Home Cine/TV Suicide Squad (Escuadrón Suicida)

Suicide Squad (Escuadrón Suicida)

Por el Cine/TV

Suicide Squad (Escuadrón Suicida)David Ayer llegó para divertirse con su grupo de villanos puestos al servicio de los buenos y comandados por una señora muy dura de roer. Con una estética y una historia muy comiquera, no pasará a la historia como una deconstrucción de la maldad, pero debería entretener bastante.

Suicide Squad (Escuadrón Suicida)

Podríamos decir que terminó la Dictadura del Spoiler. Ya más o menos nos hemos acostumbrado al tipo de cosas que se pueden leer en Internet luego del episodio clave de alguna serie que nos gusta y, en base a acierto y error, pudimos desarrollar una conducta acorde a la cantidad de información que quisiéramos conocer de antemano. Claro que todavía hay bloqueos y giros argumentales espoileados, pero aprendimos y crecimos.

Ahora parecería que viviéramos en la Dictadura del Tomate. Cada vez que surge una nueva ficción, televisiva o cinematográfica, hay una urgencia por generar un consenso que decida si esa pieza es digna de nuestra atención. ¡Si es que hay tantas cosas buenas para ver!

Por eso sitios como Rotten Tomatoes, que compilan opiniones de los críticos, se han vuelto tan populares, y sus números se siguen con la misma atención que el interminable excel de la Noche de los Fallos. Y si antes el placer estaba en ver un final de temporada sin que te quemaran el final, hoy el placer está en ver una película sin saber qué dicen las otras personas.

Tuve la suerte de ver Suicide Squad en función de prensa, dos días antes de su estreno en Uruguay y minutos antes de que terminara el embargo de reseñas en el Primer Mundo. Salí del cine, les conté a un par de amigos de confianza que me había divertido mucho, y me sorprendí al enterarme que el tomate había caído del lado podrido de la vida. Lo que seguramente disparara un sinfín de tráilers honestos y memes en omnipresente tipografía Impact.

Claro que la película de este grupejo de villanos reclutados por el gobierno estadounidense para combatir a malos peores no es perfecta. Sin embargo, no la encontré fallida. Queda claro que el director y guionista David Ayer quiso contar su historia y hasta se nota que se divirtió haciéndolo. El elenco también está a gusto y ese entusiasmo se contagia al espectador.

Todo grita "¡comic book!", desde la presentación de los personajes con viñetas y sobreimpresos hasta el tipo de aventura, que incluye seres sobrenaturales, armas que nunca parecen quedarse sin munición y vehículos con excesiva dificultad para mantenerse en el aire.

Los protagonistas son muchos, por lo que balancear sus minutos en pantalla y definir sus arcos argumentales es una tarea compleja, en la que Ayer parece desenvolverse bastante bien. Deadshot (Will Smith) y Harley Quinn (Margot Robbie) tienen la mayor cantidad de minutos en pantalla, los mejores remates y hasta tienen tiempo para algún flashback. De ahí para abajo, la atención va disminuyendo con relativa lógica.

La forma en que se intercala la información sobre nuestros bad guys, sea cómo fueron atrapados o su origen secreto, no es la tradicional, pero aporta frescura en un calendario repleto de películas sobre supertipos (generalmente buenos) que se desarrollan, se ponen la mallita y se enfrentan a su antagonista. Siempre en ese mismo orden.

Suicide Squad (Escuadrón Suicida)

Sin llegar al caos, la acción se desarrolla con bastante velocidad entre la aprobación de la Task Force X, nombre oficial del Escuadrón, y su bautismo de fuego. Habrá tiempo para visitar la celda de Killer Croc (Adewale Akinnouye-Agbaje), meternos dentro de la cabeza de El Diablo (Jay Hernández) y ver bajar de una camioneta a Slipknot (Adam Beach).

Un párrafo aparte merece Captain Boomerang (Jai Courtney), el comic relief del grupo y quien saca mayor provecho a cada una de sus cortas apariciones. Queremos más de él.

Por encima de todos ellos está Viola Davis, adueñándose por completo del papel de Amanda Waller. Tanto, que es como verla salir de un cómic escrito por John Ostrander y dibujado por Luke McDonell. Su frágil apariencia esconde una persona que maneja tan bien el poder que no necesita manipular para lograr sus objetivos; simplemente ordena a los demás que los lleven a cabo.

Entre los altos mandos de A.R.G.U.S. y los malosos se encuentra Rick Flag (Joel Kinnaman), quien es utilizado para mantener a raya a Enchantress (Cara Delevingne) y tiene en Katana (Tatsu Yamahiro) a una guardaespaldas de lujo.

¿No les alcanza con esto? Todavía no he nombrado a uno de los personajes más esperados del filme, interpretado por Jared Leto y quien generara las primeras discusiones cuando se dio a conocer la primera imagen de su persona.

El Joker de Suicide Squad es diferente a todos los anteriores (del cine). Es urbano y es mucho más "gángster" que lo que se ha visto (en el cine). Sin embargo, genera tanta o más incomodidad que otros y cada uno de sus segundos de pantalla hace temer por la integridad de todos los que lo rodean. Como debería ser. ¿El problema? Que los segundos son menos de los que uno quisiera. Nos deja con ganas de más y eso, en principio, no es algo tan malo.

Suicide Squad (Escuadrón Suicida)

No me llevé muchas sorpresas, luego de haber visto tantos avances, pósters y clips varios. Uno podía armarse cierta película en su mente y era maomeno la que Ayer tenía en la suya, con algunos momentitos nerdgásmicos y un final típico de película de acción, con gran set piece y una buena demostración de trabajo de equipo de parte de los suicidas.

Algo gratificante es que los malos no tienen una gran redención ni se convierten automáticamente en buenos buenísimos. Aprenderán la lección (algunos) pero solamente son mejores que los villanos que tienen enfrente. Claro que de Will Smith veremos más escenas familiares que de asesinatos a sangre fría, pero Floyd Lawton no deja de recordarnos quién es.

Por último, en tiempos en que algunas representaciones femeninas son escudriñadas con varios ojos por una sociedad que dice más de lo que realmente hace en materia de feminismo, la Harley Quinn del cine es menos problemática que su contraparte comiquera, que por suerte tiene cientos de páginas para contar lo que pasa por su acomplejada mente. Sí, está enamorada de la peor escoria del planeta, pero al menos en los 123 minutos de cinta ni se acerca a los niveles de maltrato que sufre en el papel de su "pudincito".

Vean Suicide Squad en el cine, formen su propia opinión y contemplen otra pieza del rompecabezas del Universo Cinematográfico de DC Comics. A mí me viene gustando, pero se aceptan otras opiniones.

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3