Home Cine/TV The X-Files: Temporada 10, primera parte

The X-Files: Temporada 10, primera parte

Por el Cine/TV

The X-Files: Temporada 10, primera partePasó la décima temporada de "The X-Files" y nuestro experto juguetero y equisófilo confeso, Hank Scorpio, decidió escribir al respecto. Tanto le gusta el tema, que lo que viene a continuación es solamente el comienzo de su análisis. Pasen, que la verdad está acá adentro.

Mi nombre es Hank Scorpio y soy un equisófilo confeso. Hasta entrada la adolescencia, mi extenso consumo televisivo se limitaba casi estrictamente a dibujos animados y sitcoms. Esta exclusividad cambió radicalmente cuando, un viernes de noche allá por el '95, le di una oportunidad a Los Archivos X en la tele del cuarto de mis abuelos. El episodio en cuestión no fue necesariamente de los más clásicos (Excelsis Dei, de la segunda temporada), pero el enganche del argumento, la dupla protagonista y la novedad de que el caso quedara sin resolver fueron suficientes como para hacerme volver indefectiblemente semana tras semana por los siguientes 7 años y medio.

The X-Files: Temporada 10, primera parte

The X-Files, como se la conoce sin la voz en off del locutor de Teledoce, fue el primer drama televisivo serializado que me enseñó a prestar atención a lo que veía y formular mis propias teorías. La serie también fortaleció mi tolerancia por el morbo, expandió mi interés en lo inexplicable y logró obsesionarme con los infames cliffhangers de fin de temporada, cuya resolución no vendría por varios meses. The X-Files comenzó tímidamente y cobro aceptación masiva de forma gradual e improbable, promovida por un grupo pequeño pero vocal de seguidores y críticos, hasta convertirse en un fenómeno mundial gracias a su compleja mitología, gran variedad de espeluznantes casos unitarios (los famosos Monster of the Week, algunos basados en historias reales) y la inusual pero atractiva pareja protagonista. Al yuxtaponer a los icónicos Fox Mulder (el eterno creyente paranoico) con Dana Scully (la escéptica racional que eventualmente empezó a contemplar otras posibilidades), el creador Chris Carter creó una de las relaciones más complejas, interesantes y duraderas de la televisión de fin de siglo, siempre marcada por el respeto y admiración personal y profesional y la necesidad del uno por el otro. El romance vendría mucho más adelante, para delicia de los shippers y desinterés de los puristas más acérrimos.

The X-Files: Temporada 10, primera parte

Antes de empezar la tercera temporada (una de las mejores en la opinión popular y varios meses después de su estreno en Estados Unidos), pude conseguir en el kiosko de Tienda Inglesa un suplemento-guía de episodios que venía de regalo con una versión española de la revista de ciencia ficción SFX. Perdí la cuenta de cuantas veces leí y releí ese pasquincito verde-marciano, doblemente valioso en una era pre-Internet, cuando cualquier tipo de información antes de la emisión de la serie en la tele abierta era un verdadero Santo Grial geek. Rápidamente me convertí en un fan de cepa y aún conservo lindos recuerdos siguiendo las aventuras de Mulder y Scully durante mis años liceales (la edad ideal para engancharse con una serie que cuestionaba la realidad y la transparencia de las autoridades), ya sea alquilando los mismos seis episodios una y otra vez del videoclub del barrio, grabando y catalogando primitivos box sets caseros, leyendo las novelas de Kevin Anderson y Ben Mezrich (autor de lo que se convertiría en The Social Network) y yendo a ver Fight the Future (el primer largometraje) al Trocadero un frio sábado de noche en agosto del '98.

Cuando me mudé a los Estados Unidos por una cuestión de estudios, mentiría si dijera que el poder ver capítulos estreno de Los Simpson, Futurama y The X-Files al hilo los domingos a la noche (y enviar mini-reseñas por mail a mis hermanos equisófilos orientales) no era de los puntos altos de la semana. También supe sufrir cuando, en las últimas temporadas, el futuro de la serie estaba en jaque hasta que se confirmaba la renovación, o cuando me veía obligado a defender una mitología progresivamente rebuscada, obtusa y con puntos sin resolver, ante seguidores casuales y desencantados. Pero lo más humillante seguramente era entrar a mi cuarto y ver que mi compañera de apartamento había colocado mi figura de acción de Mulder sobre la de Scully en una camilla... ¡¡¡¡¡ERA PLATÓNICOOOOOO!!!!!

