Home Cine/TV Truth (Conspiración y Poder)

Truth (Conspiración y Poder)

Por el Cine/TV

Truth (Conspiración y Poder)Cuando todavía permanece fresco en nuestras retinas el Óscar a Mejor Película ganado por "Spotlight", llega una nueva historia sobre periodismo y periodistas, que sufren en comparación, tanto por lo que cuenta como por la forma en que es contado.

Truth (Conspiración y Poder)

En Truth (traducido por un mapache que se cayó de la cunita de bebé como Conspiración y Poder) cuenta la historia de un grupo de periodistas del programa televisivo 60 Minutes que investigó los supuestos chanchullos de juventud del presidente George W. Bush para zafar de la Guerra de Vietnam (primero) y de las responsabilidades que asumió al haber zafado (después).

Cate Blanchett es Mary Mapes, la productora de este programa periodístico que vendría a ser como los de acá, si hicieran mejor periodismo y si dejaran un poco el entretenimiento de lado. Ni siquiera con esta conducta uno está ajeno a los errores, como descubrirá Mary a lo largo del filme.

El primer acto de esta historia consiste en el equipo de trabajo del programa topándose con una historia jugosa. Que no va a desestabilizar las instituciones democráticas; apenas denunciar que, como todo el mundo sospecha, el simio que los gobierna nunca fue un gran amante del trabajo y el esfuerzo.

Truth (Conspiración y Poder)

Desde el comienzo debemos hacer el esfuerzo como espectadores y darle más relevancia a la investigación que la realmente podría tener. Para ello estaremos ayudados por la edición, la banda de sonido y las actuaciones, todas diciéndonos en la cara "esto es importante".

En este sentido, lo que en Spotlight sonaba (y fue mencionado en la reseña) a serie de televisión, aquí no cabe ninguna duda de que se trata de una película. Los personajes están en primer plano y sus acciones vienen a continuación. Si hasta nos mostrarán un montaje en donde presentan al equipo de periodistas como si se tratara de la nueva alineación de The Expendables.

Truth (Conspiración y Poder)

El director James Vanderbilt está más interesado en la vida familiar de la señora Mapes y sus reacciones a lo que va ocurriendo, que al proceso de obtención de información y chequeo de fuentes que lleva hasta la salida al aire del segmento sobre el primer mandatario holgazán.

¿Cuál es el problema? Que el guion de Vanderbilt no nos da muchas herramientas para que "hinchemos" por ellos, ni siquiera cuando las papas queman y la opinión pública comienza a desmenuzar lo que 60 Minutes sacó al aire. Por más que nos recuerden el pasado de abusos de Mary, si todos los elementos de la historia nos indican que ella y sus colegas se apuraron en la investigación y aceptaron documentos que no estaban férreamente chequeados... vamos, Mary, que con un gran poder viene una gran responsabilidad. Y vos acabás de acusar al presidente de Estados Unidos en medio de la campaña por la reelección.

La "conspiración" que el mapache afectadito puso en el título traducido no aparece por ninguna parte. La principal presión para la cadena CBS viene de parte de la competencia y la necesidad de cubrirse el trasero para no quedar manchados para siempre. Ningún discurso de Robert Redford va a solucionar eso.

Truth (Conspiración y Poder)

Redford, ya que apareció en la conversación, es lo mejor de toda la película. Blanchett parece estar en busca de otra actuación sufrida para ganar nominaciones, mientras que el curtido actor está medidísimo en su papel de Dan Rather, el eterno conductor del noticiero cuya reputación queda en juego sobre el final de su carrera. No dudo que para los estadounidenses representará a una figura muy querida de la televisión, y Roberto logra que incluso nosotros sudacas entendamos por qué lo era.

Del otro lado estarán los "villanos", malvados directores de noticieros o integrantes de comités de disciplina, que tendrán intereses económicos (no nos vamos a desayunar ahora de que lo que importa es el dinero) pero que en definitiva buscan la verdad, quizás con más dedicación y minuciosidad que Mapes y su equipo, que incluyen al hippie, al militar retirado y a la muchacha que solamente está para hacer preguntas útiles a la trama.

Después de tantos golpes, habrá un momento para que la protagonista se luzca y tenga su discurso de desquite, que no alcanzará para redimirla. Y será más importante descubrir lo que significa la sigla que los "buenos" utilizan sin parar, que cualquier intento de autocrítica, tanto dentro como fuera de la película.

Dicho esto, en Uruguay la señora Mapes le podría dar clases a unos cuantos.

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3