Home Cine/TV The Wire: La Serie Completa

The Wire: La Serie Completa

Por el Cine/TV

The Wire: La Serie CompletaEl pasado fin de semana terminé de ver "The Wire", la serie de HBO que muchas personas (incluyendo el mismísimo Alan Moore) consideran la mejor de toda la historia. Pues bien, cada uno tiene derecho a su opinión y la siguiente es la mía.

The Wire: La Serie Completa

El consumo de The Wire fue realizado en la modalidad "atracón", lo que los yanquis conocen como binge-watching, que es cuando uno dispone de todos los episodios al mismo tiempo y los va viendo a su ritmo, tres seguidos, cuatro por día, como sea. Lo que sucede ahora con las series que se estrenan en Netflix, por ejemplo.

En uno de esos "golazos" de Amazon me compré el paquete con las cinco temporadas (60 episodios en 23 dvds) y comenzó el atracón. Solamente había visto la primera, cuya temporada había comprado usada en algún videoclub. Soy de hacer esas cosas.

No la hubiera encargado de no ser por esa opinión muy difundida de que The Wire es una de las mejores series de todos los tiempos. Entiendo a aquellos que piensan así, aunque en mi caso no llegó a lo más alto (dentro de HBO tiene competidores feroces). Sí fue muy disfrutable.

The Wire cuenta la historia de la ciudad de Baltimore, así como Game of Thrones cuenta la historia del continente de Westeros. Es mucho más que eso, pero es una buena comparación como para empezar.

Nuestro Tyrion Lannister es Jimmy McNulty, un detective de la policía de Baltimore que combina la arrogancia (que desencadenará gran parte de la serie) con cierto sentimiento de autodestrucción.

A través de sus aventuras y desventuras iremos conociendo a una cantidad enorme de personajes (la comparación con Game of Thrones no es caprichosa) y, con cierto orden, nos adentraremos en el complejo funcionamiento de una ciudad, en particular en todo lo que refiere al crimen y la lucha contra el mismo, desde las esquinas oscuras hasta las altas esferas.

David Simon y Ed Burns crearon una bestia que en cinco temporadas fue creciendo. Al principio sus tentáculos estaban formados por la policía y los vendedores de drogas, pero luego involucró a aquellos responsables de proveerlas, al poder político, la educación y la prensa.

Comenzamos con un elenco pequeño y para cuando querés acordar tenés a una cantidad inmensa de personajes que van y vienen, que reaparecen después  de algunas temporadas y que interactúan de las maneras más variadas.

Veremos desde el adicto que vende información a la policía hasta el alcalde que debe negociar cada una de sus decisiones. Desde el empleado del puerto que ve cómo disminuye el trabajo hasta el jovencito que no encuentra en el sistema educativo lo que necesita para su futuro. Desde el ladrón que roba a los narcos hasta el narco que se cree empresario. La lista sigue.

The Wire: La Serie Completa

La "escucha" a la que hace referencia el título de la serie está siempre presente y dependiendo de la temporada es un eje narrativo fundamental o una excusa para contar las historias.

El ejercicio de escritura es impecable. Los guionistas se dan el lujo de plantar datos que son utilizados mucho tiempo después, en una gran narrativa de cada temporada que forma un mega arco entre todas ellas, lo cual hace que la serie sea perfecta para el mencionado "binge-watching".

Sin embargo, existen momentos en los que queda la impresión de que toda la complejidad narrativa es un ejercicio de vanidad, como si Simon y Burns (y equipo) te golpearan en la jeta con un "¿viste lo que podemos hacer?".

El rubro en el que The Wire perdió con series como The Sopranos, Boardwalk Empire o incluso la criticada (no por mí) The Newsroom es el de generar respuestas emocionales en quien escribe. Tiene muchísimos momentos de humor e incluso personajes que atrapan sobre todo por cierto patetismo (un jefe sindical de la segunda temporada, por ejemplo), pero no hubo capítulos en los que terminara con el corazón en la boca por lo que le ocurriría a alguno de los protagonistas.

Por saber lo que ocurriría, sí. Por esa curiosidad de saber cómo sigue. Pero no porque cierto personaje estuviera involucrado. No te digo terminar con los ojitos húmedos (me ha pasado con Downton Abbey... incluso con The Newsroom), pero sí creerme que esos tipos son humanos, y no solamente una formidable creación de Simon-Burns.

No me molestó la falta de optimismo de la serie. En ese sentido es más realista que la mayoría y nos muestra que los finales felices son algo temporal (aunque me molestó que uno de los protagonistas tuviera una recaída de la que no se mostraron las causas).

Tampoco nos muestra un "cierre" en el sentido más tradicional de las ficciones, aunque cuando éstas se prolongan varios años suelen terminar en un momento de "Hasta acá te vamos a contar, pero sus vidas siguen". Está claro que la vida de Baltimore y sus ciudadanos continúa, que el crimen nunca se va a terminar (¿en alguna ciudad del mundo pasó?) y que la mayoría de los juegos de poder van a estar teñidos de inmoralidad, cuando no de conductas delictivas. Si sabés en el mundo en el que vivís, imaginás cómo va a terminar la cosa.

En resumen, The Wire es una serie impecablemente escrita, aunque a veces parece que sus responsables fueran conscientes de esto e hicieran "una de más". Su forma de contar una gran historia es telenovelesco en el mejor de los sentidos, y hace que mirarla de un tirón no solamente no disminuya el disfrute sino que ayude a los poco memoriosos, porque es mucha la información que aparece en pantalla.

Llegó bien alto en la lista de series, pero no pudo superar a aquellas que sacrifican realismo en pos de los sentimientos. Es Alan Moore y a mí siempre me gustó más Grant Morrison.

The Wire: La Serie Completa

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3