En pocas palabras: Mulder y Scully eran mi religión y yo un enfermito incurable. Qué poco ha cambiado todo.

Después de terminada la serie allá por el 2002, todos los involucrados tuvieron un merecido y extendido alejamiento de la franquicia. Luego de varios amagues, Chris Carter pudo hacer una secuela de bajo presupuesto, filmada a prepo y estrenada con poco tino a fines del verano "Why so serious?" boreal del 2008. Lejos de reincidir en la mitología, I Want to Believe nos presentó un caso unitario que no conformó a la mayoría, fracasó en la taquilla e hizo creer que ya no había interés en más Archivos X. Ni siquiera para justificar una tercera película que supuestamente iba a mostrar, con todos los chiches, la temida invasión extraterrestre del 12/22/2012 de la que tanto se había hablado. Lo único que tuvimos para sobrellevar la ausencia fue, eso sí, un excelente cómic a cargo de IDW y supervisado por Carter (Season 10 y en la actualidad Season 11), que ahora ante el regreso de la serie no será considerado canon y mantendrá su continuidad propia.

The X-Files: Temporada 10, primera parte

Gracias a una serie de factores (nostalgia que mueve montañas, escasez de ideas frescas en Hollywood, nuevos modelos de ficción con temporadas más cortas, una nueva generación de Equisófilos que descubrió la serie a través de DVDs y Netflix), Fox decidió resucitar The X-Files con Carter al frente, además de por supuesto David Duchovny, Gillian Anderson y varios de los actores y escritores más queridos de la serie original, todos con ganas de volver al ruedo.

La décima temporada televisiva culminó su run de 6 episodios la semana pasada. La misma estuvo estructurada con dos entregas "mitológicas" enmarcando historias unitarias, todas escritas y dirigidas por el mismo autor. El balance fue positivo en cuanto a mediciones de audiencia y descargas online a nivel internacional, aunque el resultado general haya generado críticas divisivas y en algunos casos hasta hostiles. Sin adelantarnos, todo parece indicar que en algún momento tendremos una Temporada 11 o cuando menos una tercera película.

The X-Files: Temporada 10, primera parte

Mientras disfrutaba de este revival en una pantalla digital y más chica que la de mis abuelos, no pude evitar ser transportado, en algunos casos más que en otros, a esos oscuros episodios de mediados de los '90. Como todo en la vida, algunas cosas cambian (para bien o para mal) y otras se mantienen confortablemente iguales. Es por eso que aquí va otro egoísta sueño de juventud hecho realidad gracias a Multiverseros: una innecesaria, subjetiva e incompleta mini-guía de episodios a la usanza de las que aún conservo y consulto con cariño, como humilde tributo a mi drama televisivo favorito.

The X-Files en el nuevo siglo: "Mulder, la internet no es buena para ti"

Además de la citada dinámica Mulder-Scully, gran parte del interés de la serie original residía en la estética casi cinematográfica, la narrativa serializada y la habilidad de Carter y su equipo de retratar el clima político e ideológico de la época. "Quiero creer", "no confíes en nadie", "lucha contra el futuro" y "resiste o sométete" fueron algunos de los leit motivs y muletillas que acumuló la serie en su momento. Varios de ellos aún están inquietantemente vigentes.

Para esta continuación, algunas cosas se mantuvieron (acertadamente) como la presentación, la estructura de los episodios y la temporada y por supuesto los cold openings, esas enganchadoras y efectivas secuencias iniciales pre-créditos. Por otra parte, también hubo que aggiornarse a tiempos que corren en otros rubros, logrando mayor o menor credibilidad. Es que The X-Files es un mojón cultural tan asociado con su época que es posible que algunas referencias actuales (Google, Obamacare, Edward Snowden, Uber) suenen forzadas o fuera de lugar.

The X-Files: Temporada 10, primera parte

Por otra parte, la calidad en series televisivas ha evolucionado tanto desde que los Expedientes X cumpliera su ciclo (muchas veces los responsables son los mismos que hicieron sus primeras armas en el writer's room de Carter) que limitarse a hacer lo mismo puede dejar gusto a poco tanto a neófitos acostumbrados a series contemporáneas como a fans más críticos. Y aquí entra en juego uno de los factores más decisivos en el disfrute de la serie. ¿Es la décima temporada un simple ejercicio en nostalgia noventera o debe ser juzgada con parámetros más modernos?

Mientras me tomaba mi tiempo para digerir todo lo visto y leído para preparar esta nota, no hubo forma de eludir el alud de opiniones de los fans online. Si bien no me sorprendió constatar que este revival fue un éxito de audiencia, sí me llamó la atención algunas críticas despiadadas, en particular a los episodios escritos y dirigidos por Chris Carter. Quiérase o no, el californiano es el padre de la criatura y el consenso negativo me hizo acordar a todo el vitriol que se le arroja a menudo a George Lucas, como un creador sin tacto que debería ceder las riendas a otros y no escribir ni un capítulo más (o al menos dejar que su socio Frank Spotnitz le dé más coherencia).

The X-Files: Temporada 10, primera parte

Comprendo que The X-Files tenga seguidores tan feroces como los de Star Wars, por lo que nunca habrá forma de complacer a todos los que prefieran una mitología mejor explicada en vez de más casos unitarios, la incorporación de sangre nueva ante el regreso de los más veteranos, cuáles personajes deberían volver y en qué forma, etcétera. La semana pasada, todos parecían tener "la cura" para arreglar The X-Files.

Volviendo a Carter, es casi unánime que su punto fuerte como escritor resida en cranear conspiraciones masivas y esos monólogos grandilocuentes que justifican teorías descabelladas. Si uno se fija en los créditos de la serie, los episodios mitológicos son de casi siempre de su autoría (en colaboración o en solitario), aunque igual es capaz de darnos unitarios clásicos y con bastante sentido del humor como The Post-Modern Prometheus, How the Ghosts Stole Christmas o Triangle.

También es un tipo con buen olfato para reclutar escritores con futuro de showrunners. Entre los que volvieron a las andadas se encuentra la dupla integrada por Glen Morgan y James Wong además del enorme Darin Morgan, quien con su único episodio justificó y elevó el retorno de la serie. Durante y después de su paso por The X-Files, Morgan y Wong crearon y supervisaron varias series de ciencia ficción, además de películas de terror incluyendo la saga Final Destination. El "otro" Morgan, en cambio, ha mantenido un perfil bajo y es un autor menos prolífico, aunque supo dejar su huella por esta serie y su compañera espiritual Millennium.

The X-Files: Temporada 10, primera parte

Por supuesto que se extraña gente del calibre de Frank Spotnitz (ahora ocupado con la recomendable The Man in the High Castle), John Shiban (Supernatural), Howard Gordon (24, Homeland, Buffy) y el celebérrimo Vince Gilligan (Breaking Bad). Quizás el egresado más exitoso de todos (lo que es mucho decir), Gilligan siempre consideró The X-Files como su "segundo trabajo favorito", donde aprendió todo lo relacionado con una serie de televisión. Por si fuera poco, descubrió a Bryan Cranston y Aaron Paul escribiendo durante la sexta y la novena temporada. Lamentablemente Gilligan no pudo aceptar debido a su conflicto con Better Call Saul, pero si los astros se alinean, con suerte lo tendremos para la próxima tanda de episodios. A modo de homenaje (o tirón de orejas) el adolescente telépata del episodio de James Wong fue bautizado Kyle Gilligan.

En líneas generales, la temporada 10 cumplió mayoritariamente con lo prometido. Puede que la forma en que consumimos televisión hoy en día (narrativas más agiles y densas, el "modelo Netflix", temporadas cortas) influya en el disfrute de la serie. Pasar de veintipico de episodios, donde la mitología tenía tiempo de "respirar" y el ritmo era menos frenético, a tan solo seis capítulos puede que juegue en contra. El arco de la "amenaza mayor" de esta mini-temporada puede sentirse un poco apresurado y por supuesto que quedan varias cosas sin explicar (o esto no se llamaría The X-Files). Pero, como se dijo en este portal hace unos meses ante la nueva entrega de la Saga Madre galáctica, "lo importante es relajarse y gozar".

T.10, Ep. 1. My Struggle I (escrito y dirigido por Chris Carter)

Han pasado 14 años desde que los Expedientes Secretos X fueron cerrados y nuestra pareja favorita se encuentra separada. Scully se desempeña como doctora en un hospital en Washington mientras que Mulder sigue llevando una vida de aislamiento en la misma cabaña que compartieron en I Want to Believe. Un barbudo Director Skinner (el del F.B.I., no el de la Primaria de Springfield) reúne a los investigadores con Tad O'Malley, un sensacionalista pseudo-periodista de esos que instigan el pánico y la paranoia por Fox News. O'Malley, encarnado por Joel McHale, otrora figura central de The Soup (Q.E.P.D.) y Community (ídem) tiene pruebas de que el gobierno ha estado ocultando una conspiración mundial con consecuencias apocalípticas durante décadas. También se quiere matracar a la Scully. El terceto se pondrá en contacto con una antigua víctima de abducción extraterrestre (teléfono, Dana) y se acercará una vez más a la verdad, solo para quedarse cortos a último momento. Mientras tanto, un antiguo conocido está moviendo los hilos de algo bastante groso...

The X-Files: Temporada 10, primera parte

The X-Files: Temporada 10, primera parte

Resetear una serie de cabecera para muchos y poco conocida para otros no es tarea fácil. Carter sabiamente abre la mini-temporada con un efectivo info-dump a modo de monólogo que resume coherentemente la relación y las muchas peripecias de Mulder y Scully a lo largo de una década; cosa de poner al dia a los neófitos, a los que abandonaron la serie en las últimas temporadas durante el exilio de Duchovny y los que no llegaron a bingear todos los capítulos y las películas por Netflix antes del estreno.

Es cierto que este primer episodio peque de forzar demasiada exposición para poner en marcha el arco mitológico a concluir (¿concluir?) en el finale (¡¿finale?!). Aún así Carter se las ingenia para mostrarnos buenos momentos entre Mulder y Scully (¡la magia sigue intacta!) y aludir a su propia abducción y conflictos personales. Entre los puntos altos tenemos un cuidado y espectacular flashback de una operación militar de mitad de siglo siguiendo un aterrizaje alienígena forzoso y una demostración de tecnología extraterrestre confiscada por el gobierno.

The X-Files: Temporada 10, primera parte

The X-Files: Temporada 10, primera parte

Considerando todo lo que hay que cubrir y salvando algún momento medio tosco, el episodio cumple y deja con ganas de más. No es casualidad que haya tenido una ovación de pie cuando se exhibió en Cannes y la New York Comic Con en octubre pasado.

Ah, y por lo visto Mulder tampoco le cae bien a Dourado.

T.10, Ep. 2. Founder's Mutation (escrito y dirigido por James Wong)

Ya con las piezas en su sitio y los Archivos reabiertos, el segundo episodio fluye de otra manera. Los diálogos entre Mulder y Scully (más juguetones y autoconscientes) confirman por qué la suya sigue siendo una de las relaciones más queridas y extrañadas por el fandom televisivo. Es un buen contraste para el caso de la semana, que investiga una serie de grotescos experimentos genéticos encubiertos, con implicaciones del ADN alienígena aludido en My Struggle I.

The X-Files: Temporada 10, primera parte

La parte más personal de la trama tiene que ver con los sentimientos de culpa de Scully al haber entregado en adopción a su hijo William por razones de fuerza mayor (parte importante de la mitología de la novena temporada). El temor de Mulder viene por otro lado: que la historia de su desaparecida hermana Samantha se repita con Fox Jr.. Varios se han quejado del poco gancho emocional que tiene el hijo de Scully, sobre todo porque no se le ha visto en pantalla desde que era bebé. Como se verá en My Struggle II, todo parece indicar que sería la clave para salvar a la humanidad. Casi nada, el nene.

The X-Files: Temporada 10, primera parte

Founder's Mutation es un episodio más típico y convincente que el del comienzo de temporada, quizás por ser autocontenido. Si hay algo que The X-Files perfeccionó a lo largo de su run original, es el de la shockeante escena pre-créditos que te deja con la boca abierta cuando empieza el tema musical de Mark Snow y te obliga a terminar el episodio. Teniendo en cuenta el pedigree terrorífico de Morgan (American Horror Story), este capítulo, cuando nos muestra la manita del bebé y esa galería de niños deformes, no es la excepción.

The X-Files: Temporada 10, primera parte

Otra de las constantes de las primeras temporadas filmadas en Vancouver era la de contar con actores de reparto recurrentes en varias producciones filmadas en el norte, muchos de ellos en papeles diferentes a lo largo de una misma serie. Pica Kacey Rohl Abigail Hobbs!) sufriendo otro destino sangriento como nos tenía acostumbrados en Hannibal. Pobre jovencita, no sobrevive una…

The X-Files: Temporada 10, primera parte

Por acá la vamos dejando hoy. Todavía falta lo mejor...

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3