Home Cine/TV The Lost Bladesman (2011)

The Lost Bladesman (2011)

Por el Cine/TV

The Lost Bladesman (2011) No es necesario recalcar mi admiración por Donnie Yen, una de las mayores estrellas cinematográficas asiáticas. En “The Lost Bladesman”, Yen nos trae una representación sentida y espectacular de la vida de Guan Yu, del “Romance de los Tres Reinos”. Un análisis del resultado, a continuación.

The Lost Bladesman (2011)Guan Yu es una de las figuras míticas más importantes del “Romance de los Tres Reinos”, la monumental obra china. Al día de hoy, es adorado como una figura menor de las religiones populares chinas, ya estemos hablando de taoísmo, confucianismo o budismo chino. El héroe de la naginata sigue siendo en la actualidad un epítome de la lealtad, piedad filial y capacidad de hacer lo correcto, al punto de que es adorado por gran parte de las Tríadas chinas.

En “The Lost Bladesman” (2011), una superproducción de Hong Kong dirigida por Alan Mak y Felix Chong, encontramos un repaso altamente ficcionalizado (como todo lo relativo a la vida del espadachín, si nos ponemos exquisitos) del famoso episodio en el que el héroe chino cruzó 5 “pasos” y asesinó a 6 generales. Pero más allá de este hecho puntual, justificado en la película a partir de una cadena de eventos que se originan en la captura de Guan Yu, la historia narra el trasfondo pasado de este mítico personaje, sus primeros “pasos” (redoble de tambores, gracias, gracias) en la guerra, su conflictiva relación con Cao Cao, y su amor imposible por Qinlan, prometida de su hermano por juramento, Liu Bei.

The Lost Bladesman (2011)La película comienza con la captura de Guan Yu (Donnie Yen) por parte de su enemigo Cao Cao (el siempre excelente Wen Jiang). Guan Yu se entrega al general enemigo cuando se entera de que la familia de su hermano de sangre, Liu Bei, fue capturada. Aquí comienza una compleja danza de argumentos y discusiones honorables, en las que Cao Cao, comprendiendo el valor de un héroe de la talla de Guan Yu, intenta reclutarlo para su causa.

La interacción entre Guan Yu y Cao Cao domina gran parte de la película y resulta más que interesante analizar las dimensiones ocultas de un relacionamiento complejo entre dos hombres que creen firmemente en lo que pregonan. Guan Yu, nombrado Marqués por el Emperador a partir de su proeza en batalla, es testigo de primera mano del “plan país” que tiene Cao Cao, que parece manejar con habilidad al débil emperador Han Fu (Yuan Nie). El contraste entre los dos hombres no les impide ver la grandeza subyacente en el otro, con un imposiblemente noble Guan Yu enfrentado a un pragmático y reflexivo Cao Cao.

The Lost Bladesman (2011)La historia se complejiza cuando Guan Yu decide regresar a Qilan (Betty Sun) al campamento de su prometido Liu Bei, ya que el héroe encarnado por Yen está secretamente enamorado de la dama. Imagínense lo complicada que se puede poner la vida (corta) de cualquiera que se quiera interponer entre uno de los más grandes guerreros chinos y su destino, sobre todo cuando está intentando entregar a su hermano una mujer de la que está secretamente enamorado. Hilaridad asegurada.

Destripamientos, también.

La película cuenta con excelentes actuaciones, con un Donnie Yen más que adecuado al papel y una reinterpretación de Cao Cao que lo aleja de la imagen siniestra a la que nos tienen acostumbrados algunas visiones del canciller. La idea y proyecto de Cao Cao parece mucho más comprensible en lo que plantea “The Lost Bladesman”, con una intención subyacente de unificar a un país dividido, acabar con la matanza y asegurar un futuro próspero para la población aplastada por un conflicto a gran escala.

The Lost Bladesman (2011)Puede parecer que es necesario contar con cierto conocimiento previo del trasfondo del Romance de los Tres Reinos para entender la trama de la película, por lo que vale aclarar que “The Lost Bladesman” está narrada con suficiente habilidad para que no resulte necesario tener wikipedia abierta mientras se disfruta de la misma.

A pesar de numerosos flashbacks y saltos temporales, la trama nunca resulta confusa, más allá de la atención necesaria que demanda una producción histórica china de esta naturaleza.

De todas formas, para quien quiera pasar un buen rato con patadas voladoras y artes marciales salvajes, la película también funciona: como siempre, el nivel de maestría en kung-fu de Yen sorprende, con coreografías de combate cuidadísimas que, unidas a excelentes niveles de producción y un uso sobrio de distintas técnicas de filmación, hacen de la propuesta enteramente disfrutable en su trasfondo épico.

The Lost Bladesman (2011)“The Lost Bladesman” es sin lugar a dudas una de las mejores cosas que nos ha dado Hong Kong en 2011, con actuaciones más que adecuadas, efectivos niveles de drama y acción, y hasta alguna reinterpretación de personajes legendarios que al día de hoy son importantísimos para el subconsciente colectivo chino.

Antes de terminar, un elemento adicional a resaltar: las historias de amor imposible y héroes más grandes que la vida misma siempre corren el riego de caer en lo panfletario, pero por suerte, una vez más, el cine chino nos da lo mejor de la tradición heroica con un mínimo de melodrama o grandilocuencia. Si todavía no disfrutaron de una producción de esta naturaleza, "The Lost Bladesman" puede ser una excelente forma de iniciarse en un cine no tan conocido pero tanto o más espectacular que cualquier superproducción hollywoodense.

Por todas estas razones, muy recomendada.

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3