Home Cine/TV The Amazing Spider-Man 2

The Amazing Spider-Man 2

Por el Cine/TV

The Amazing Spider-Man 2Andrew Garfield ya se había recibido de Spider-Man, pero su segunda aventura cinematográfica es un posgrado que salva con honores, personificando al héroe de los cómics con mucho elemento que parece saltar de la página, algo que no siempre termina funcionando bien.

The Amazing Spider-Man 2

The Amazing Spider-Man 2Voy a empezar poniendo sobre la mesa un adjetivo polémico, digno de ser malinterpretado y completamente inventado: schumacheresca. Así me pareció la última aventura de Spider-Man en el cine. También me gustó mucho. ¿En qué quedamos?

¿Qué tiene que ver Joel Schumacher, el director de Batman Forever y Batman and Robin? Que en sus películas había un intento por rescatar el sentimiento de aventura, acción y fantasía de los cómics de superhéroes. Al menos en una de ellas se le fue la mano y el resultado sigue dando un poquito de vergüenza verlo (no hay forma de ver a Bane adentro de un traje de gorila rosado sin que se te erice la piel).

Escuchamos tantas veces lo de "realista" asociado a las películas sobre personajes de cómics, que nos olvidamos que incluso aquellos que carecen de superpoderes ejecutan acciones y toman decisiones muy alejadas de ese mundo real en que nos tocó vivir.

En The Amazing Spider-Man 2 la apuesta funciona. Al principio (literalmente, en una de las primeras escenas del filme) nos encontramos con Paul Giamatti hablando en un acento que él mismo describió como "desmesurado y sobreactuado". Con seguridad, el sentido arácnido de la suspensión de la incredulidad haya sonado fuerte en la cabecita de más de un asistente a las salas de cine.

Ese zumbido se termina cada vez que Peter Parker/Spider-Man entra en escena. Los movimientos del personaje mientras recorre Manhattan son un despelote, con o sin 3D (lo vi con tres porque no tenía más remedio) y cada interacción humorística con los villanos o los transeúntes es como estar leyendo un cómic. Uno de esos libritos engrampados en los que el personaje aparece hace décadas y que son los responsables de que esta película exista.

Incluso con algunas dificultades de guión (tijereteado sobre la marcha), la primera aparición del Spider-Man de Andrew Garfield ya me había parecido infinitamente superior a la de Tobey Maguire. Pero esta vez ya no hay dudas: Andrew es el Hombre Araña.

También es Peter Parker. Que tiene dificultades para mantener sus relaciones más cercanas, porque así es el personaje, aunque alguna vez se olvidaran de eso y transformaran a Mary Jane en una supermodelo (y los casaran, que eso no está tan mal). Esta "suerte Parker" estuvo presente en la trilogía de Sam Raimi y sigue presente en las películas de Marc Webb.

The Amazing Spider-Man 2

Peter arrastra el peso de los hechos ocurridos en la película anterior, que afectan lo suyo con Gwen Stacy (perfecta Emma Stone en el papel). Ambos protagonizan dos o tres escenas de alto contenido azucarado, pero necesarias para entender lo que ocurre entre los dos.

Ellos son los dos puntos más fuertes de la película, junto a todo lo que se refiere a mostrar al superhéroe en acción: los saltos, las acrobacias, el uso de las telas de araña y cada una de las peleas con supervillanos.

La película no es perfecta y del lado flojo de la balanza están, precisamente, los antagonistas. El Electro pre-"origen" es quien pica más alto en el schumacherómetro, con su personalidad megaperdedora, que hace que el Clark Kent de Cristopher Reeve parezca Randy "Macho Man" Savage.

Una vez que mete los dedos en el enchufe, su teatralidad funciona porque estamos acostumbrados a esa característica en los malos malosos.

Queda mencionar a Harry Osborn, quien funciona en sus momentos más humanos y no tanto cuando deja de serlo. Pero cada vez que empiezan los roscazos, uno se olvida de todo.

Atrás de los personajes corre una historia que involucra a la omnipresente Oscorp, los padres de Peter (que sufrieron las tijeras fatales en la película anterior) y la ciudad de Nueva York, en la que Spider-Man funciona tan bien como Batman en Gotham o Superman en Metropolis.

Con sus problemas, fue la aparición cinematográfica de Peter Parker que más me gustó, con todas las características del héroe y sus aventuras que me gusta leer en sus cómics. Aunque se les va la mano con la voz de la mujer computarizada que explica todo lo que está pasando y haya una escenita bajo tierra que le pelee al acento de Giamatti.

The Amazing Spider-Man 2

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3