Home Cine/TV The Warrior's Way

The Warrior's Way

Por el Cine/TV

The Warrior's WayMezcle una cucharada de Sucker Punch con una saludable porción de "La Casa de las Dagas Voladoras". Agregue "Por un Puñado de Dólares" a gusto. Añada una pizca de William Stryker, Lois Lane y ayudante de reyes tartamudos y deje cocinar a fuego lento. ¿El resultado? "The Warrior's Way". ¿Vale la pena? Pasá y enterate.

The Warrior's Way"The Warrior's Way" es al mismo tiempo una película de artes marciales y un western estilizado con reminiscencias a "300". Para su difusión previa, quizás considerando lo difícil de vender esta estética híbrida, se enfatizó la participación de Barrie M. Osborn, uno de los productores de la trilogía del "Señor de los Anillos", en una estrategia marketinera que mucho no dice del resultado final (nada más alejado de los hobbits, la verdad). La propuesta es una mezcla extraña de estilos que por momentos fascina y por otros desconcierta. La película entretiene, aunque se nota por momentos la mano no tan firme del director debutante, Sngmoo Lee, quien además escribió el guión.

La historia no es revolucionaria ni mucho menos. Yang (la estrella asiática Jang Dong-gun) es un espadachín excepcional de algún lugar perdido de Asia, que cuenta con el beneficio adicional de ser el asesino más destacado de su clan, las Flautas Tristes (se me ocurren muchos chistes fáciles sobre la impotencia con un nombre así, pero mejor me los guardo). A pesar de su habilidad inconmensurable para separar órganos de sus propietarios con una navaja de afeitar de un metro veinte, la vida de Yang da un vuelco rotundo cuando este se niega a ejecutar la última orden asignada por el cabecilla del clan.

The Warrior's WayA partir de su rebelión, Yang decide abandonar Asia y partir hacia costas norteamericanas, donde reside un amigo de su pasado. Al llegar a los Estados Unidos, Yang entablará una relación progresiva con un montón de personajes de lo más pintorescos de un pueblito perdido del Lejano Oeste (entre los que se encuentran Geoffrey Rush como el borracho dueño de un circo y Kate Bosworth, Luisita Lane en "Superman Returns", como la necesaria dama bonita obsesionada con cuchillos que cumple el rol de “muchachita” a la hora de ajustarle las clavijas al sacadito de Yang).

The Warrior's WayLa película funciona mejor cuando la acción está en su apogeo. Es  impresionante ver “bandadas” (no sé cómo calificarlas de otra forma) de ninjas saltando desde debajo del hielo, cayendo de lo más alto de bosques de bambú, saliendo del agua de arroyos calmos, y demás apariciones vistosas. Por momentos, parecería ser que no se puede ir caminando por ningún lado porque desde lo más profundo de donde pises van a saltar 42 ninjas enojados. Las peleas entre Yang y sus enemigos son sencillamente brillantes, muy bien coreografiadas y con un uso bastante adecuado de la cámara lenta que tanto le gusta a más de un director. Por suerte, en el caso de "The Warrior's Way", la cámara lenta no detiene tanto la acción como para aburrirla (Resident Evil 4, te estoy mirando; si Anderson no hubiese usado cámara lenta, la película duraba unos 13 minutos). Aquí este recurso da la pausa y el énfasis necesario a la acción. Queridos amigos, cuando un uber-ninja va a atravesar al maloso de turno con su espada, me gusta disfrutar de cada segundo de corte y penetración del filo en la infortunada carne del susodicho.

Donde la película no funciona tan bien es por el lado del guión, que si bien no es malo, resulta bastante predecible y tiene algunos tropiezos típicos de una obra primeriza de un director/guionista debutante. El ritmo, además, se enlentece bastante en los primeros episodios del Far West, con un segundo cuarto de la película en la cual la acción pierde demasiado ritmo. La exploración del cambio de personalidad y del destino del ex-asesino es pausada y meditada, aunque sin demasiadas profundidades. Por momentos las cosas demoran demasiado en resolverse y por otros los saltos narrativos son un poquito pronunciados de más. Los flashbacks, en particular, surgen de la nada sin aviso de "ninja va". De todas maneras la historia de Yang, que no presenta cuestiones revolucionarias, es transmitida en forma decente. Por suerte, la acción de los momentos moviditos compensa las deficiencias que se puedan encontrar con la trama.

The Warrior's WayUno de los mayores atractivos de "The Warrior's Way" es su mezcla de estilos y temáticas. El pastiche ninjas-cowboys funciona bien (recordemos que en 2011 también vamos a tener Cowboys contra Aliens, por lo que la población rural cinematográfica del Oeste parece estarse haciendo unos amigos de lo más originales). A veces el licuado visual es un poco bizarro, pero esta amalgama es lo que hace a la película original en cuanto a las dimensiones que incorpora al mismo tiempo. No hay nada como ver a Geoffrey Rush, matón del Oeste caído en desgracia, mirar a los techos de la ciudad mientras llueven guereros vestidos de negro con espadas filosas para escupir un "damn…ninjas" (se nota que estaban bien informados en los salones sobre los clanes de asesinos del Oriente).

La película, filmada casi completamente con fondo verde, tiene en consecuencia una estética comparable a la de "300", por lo que si esta no les gustó, ni se molesten con "The Warrior's Way". La sangre salpicando la pantalla no es tan prominente como en la adaptación de la novela gráfica de Frank Miller, pero hay saludables dosis de hemoglobina enchastradas en el lente, sobre todo durante el clímax. Un tema no demasiado logrado, por momentos, es la incorporación de efectos CGI en algunas ambientaciones claves de la película (hay una escena en la que claramente cada cowboy que escala una rueda gigante pesa unos 543kb, no más).

The Warrior's Way"The Warrior's Way", a pesar de estos problemillas de flujo narrativo, es una buena película de acción. La propuesta es original en cuanto a concepción, por más que no lo sea tanto en lo relativo al viaje interno del protagonista. Vale la pena sobre todo por sus combates espectaculares de todos contra todos en los que un ex-ninja con una espada afiladísima se enfrenta a cowboys con un toquecillo estético steampunk (énfasis en el "illo"). Las luchas, los sablazos, los balazos y la mezcla original de estilos le proporcionan a la película elementos que no se encuentran en otros exponentes de cada género por separado. Si la ven en un video, alquílenla, preparen el popcorn y a disfrutar de misteriosos asesinos voladores asiáticos enfrentándose a coroneles renegados de la lucha de secesión norteamericana.

Eso sí, cuando terminen van a caminar por la calle esperando que salten 35 ninjas de debajo de las baldosas. No digan que no se los advertí. Y recuerden, nunca vayan a comprarle pescado a un muchacho asiático en un stand perdido del Polo Norte, porque la cosa no va a terminar bien.

Yo sé lo que les digo.

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3