Home Cine/TV Ugly Americans - Feos, Sucios y ¿Malos?

Ugly Americans - Feos, Sucios y ¿Malos?

Por el Cine/TV

Ugly Americans - Feos, Sucios y ¿Malos?En una Nueva York un poco distinta a la real, a la vuelta de la esquina nos podemos encontrar con zombies, vampiros y todo tipo de monstruos salidos de una película clase Z. Seguí leyendo y enterate de qué va la última producción animada de Comedy Central.

Ugly Americans es el último de los lanzamientos en materia de series animadas del canal de televisión Comedy Central, canal que ya cuenta en su haber con algunas joyitas de la animación más reciente como South Park y Futurama, ésta última en su etapa post-resurrección.

Ugly Americans - Feos, Sucios y ¿Malos?En 1999, Mike Judge (creador de Beavis and Butt-head y director de algunas buenas comedias como ‘Idiocracy’ y ‘Extract’) nos mostraba en ‘Office Space’ cómo el trabajo de oficina, con toda su monotonía y personajes nefastos, podía alterar la mente de cualquier buen cristiano. Ugly Americans, que en más de un momento nos recuerda a esa película de Judge, también gira en torno a una oficina, pero en este caso se trata de una muy particular. El protagonista de la serie, Mark Lilly, es un veinteañero que trabaja como asistente social en la Oficina de Integración Racial de la ciudad de Nueva York. Pero no cualquier Nueva York, sino una en donde los humanos conviven con zombies, demonios y cuanta criatura tu mente enferma pueda imaginar. Cualquier parecido con el Centro de Montevideo un viernes después de la medianoche es pura coincidencia.

Si tomamos en cuenta la premisa en la que se enmarca el show, los antecedentes del propio canal Comedy Central como usina generadora de programas de humor absurdo, y a eso le sumamos el propio nombre de la serie (la expresión “ugly americans” es utilizada por los propios norteamericanos para referirse a aquellos ciudadanos del país del norte que tienen una visión etnocéntrica y sesgada del mundo... en otras palabras, que no pueden mirar más allá de su propio ombligo), no sería descabellado el imaginar un programa alineado detrás de sus primos animados de South Park, en lo que respecta al darle duro y parejo a la sociedad norteamericana.

Sin embargo, ese no parece ser el objetivo principal de Ugly Americans. Si bien no falta la crítica social, