Home Cine/TV The Hunger Games: Mockingjay part 2

The Hunger Games: Mockingjay part 2

Por el Cine/TV

The Hunger Games: Mockingjay part 2Si tenés la suerte de salvar tu pellejo no una, sino dos veces en el marco de un juego de trampas mortales hecho para mantener al pueblo en paz, te convertirás en modelo a seguir para una revolución que esconde un oscuro secreto. Para peor te gustan dos botijas.

The Hunger Games: Mockingjay part 2

(Advertencia: esta reseña fue escrita mamado de sueño después de una función trasnoche. Lo bueno es que durante la función no me dormí, lo que de arranque le suma un puntito a la película)

The Hunger Games: Mockingjay part 2Un día se terminó la historia de la botija con el traje prendido fuego. Allí estaba yo en el cine, porque había visto las entregas anteriores, sin mucha otra razón. Ni bien terminaron los cortos, me di cuenta de que no recordaba un caramelo de lo sucedido hasta el momento. Salvo que Peeta estaba loco como una cabra.

Los tipos no te gastan ni treinta segundos en hacerte un resumen de la historia, pero se entiende. A lo sumo en algún momento pensé "a esa botija pelada la saco de algún lado". Y era que la sacaba de las películas anteriores.

La codicia de los productores partió el último libro de Los Juegos del Hambre en dos entregas, para exprimir los bolsillos de los padres de adolescentes y jóvenes, así que en esta mitad quedaron las batallas finales, que resuelven la revuelta de Panem, y un cierre con más finales que la tercera de El Señor de los Anillos, aunque cada uno de estos finales sea más cortito.

Jennifer Lawrence se sigue poniendo el equipo al hombro en el papel de Katniss Everdeen, la sobreviviente convertida en emblema de la revolución. La cosa pinta más fea que nunca para el soretísimo presidente Snow (Donald Sutherland), quien decide que la mejor forma de enfrentarse a los rebeldes es cagarlos a trampas y filmar cómo vuelan por los aires. ¡Volvieron los juegos!

La acción no escasea, aunque no haya tanta inventiva como en las trampas mortales de la primera y la segunda parte. Parece que no es tan fácil crear artilugios de la muerte y destrucción cuando las futuras víctimas te están tocando timbre.

The Hunger Games: Mockingjay part 2

Al igual que en la trilogía de Matrix, a esta altura nada queda de la falsa utopía de raros peinados nuevos y todo transcurre en el mundo "real", cutre y en ruinas. Lo malo es que se extrañan un poco los vestidos estrambóticos y las pelucas delirantes... y que el mundo real no se diferencia demasiado de otros post apocalípticos genéricos, incluyendo la saga Detergente, El Laberinto de tu Hermana, etcétera.

Desde la tercera entrega quedaba claro que en este conflicto no hay buenos, solamente algunos menos malos que otros (gracias a que Snow es un sorete de las Ligas Mayores) y si bien esta idea queda un poco oculta en los primeros minutos entre disparos y explosiones, asoma de cuerpo entero al final de la cinta.

La pobre de Katniss lucha con su corazón dividido mientras es explotada desde ambos bandos, convertida en enemigo inmejorable y en estandarte intocable. La verdadera lucha de poder, claro está, es llevada a cabo por personajes que están muy lejos del campo de batalla. Como siempre.

The Hunger Games: Mockingjay part 2

Quizás por este realismo sea que el final tiene algo de anticlimático, ya que no hay victorias perfectas ni ewoks que tamborileen con los cascos de los soldados muertos (¿estaban las cabezas dentro de los cascos o ya se las habían comido?).

No me consideré en ningún momento un fanático de la saga, pero no me costó llegar hasta el final. Quizás haya sido demasiado notorio el quiebre entre la 1 y la 2, con sus malos malísimos y sus trampas dignas del cómic de superhéroes, con la 3 y la 4 excesivamente realistas en cuanto a la putrefacción de la especie humana. Más grises en las primeras y más color en las segundas hubieran sido bienvenidos.

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3