Home Cine/TV The Force Awakens (con spoilers)

The Force Awakens (con spoilers)

Por el Cine/TV

The Force Awakens (con spoilers)Aquellos que ya vieron la última entrega de Star Wars seguramente tendrán muchas ganas de hablar de lo ocurrido. El reseñador también, como comprobarán en su extenso comentario sobre el exitoso regreso de los personajes de la galaxia muy lejana.

The Force Awakens (con spoilers)

Si llegaron hasta aquí por error (algún dedo traviesillo en el mouse) y todavía no vieron el Episodio VII de Star Wars, tienen que hacer dos cosas: primero, dirigirse inmediatamente a la reseña sin spoilers; segundo, dirigirse inmediatamente a una sala de cine y ver la película de una puñetera vez.

Quienes todavía estén deambulando o ya hayan regresado del cine, sepan que a continuación hablaremos de lo que ocurre en El Despertar de la Fuerza a calzón quitado. No literalmente, porque en casa hace calor y la silla de la computadora es prestada, así que no quiero dejarle un par de lamparones de la forma de mis nalgotas.

No nos vayamos por las ramas, que no somos ewoks.

El arranque de la película es inmejorable. La primera toma muestra a una nave gigantesca eclipsando un planeta y la escena siguiente es aun mejor: un grupo de stormtroopers se prepara para el descenso. Mi especialidad no son los aspectos técnicos del cine (de hecho carezco de cualquier especialidad) pero la cámara temblorosa que mostraba a aquellos soldados bajo una luz intermitente daba pistas de lo que se vendría.

The Force Awakens (con spoilers)

Los primeros minutos se los roba Poe Dameron (Óscar Isaac), uno de los personajes que mereció más tiempo en pantalla, pese a que no se alejó mucho del estereotípico héroe de acción... o quizás no pudo alejarse porque el tiempo no le alcanzó. Rápidamente se establece el McGuffin, la excusa que guiará las acciones durante las próximas dos horas: un mapa, o un pedazo de mapa, que nos guiará hasta Luke Skywalker (Mark Hamill).

¿Por qué está desaparecido? Pronto lo averiguaremos. ¿Por qué hay un mapa y por qué está fragmentado? Hay momentos en los que uno debe dejar de hacerse ciertas preguntas, relajarse y gozar. Siempre que el entretenimiento esté a la altura de las circunstancias, y aquí sí que lo está.

Claro que ese mapa no llegará tan rápido a las manos indicadas. Los stormtroopers del comienzo acaban de descender sobre el tatooinesco planeta de Jakku, comandados por el malo que se robará la atención durante todo el filme y que llegó con ganas de pelearle a Anakin Skywalker el puesto de villanazo de la saga.

Kylo Ren (Adam Driver) se come las escenas en las que aparece y ésta es un arma de doble filo. Por un lado se convierte en antagonista de lujo para el trío de nuevos personajes (ya conoceremos a los otros dos), por el otro se encarga de opacar de tal manera al resto de los bellacos de la Primera Orden, que tuve que hacer un esfuerzo para recordar el nombre del tipo que ocupa un cargo superior al de él. Sí, el general Hux (Domhnall Gleeson).

Este es uno de los paralelismos más fuertes del episodio VII con el IV, y eso que son muchos. Aquella vez el carisma y el misterio de Darth Vader convirtieron a Peter Cushing en una figura casi nominal, aunque hay que reconocer que en parte esto ocurrió de manera retroactiva, con el estreno de los episodios V y VI.

La identidad de Kylo Ren era un misterio antes del estreno pero en la película se revela en forma temprana: estamos ante el hijo de Han y Leia, nieto del mencionado Vader. Un admirador de su abuelito (al menos antes de su redención in extremis) que tuvo que ver en el exilio de Luke y en la separación de sus padres.

Driver compone a un joven que cuando comienza la historia aún no ha sido totalmente contaminado por el Lado Oscuro. Maneja la Fuerza con algo de dificultad, tiene muy poca paciencia y no se hace drama en reventar su sable de luz contra el panel de control que tenga enfrente. En su arrogancia terminó dando una mano a la Resistencia y carece de autocrítica. ¿Cómo no quererlo y agotar sus figuras de acción?

Claro que el principal atractivo de Kylo Ren antes del 17 de diciembre era su aspecto misterioso, pero sus acciones en The Force Awakens confirman todo el hype. Algo que no ocurrió, por ejemplo, con Captain Phasma (Gwendolyn Christie), de la que se esperaba mucho y apareció poquísimo.

El momento más emotivo llegó cuando oímos su verdadero nombre. "¡Ben!", gritó Han Solo, y los hipotálamos de los espectadores liberaron oxitocina como si no hubiera un mañana. Todavía estábamos recuperándonos del homenaje al viejo Ben cuando llegó el parricidio del que se hablará al menos hasta que se estrene el episodio siguiente.

Hasta ese momento, Han era uno de los principales condimentos de la película. Harrison Ford se mostraba en su salsa y confirmaba lo dicho en entrevistas, de que su personaje tenía un arco quizás más rico que en la trilogía original. Lo vimos recuperar su nave después de muchos años, pilotarla como si no hubiera pasado ninguno y tratar de engañar a sus clientes para permanecer con vida. Lo vimos ser Solo y habrá que agradecerle al director J.J. Abrams por haberlo traído de regreso.

No sé si podremos perdonarle que lo haya matado de una forma tan personal, terrible y (otra vez) evocativa de la Star Wars original, en donde Vader mataba a su figura paterna luego de que ésta bajara la guardia.

