a las almendras en un ingrediente épico canalizando a Johnny Bravo:

Un personaje menor que recibe sus 10 minutos de fama (que es lo que dura cada episodio) es Kenshi, un guerrero del Japón feudal que termina ciego después de intentar adueñarse de una espada Grayskulliana custodiada por Ermac. Una de las críticas a la primera temporada tuvo que ver con las limitadas escenas de artes marciales. Tancharoen escuchó a los fans (porque él es uno de nosotros) y rectificó con creces.

Street Fighter: Assassin's Fist y Mortal Kombat Legacy

Street Fighter: Assassin's Fist y Mortal Kombat Legacy

Street Fighter: Assassin's Fist y Mortal Kombat Legacy

Street Fighter: Assassin's Fist y Mortal Kombat Legacy

Ciertos hilos conductores de la primera temporada como los triángulos Scorpion-Sub-Zero-Quan-Chi, el de Kitana-Mileena-Sindel o la caída en desgracia de Johnny Cage (con algún palito para Van Damme incluído) son retomados y expandidos. También tenemos un flirteo con el Lado Oscuro (¡como rinde esta tropa!) por parte de Liu Kang y una puesta a punto para la tercera temporada, actualmente en producción.

Si echan de menos a sus luchadores favoritos, díganle "Get over here!" a su laptop y háganle Hadouken! al aburrimiento con estas dos entretenidas series.

No, no vayan a hacer eso. Sería patético. Mejor mírenlas y después me cuentan.

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3