Home Cine/TV Ted 2

Ted 2

Por el Cine/TV

Ted 2Seth MacFarlane, ámenlo u ódienlo. Si lo odian, ni se molesten en ver esta película, ya que el creador de "Family Guy" despliega todos sus trucos conocidos para hacer reír, con la excusa de seguir contando la historia del osito malhablado que un día cobró vida.

Ted 2

Ted 2Lo único que recordaba de la primera Ted eran dos mitades bastante definidas: la primera con el típico humor porrero y la segunda bastante más salvaje, diría que con humor merquero. Allí estaban Marky Mark y un osito grosero, que me recordaba muchísimo al Mr. Wiggles de Neil Swaab. También estaba Flash Gordon, claro.

Así que me dirigí hasta la sala de cine con esos poquitos recuerdos, moderadas expectativas y un montón de chistes quemados por los tráilers. Ted 2 cumplió con lo que moderadamente esperaba y confirmé que los mejores gags eran los que ya había visto.

Todo parece empezar y terminar con Seth MacFarlane, guionista, director y voz del animal de peluche. El tipo detrás de Family Guy parece decidido a contar las historias que le gustan y de la forma en que le gusta contarlas. A veces funciona y a veces fracasa.

Los primeros dos tercios de película se asemejan a su famosa serie animada, con apariciones especiales, personajes tiernos haciendo groserías y hasta los famosos chistes con escenita mechada dentro de la acción principal. Al igual que en la serie, por momentos la trama es una simple excusa para llegar desde un chiste al siguiente.

Con este planteo, los gags deben ser efectivos para que el espectáculo funcione y no siempre lo son. En más de una ocasión la culpa parecía ser de la edición, cortando el ritmo de material que hacía equilibrio por quedar del lado bueno del humor. Una ametralladora de chistes puede darse el lujo de mezclar munición de fogueo, pero si sobran décimas de segundo después de un remate, es más fácil darse cuenta de que las salvas estaban ahí.

Ted 2

Al comienzo la trama gira alrededor de los planes de Ted para ser padre, lo que permite una sucesión de chistes sobre sexo y espermatozoides. Luego surgirán dificultades legales, cuando el osito deba demostrar que es una persona, lo que permite una sucesión de chistes sobre juicios y la aparición de una joven abogada (Amanda Seyfried) tan porrera como ellos dos.

MacFarlane se divierte con un par de homenajes a otras películas (uno de ellos me pareció de los momentos más graciosos del filme) y esas conversaciones en las que uno de los participantes se obsesiona sobre un detalle de la vida cotidiana o la cultura pop y parece ser lo único que importa en ese momento.

Ted 2

No hay momento para el aburrimiento, pese a algunos chascos humorísticos y una subtrama que le baja las revoluciones y termina resolviéndose de manera tan anticlimática que sorprende. Pero a cada ratito aparece un nuevo golpe y es difícil no reír incluso si uno solamente tiene agua sin gas en el organismo.

La levantada llega con el tercer acto, al cierre de la película, en donde el director se acuerda de contar una historia con chistes en lugar de chistes con una historia de fondo. A esto le agrego que el lugar en donde se resuelve la historia y la tonelada de referencias fueron muy especiales para mí y motivaron que me fuera del cine con una buena sensación.

No es una maravilla, pero entretiene y un importante porcentaje de sus momentos de humor llegan a buen puerto. Si sos fanático de MacFarlane o vas a ver la película bajo la influencia de alguna sustancia, seguramente pases un rato más que agradable, aunque luego no puedas recordarlo.

Ted 2

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3