Home Cine/TV The Evil Dead (1981) Vs Evil Dead (2013)

The Evil Dead (1981) Vs Evil Dead (2013)

Por el Cine/TV

The Evil Dead (1981) Vs Evil Dead (2013)El pasado viernes se estrenó en Uruguay Evil Dead, la esperada remake del director uruguayo Fede Álvarez del clásico de culto de Sam Raimi de 1981. A continuación, una reseña que se pasea por ambas películas, eludiendo motosierras, tripas y vómitos sangrientos.

Sobre el final de la nota se revelan detalles del desenlace de la película. Quedan advertidos.

The Evil Dead (1981) Vs Evil Dead (2013)La tarea del uruguayo Federico Álvarez (o "Fede", según aclaran los créditos) no era sencilla: llevar adelante la remake de The Evil Dead, la película que tres décadas atrás disparó la carrera del director Sam Raimi, y que es considerada por los fanáticos de las tripas en pantalla como una de las cintas más emblemáticas del cine de horror. Debido a esto, a priori, la nueva Evil Dead se presentaba entonces como una presa fácil para aquellas almas sensibles que se sienten más dueños de las obras que sus propios creadores.

Sin embargo, desde que se conocieron los primeros adelantos y detalles de la producción, se trató de un proyecto que contó con un apoyo casi incondicional por parte de su público objetivo. Claro está que la producción a cargo del propio Sam Raimi y el mismísimo Bruce "Ash" Campbell, le dieron a Álvarez y Rodo Sayagués (su coguionista) el espaldarazo necesario para llevar a cuestas la pesada mochila.

Afortunadamente, Evil Dead es una remake bien lograda (dicho esto como simple espectador y lejos de cualquier tipo de apreciación viciada de chovinismo), que respeta el legado de la original pero que toma la distancia necesaria para ganarse al público por méritos propios.

La historia de fondo es la misma: un grupo de jóvenes llega a una cabaña semi abandonada en el medio del bosque y, tras encontrar en ella el Libro de los Muertos, liberan una fuerza demoníaca que irá poseyéndolos uno a uno y que no se detendrá hasta acabar con todos ellos.

A diferencia de la original, en donde la muchachada se adentraba en el bosque para satisfacer sus instintos más promiscuos (uno de los tópicos más visitados por el cine de terror y sus diversos subgéneros), Álvarez y compañía deciden darle un vuelco más serio a la cuestión, en tanto el arribo a la cabaña se da en un intento por ayudar a Mia (interpretada por la protagonista de la serie Suburgatory, Jane Levy) para recuperarse de su adicción a la heroína. Esto, sumado a la dura historia familiar de Mia y su hermano David (Shiloh Fernandez), les da una cierta dimensionalidad a los personajes, algo totalmente ausente en la versión de Raimi.

The Evil Dead (1981) Vs Evil Dead (2013)

Esa cuota de dramatismo y encare más serio pinta la tónica de la nueva Evil Dead y la distancia de su obra madre. Vale una aclaración: si bien la cuota de humor y estética berreta ha sido uno de los aspectos centrales por los que The Evil Dead se convirtió en una película de culto, no necesariamente significa que esos rasgos hayan sido fruto de una búsqueda consciente por parte de Raimi, sino más bien un resultado bastante involuntario. Estamos hablando de un tipo que con ventipocos años y apenas unos mangos en el bolsillo, se las tuvo que rebuscar con lo que tenía a mano para hacer una película, afrontando, entre otras vicisitudes, la partida de casi todo el elenco en pleno rodaje, hecho que lo obligó a apelar a lo que con el tiempo denominaría "fake shemps" (1) para poder terminar la cinta.

Sin dudas, se trata de elementos que, aunque virtualmente adversos, terminaron por configurar un clima y una estética que Raimi inteligentemente supo aprovechar y afianzar (ya sí de forma deliberada) en las posteriores entregas de la franquicia. Pedirle lo mismo a la Evil Dead de Álvarez quizás sea un tanto injusto, aunque el espectador se llevará alguna que otra risa en la hora y media de metraje.

Volviendo a la trama, si en The Evil Dead no se brindaba mayor información respecto a la naturaleza del demonio, aquí el director decide incluir una escena inicial en donde se muestran viejos sucesos que tuvieron lugar en la cabaña y que arrojan un poco más de luz al respecto, sin caer en un subrayado innecesario.

Los nostálgicos tendrán sus momentos para regodearse, como una reinterpretación de la famosa escena de la violación de la chica de turno a mano de los árboles, así como guiños varios.

The Evil Dead (1981) Vs Evil Dead (2013)

Por supuesto que los personajes tomarán decisiones inverosímiles, pero uno como espectador se retiraría de la sala muy defraudado si eso no sucediese (casi medio siglo de este tipo de cine lo avalan y así lo imponen).

La ausencia de efectos generados por CGI le da un toque único, y le imprime a los distintos momentos gore de la película (que son muchos pero ¿qué otra cosa podríamos esperar?) un perfecto balance entre lo artesanal y lo profesional. De hecho, toda la película se va construyendo sobre una escalada de gore, cuyo desenlace tiene lugar en una gran pelea final en la que la sangre parece salir de la pantalla. Son esos momentos en los que se nota que Álvarez se siente más cómodo y se desenvuelve con gran soltura, y que disimulan cierta dificultad para las escenas que buscan un susto inmediato y que no están del todo bien resueltas. De todas maneras, esto último poco importa; se trata de Evil Dead, por lo que quienes esperaban terror sicológico deberán meterse en otra sala. Acá la cuestión viene por el lado de los desmembramientos y tripas por doquier.

Por el lado de las actuaciones, los que busquen a un Bruce Campbell no lo encontrarán. El carisma del viejo y querido Ash no está presente en ninguno de los protagonistas, entre los que figura un Shiloh Fernandez particularmente inexpresivo, lo que ayuda a que la figura de Levy se engrandezca y termine por robarse la película, con una interpretación muy convincente en cada uno de sus distintos momentos, ya sea como chica problemática al principio, posteriormente en su rol de fémina endemoniada, y sobre el final como heroína de armas tomar.

The Evil Dead (1981) Vs Evil Dead (2013)

Precisamente ahí es en donde radica el mayor golpe de timón de Álvarez, con una Mia que termina por convertirse en una suerte de nueva Ash; decisión que, en un tipo de películas que suelen rebajar a la mujer a un lugar bastante incómodo (por no decir degradante), parece muy acertada y le inyecta nueva vida a una franquicia que de seguro tendrá su continuación. Al menos así lo indican los comentarios de Raimi, Álvarez, y los alentadores primeros números de la taquilla.

Si sos de fácil impresionar pero igual llegaste hasta el final de la película, quedate en la butaca que durante los créditos finales hay un par de sorpresitas. Si además sos seguidor de la saga, te va a a sacar una sonrisa, y si caíste en el cine por curiosidad, cinco minutos más no te van a matar. Aunque en estas películas nunca se sabe...


(1) es la expresión utilizada para referirse a quienes mediante maquillaje, efectos especiales, etc, ocupan el lugar de un actor que abandona el rodaje. El término hace referencia a Shemp Howard, uno de Los 3 Chiflados que falleció repentinamente de un ataque al corazón, y cuya figura tuvo que ser sustituida para las siguientes películas. A modo de homenaje, Raimi acuñó la expresión para The Evil Dead, y desde entonces la ha utilizado en los créditos de sus distintas producciones para referirse a los extras, etc.

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3