Home Cine/TV The Following T2E11

The Following T2E11

Por el Cine/TV

The Following T2E11Mientras Joe Carroll tiene dificultades para que le den pelota un grupo de cerebros lavaditos, Lily Benetton organiza un plan maestro para reunir a los hermanos Macana. Todo esto y mucho más en un episodio que tuvo un cameo de Tom Cavanaugh, para tristeza de sus fieles.

The Following T2E11

De este lado de los malos tenemos a Joe Carroll. ¿Carismático? Difícil, sobre todo si le tapamos la verruga. ¿Buen comunicador? Ni tanto, él mismo admitió que su libro era malo. ¿Lindo? Digamos que las máscaras de látex de Joe Carroll son más lindas que él.

Al menos en esta segunda temporada los tipos que lo siguen ya venían falladitos. Pertenecían a una secta escondida en medio del bosque, custodiada por tipos con ametralladoras pero de la que una botijita se escapará esta semana sin mucha alharaca.

Es difícil de creer que Carroll pueda convencer a un ama de casa de acuchillar a la mujer que tiene enfrente, pero ya venía fallada con todo ese tiempo vistiéndose de rojo y participando en sacrificios rituales (más por lo del rojo que por lo de los sacrificios).

¿Cómo la convence? Le dice que matar es regalar serenidad. Regalale un Serenito, pánfilo.

Si no fuera porque Emma se sacrifica por el patrón y seduce a Robert, hasta tendría una nueva rebelión en la granja más loca del mundo.

The Following T2E11

Mientras tanto, del otro lado de los malos tenemos a Lily Benetton y sus hijos de todos los colores. Ella es la encargada, esta semana, de ejecutar el plan más inteligente de toda la historia de la serie. Tiene sus contratiempos, claro está, pero logra el objetivo de liberar al hermano Macana que estaba guardadito en el hospital.

Primero manda a sus hijos a hacer una falsa matanza Carroll en un restaurante, aunque en el momento no lo sabemos (aunque esas máscaras de plástico baratas no se parecían a las máscaras de plástico baratas que usan en Korban).

Hizo herir a un par de los suyos, mandó matar a una doctora para robar su identidad y entre el despelote hospitalario por los heridos (inocentes y culpables) logró salirse con la suya.

Claro que en su camino se cruzó Ray-Ban Hardy, el más sufrido de los investigadores, junto a su inseparable Hombre de Hielo, cada vez más enfadado con Lily Benetton por haber matado a su papo.

Momento de desesperanza 1: Como nunca había pasado hasta ahora, los disparos de armas de fuego se veían raros. No a un nivel "automóvil que explota en el Noctámbulo", pero para una serie que gasta tanto dinero (al pedo), podrían verse menos truchos.

Momento de desesperanza 2 al 10.000: apareció Tom Cavanaugh en un pequeño cameo, como el reverendo Kingston Tanner. El reverendo hijo de puta por haber aceptado ese papel. Yo te bancaba en Ed, sufría cuando no podías levantarte a Julie Bowen, veía tus participaciones en Scrubs. ¿Por qué me hacés esto?

Por último, el capítulo cierra con el reencuentro entre Ryan y Cler, quien se caga en todos los protocolos de seguridad porque quiere hablar con Beicon y decirle algo. Justo cuando él está de fiesta con la periodista que salía en Sons of Anarchy.

Ojo porque la botija que se escapó del campamento llamó a uno de los Macana sobre el cierre, gracias a un número de teléfono escondido en un aviso clasificado. ¿Cómo lo sabía? Seguramente lo dijeron en un capítulo anterior, pero no crean ni por un segundo que voy a ir para atrás en esta serie. Si con ver el "previously" ya siento que estoy perdiendo mi tiempo.

The Following T2E11

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3