Home Cine/TV Terminator Genisys (Terminator: Génesis)

Terminator Genisys (Terminator: Génesis)

Por el Cine/TV

Terminator Genisys (Terminator: Génesis)Arnold Schwarzenegger está de regreso en uno de sus papeles más recordados. Junto a él llega una historia que funciona cuando se apoya en lo que vino antes, pero que flaquea al intentar innovar demasiado. Sarah Connor debería dedicarse a criar dragones.

Terminator Genisys (Terminator: Génesis)

Terminator Genisys (Terminator: Génesis)Existen muchas personas que consideran que las dos primeras películas de la saga de Terminator son obras maestras del cine de entretenimiento. Algunos van más allá y se quedan solamente con la primera. Hay gente para todo, los respetamos y los queremos.

Esas personas no deberían acercarse a menos de 200 metros de un cine que esté exhibiendo Terminator Genisys.

En mi caso, reconozco que disfruté mucho las dos primeras entregas, consideré a la tercera como digna de la saga (¡bajen esas antorchas!) y la cuarta todavía no la vi. Tampoco vi un solo episodio de la serie de televisión, así que queda bien en claro dónde estoy parado a la hora de ponerme a hablar.

Con respecto a esta quinta entrega, cuando anda clarita se queda bien arriba, arañando la calidá de los comienzos, además de homenajeándolos en gran forma. Esto ocurre en los primeros minutos de la cinta y uno siente que todo va a estar bien. Lamentablemente, no logran mantener el ritmo y la película vuelve al nivel de "digna". O al nivel de la tercera, dondequiera que la hayan puesto ustedes.

Comencemos por lo bueno, que además vamos en orden. La acción comienza en el futuro dominado por las máquinas, hasta que John Connor y el resto de los rebeldes dan el golpe de gracia. En ese momento, los metálicos mandan a un T-800 al pasado para limpiar a Sarah Connor e impedir el nacimiento de John. La resistencia, mientras tanto, decide protegerla enviando a Kyle Reese.

Si esto les suena, es porque estos hechos dan comienzo a la película de 1984 y con ella a toda la mitología que vino después. Que, lamento decirles, es borrada de un plumazo a los pocos minutos de esta película y eso está muy bien.

Terminator Genisys (Terminator: Génesis)

De nuevo, bajen las antorchas. Ya en Terminator 2: Judgment Day descubríamos que tanto los rebeldes como los robots no iban a dejar de mandar soldados al pasado porque una vez les saliera mal. Y nada les impide (creo) mandarlos más atrás en el tiempo. El mérito de esta quinta película es rebootear a la vaca sagrada e imaginar una nueva historia de Skynet. Lástima que después de este borrón, la cuenta nueva sea un poco confusa.

Los viajes en el tiempo en las Terminator que vi (ya conté las que no vi) mantenían no solamente una lógica sino una simpleza. Aquí, esa lógica se vuelve más compleja y puede llegar a distraer al espectador. Se trata de una complejidad justificada en el guion y quizás pensada con miras a nuevas entregas (los guionistas reconocieron que quedan preguntas sin contestar), pero cuesta creer que no existiera una forma más sencilla de contar las cosas.

De cualquier manera, la acción no se detiene y hasta los protagonistas bromean al mejor estilo de Doctor Who, una serie que siempre trató al tiempo como un chicle y no tuvo ni tiene problemas en masticarlo bien y hacer globos.

En medio de todo eso está Arnold Schwarzenegger, responsable directo de todo lo que funciona en la película. Su T-800 viejo, pero no obsoleto, tiene los mejores momentos y los mejores parlamentos.

Terminator Genisys (Terminator: Génesis)

Sin embargo, sus coprotagonistas no están a la altura de las circunstancias. Jai Courtney es un lavado Kyle Reese y Emilia Clarke, la Madre de los Dragones, nunca se acerca a la actuación de Linda Hamilton. El desarrollo mismo de la historia nos recuerda que su crianza y su vida fueron diferentes, pero al querernos vender a una heroína de acción, Emilia (acá) no da con la talla.

No todo es su culpa. Terminator Genisys sufre un ligero caso de "marvelización", con guionistas obsesionados por sembrar chistecitos en varios momentos y no dejar que lo sombrío se asiente durante mucho rato. Algunos chistecitos funcionan y otros no. Los de Arnold caminan, los del resto no tanto.

Y después está John Connor (Jason Clarke), quien rinde como líder de la resistencia y rinde en el resto de su interesante arco. Lástima que éste haya sido revelado en demasía por los últimos tráilers de la película. No los vean, si todavía no lo hicieron (el que está al final de esta nota sí se puede ver).

Al pasar raya, nos quedamos con las escenas de acción, la parte más "aventurera" del asunto, y la chapa del Gobernator para este papel. Queda la sensación de con menos humor, más Linda Hamilton y viajes en el tiempo más sencillos, el disfrute sería mucho mayor.

Terminator Genisys (Terminator: Génesis)

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3