Home Cine/TV The Flash T1E17 - "Tricksters"

The Flash T1E17 - "Tricksters"

Por el Cine/TV

The Flash T1E17 - TrickstersLa llegada de Mark Hamill, un nuevo poder para nuestro protagonista y la revelación acerca de la identidad de Harrison Wells hicieron que este episodio le pelee al del tsunami el premio a mejor de la temporada (hasta ahora). Entre homenajes y pateadas de tablero, aquí está Flash.

The Flash T1E17 - Tricksters

Después de un episodio en el que la "marcha atrás" afectó tanto el ritmo narrativo como las posibles consecuencias de hechos acojonantes del episodio inmediatamente anterior, The Flash volvió a meter quinta y se despachó con una hora de impecable entretenimiento, incluyendo varios homenajes y más avances en la mitología de la serie.

Ni siquiera tuvimos que esperar mucho para la primera caída de mandíbula, ya que la acción comenzó refrescando uno de los momentos más importantes en la vida de (my name is) Barry Allen: la muerte de su madre.

Algún despistado dirá: "¡eso lo vimos mil veces, incluyendo en cada presentación!", la diferencia fue que por primera vez fuimos testigos de la pelea entre Flash y Reverse-Flash, quince años atrás, a una velocidad acorde a la de nuestra respuesta cerebral.

Y si aquel primer encuentro entre los dos velocistas, con piñata dentro del estadio incluida, fue de lo mejor que habíamos visto, este intercambio de piñas estuvo a la altura y si no lo superó fue porque apenas duró unos segunditos.

Al ratito llegaría otra caída de mandíbula, de esas que golpean el piso y se rompen en mil pedazos, al ver al velocista malvado quedarse sin velocidad después de la pelea del pasado, descubrir que ya no podrá regresar a su tiempo y sacándose la máscara. "Perfecto, veamos a Tom Cavanaugh en todo su esplendor amarillo". Excepto que debajo estaba el rostro de Matt Letscher (Joseph Kennedy en Boardwalk Empire, entre miles de pequeños roles por los que el rostro le sonará familiar a casi todos).

¿Cómo? ¿Por qué? ¿Para qué?

The Flash T1E17 - Tricksters

Dejemos por un segundo a este dizque Harrison Wells y concentrémonos en el Trickster, un villano guasonesco en el sentido que combina elementos que podría haber comprado en un SuperFiestas para cometer las peores calamidades, incluyendo explotar bombas en un parque infantil.

Si el principal problema del renovado Universo DC fue que con superhéroes jóvenes se pierde el concepto de "legado", en este episodio lo tuvimos por primera vez y los buenos sufrieron bastante por ello.

Ocurre que el Trickster no es la primera persona en utilizar ese nombre. Dos décadas y pico atrás, otro tipo jodido se puso ropa colorida y limpió gente antes de ser puesto tras las rejas. Un tipo jodido interpretado por Mark Hamill.

Legado y "meta-legado", porque hace dos décadas y pico existió en el mundo real una serie llamada The Flash, que duró una sola temporada. Estaba protagonizada por John Wesley Shipp en el papel de Barry Allen, el mismo que ahora hace de padre de nuestro héroe. Y uno de sus antagonistas fue Mark Hamill como el Trickster.

Toda esta historia fue una combinación perfecta de diversión y homenaje. Incluyendo una frase que vendrá más adelante en la reseña pero que paró los pelitos de cualquier geek que haya visto el episodio.

The Flash T1E17 - Tricksters

Para atrapar al nuevo Bromista, Barry y Papá Joe fueron a visitar al anterior. Ya nombré características del Joker (personaje al que Mark Hamill puso su voz durante años... sigan sumando genialidades), pero este Trickster veterano y encerrado también tiene mucho de Hannibal Lecter. No practica el canibalismo pero está en completo control de la situación incluso desde su celda y a la pasada se menciona que llevó al suicidio a uno de sus terapeutas. Cualquiera de los dos villanos icónicos nombrados es capaz de eso.

La escena del interrogatorio estuvo al borde de ser demasiado perturbadora para una serie alegre como The Flash, pero Mark Hamill la colgó del ángulo y es una lástima pensar que en persona lo hemos visto poco desde 1983, para lo que se merecía su talento. Y te dejan con las ganas de ver la Serie Animada de Batman (otra vez) en su idioma original.

El Trickster edición 2015 parece haberse choreado todos los juguetitos del viejo, incluyendo una bomba tamaño baño, con la que tiene ganas de reventar a la ciudad entera.

La búsqueda del malvado de turno se ve dificultada por la desconfianza mayúscula de Barry hacia su mentor, "Harrison Wells". Nótense las comillas, ya que lo que descubrimos esta semana es que hubo un Wells, que sufrió un accidente de tránsito que le costó la vida a su mujer, pero el mismo fue causado por Eobard Thawne, quien de paso usurpó su identidad (jeta incluida).

Parece que el acelerador de partículas del verdadero Wells recién estaría pronto en 2020 y Thawne estaba impaciente, así que tomó su lugar y apuró la construcción... y el nacimiento de Flash. El mismo a quien supuestamente quiso matar en el pasado. Confiemos en los guionistas, que hasta ahora lo vienen haciendo bien.

De tanto desconfiar en los consejos del falso fundador de S.T.A.R. Labs, Barry no pudo impedir que el Trickster Nuevo rescatara al Trickster Viejo de la prisión, siempre y cuando relativicemos la supervelocidad de nuestro protagonista (entre que le avisan que hubo una explosión en la cárcel y llega hasta ahí, ¿cuántos segundos pueden pasar?).

El dúo de malhechores decidió llevarse a Papá Allen como rehén, permitiendo que los dos actores más veteranos volvieran a compartir pantalla. Y cuando ya estaban escondidos, llegó la frase del bandido de antaño a su aprendiz, que no fue otra que "I am your father". Gracias The Flash por tanto.

The Flash T1E17 - Tricksters

En medio de todo esto debo mencionar a Iris West, a quien anteriormente habían "Barbarizado" mientras que esta semana la "Theizaron" (DC es una gran familia televisiva), dejándola afuera de todo y cagándola a mentiras. En otro de esos momentos, Flash le reveló su identidad al Bueno de Eddie, sumándolo a la investigación al Malo de Wells. Pero ella quedó afuera y su novio le dijo que el compañero de trabajo asesinado, en realidad se fue con una minita.

La escena de acción final se llevó a cabo en una gala por la reelección del alcalde, con bebidas envenenadas y la promesa de un antídoto a cambio de las fortunas de los presentes (con número de cuenta en la base de las copas). Hamill volvió a romperla y su personaje, entre referencias pop, puso una trampa a Flash, atándole una bomba que estallaría si corría a menos de 600 millas por hora. Al estilo Speed (Máxima Velocidad).

¿Cómo hizo el héroe para zafar de esto? Escuchando, una vez más, los consejos de Wells. En un extenso momento de caída mandibular, el doctor le explicó a Flash que podría vibrar a través de los objetos sólidos si se concentraba lo suficiente, si sentía el poder, el poder del rayo, la electricidad corriendo por las venas... (lo va a decir, lo va a decir) Ya no sos más vos, formás parte de algo más grande (que lo diga, que lo diga), sos parte de la Speed Force. Flashgasmo.

Funcionó y Barry salvó el día, pero también quedó megaconvencido de que esas palabras sólo pudieron venir de alguien que estuvo en contacto con la Fuerza de la Velocidad: el Hombre del Traje Amarillo. De ahí lo de revelarle la identidad a Eddie, que lo conté antes por un tema de ritmo narrativo, nomás.

Y Papá Allen pudo ver a su hijo de traje. Y Wesley Shipp pudo ver a su sucesor. Y todo cerró de la mejor manera, una vez más.

The Flash T1E17 - Tricksters

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3