Home Cine/TV The Jungle Book (2016)

The Jungle Book (2016)

Por el Cine/TV

The Jungle Book (2016)Entre tantas adaptaciones, secuelas y reinvenciones de las historias animadas de Disney, no parece raro que (quizás) la que mejor funcione sea la que combina el espíritu de la original con algunos cambios que mejoran el ritmo de la historia. Y el tigre... mamita.

The Jungle Book (2016)

La historia seguramente la recuerden, aunque pocos hayan leído el libro de Rudyard Kipling y muchos lleven décadas sin haber visto la animación de 1967. Mowgli es un niño (un "cachorro humano", como le dicen ochocientas veces en ambas películas) que es encontrado en la selva y termina formando equipo con la pantera negra Bagheera y el oso perezoso Baloo.

Con esta premisa, el directo Jon Favreau y el guionista Justin Marks crean una historia bastante más ambiciosa, que cambia su ritmo para hacerla más disfrutable a las audiencias de nuestros tiempos, aunque con eso pierda cierta magia de la original.

El "universo selva" que nos trae Favreau es mucho más amplio, con una gran cantidad de especies conviviendo en una obligada armonía. Descubriremos el funcionamiento de la manada de lobos que cría al pequeñín y conoceremos un poco más de su relación con la loba que se transformó en madre de crianza.

The Jungle Book (2016)

Esta relación (lobos/humano) sirve de ejemplo para los dos puntos en los que más se extraña la versión sesentera. Aquella se centraba especialmente en el trío protagónico, lo que permitía involucrarnos mucho más con las interacciones entre personajes. Aquí Bagheera (Ben Kingsley) tarda unos cuantos minutos en "vendernos" su preocupación por el niño, mientras que Baloo (Bill Murray) tiene un poquito más de tiempo para de/mostrarnos su holgazanería.

La animación tenía otra ventaja, que es el segundo punto en donde la nueva pierde: la expresividad de los rostros no tiene punto de comparación con el CGI, que es perfecto en cuanto a movimientos y parlamentos, pero que no logra (ni parece que sea su intención) transmitir un amplio rango de emociones.

Sí las tiene Mowgli gracias al talento de Neel Sethi, quien hace mucho más que saltar de rama en rama o hablar con animales que no estaban ahí: hace que nos olvidemos del Mowgli de los dibujitos.

Aquí incluso tendremos oportunidad de conocer su "origen secreto", que la versión de 1967 apenas insinuaba. Tranquilos, que lejos de querer sobreexplicar al personaje (y enlentecer la trama), funciona para vincular a nuestro héroe con el enorme villano que tiene la película.

The Jungle Book (2016)

Si el Shere Khan animado era "suave", en la versión en inglés del término, que significa "cortés" y hasta "educado", aquí Idris Elba lo convierte en el emperador Palpatine del Luke Skywalker de Mowgli. El animado aparecía recién a los 45 minutos sin una motivación clara para perseguir al niño; aquí el duelo está planteado desde el comienzo y no hay forma de no sentirse aterrorizado en cada una de sus escenas.

La voz en off de Bagheera, explicativa sin abusar, nos lleva hacia el previsible duelo final, que no por eso pierde efectividad. La película no parece caer en pozo alguno (a diferencia de algún elefantito) y la cuota de humor es la justa para que los más chicos y aquellos con ganas de vivir la disfrutemos más.

Aprovechen y véanla en pantalla grande, en 2D y subtitulada. No se van a arrepentir.

The Jungle Book (2016)

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3