The Force Awakens (con spoilers)

Tras este eco del pasado llegará el más molesto de todos: hay un arma gigante con la capacidad de destruir planetas y por el bien de nuestros héroes habrá que hacerla explotar.

Es molesto porque contribuye a un final anticlimático, que no es algo necesariamente malo, si recordamos que el final de El Imperio Contraataca (considerada por muchos como la mejor de las siete) también lo es. Pero es innegable la falta de sorpresa ante la tercera vez que asistimos al fin de una esfera mortífera que tenía un punto débil accesible.

Esta reseña va para atrás y para adelante, engarzando conceptos de la manera menos vergonzosa posible. Fíjense que llegué hasta el final y no nombré a los dos personajes más importantes (tres si contamos al robot) de la historia, no solamente por su peso narrativo sino porque son los que recogen la antorcha de Star Wars para las nuevas generaciones.

Aquel mapa de la primera escena fue escondido dentro de un simpático robot, así como los planos de la Estrella de la Muerte habían sido escondidos dentro de otro simpatico robot hace 38 años.

The Force Awakens (con spoilers)


BB-8 es un enorme hallazgo de Episodio VII, tanto por su factura técnica (es un efecto especial práctico, es decir que existe de a de veras) sino por su expresividad, combinando sonidos con los movimientos de la cabeza que se balancea sobre esa esfera blanca y naranja.

Rodando rodando llegará a toparse con Rey (Daisy Ridley), una misteriosa muchacha que al momento de los créditos seguirá manteniendo varios de sus misterios. En ella despierta la Fuerza del título, que utilizará para convertirse en protagonista, escapar al rol de damisela en peligro y dejar en segundo plano a John Boyega, quien interpreta a Finn.

Lo mejor de Finn es su origen. Es uno de los stormtroopers de las primerísimas escenas, criado desde pequeño para servir a la Primera Orden. También tuvo una suerte de despertar, rebelándose contra las matanzas de este grupo a quien Abrams describió como "lo que pasaría si los nazis que viajaron a Argentina se hubieran reagrupado".

Nunca nos preocupó el destino de un stormtrooper como hoy (salvo aquél que en 1977 se reventaba la cabeza contra el marco de la puerta) y eso es mérito del guion que, con humor, nos lleva de la mano de Finn mientras recupera su humanidad, o la obtiene por primera vez.

Finn y Rey forman la pareja despareja del filme, robándose el Halcón Milenario en uno de los primeros suspiros de la tribuna. Aprenden a trabajar en equipo y surge un interés romántico poco correspondido, además de un constante intercambio de roles en cuanto a salvadores y salvados.

The Force Awakens (con spoilers)


Finn se convierte en salvador de Poe luego de darse cuenta de que lo suyo no es ser un arma de destrucción con la mira fallada. Rey se salva solita con la ayuda del truco jedi de hipnotizar a un stormtrooper que, según los rumores, era el mismísimo Daniel Craig.

Entre salvatajes y gente corriendo por pistas de aterrizaje (elemento ineludible en las películas de Star Wars), la trama llevaba a nuestros protagonistas a otra cantina repleta de personajes que algún día se convertirán en muñecos coleccionables. Su regenta era Maz Kanata (Lupita Nyong'o debajo de un CGI), y también dejó muchas preguntas sin contestar.

El otro personaje CGI fue el dizque emperador Snoke, Líder Supremo de la maldad, con la voz de Andy Serkis y la apariencia de un anciano decrépito gigante, aunque puede tratarse de un proyector holográfico con aumento. Vimos poco de él y todo indica que veremos mucho más en 2017.

En la reseña sin spoilers mencionaba al humor, que para mí fue casi perfecto en cantidad y calidad. Siempre es bueno que Star Wars se tome a sí misma menos en serio que otras historias. No quiere decir que falten momentos sentidos, sino que hay personajes dispuestos a hacer reír en los lugares correctos.

Decía que uno solo de los chistes me pareció forzado las dos veces que lo escuché y aquí puedo decir cuál fue: Rey (o Finn) le pregunta a Finn (o Rey) cómo son los monstruos que se escaparon en la nave de Han. Inmediatamente después se los encuentran, y el otro le dice "son así". Había varias decenas de remates mejores que ése.

The Force Awakens (con spoilers)

No me puedo ir sin mencionar a Chewbacca, Leia Organa (Carrie Fisher), C-3PO y R2-D2, personajes de la vieja escuela que también tienen sus momentos para brillar. Los coloqué en orden de tiempo en pantalla, desde "bastante tiempo" a "me prendo sobre el final para destrancar la trama".

Y si digo final, digo qué final. Un poquito largo, es cierto. Creo que Rey estuvo siete minutos cronometrados por reloj subiendo escaleras hasta encontrarse con una figura encapuchada, que todos sabíamos que iba a ser Luke Skywalker e igual nos maravillamos como nenes chicos.

El cierre fue a todo simbolismo, con ella ofreciéndole el sable a su legítimo dueño, cuando todos sabemos que él debería entregárselo a ella para que la más joven protagonice sus propias historias. No hubo tiempo para una sola palabra y la exquisita música de John Williams (menos atronadora que en otras ocasiones pero siempre brillante) llegó junto a los créditos para decirnos que todo continuará en el octavo episodio, en mayo de 2017.

Hasta entonces habrá que verla muchas, muchas veces.

The Force Awakens (con spoilers)

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3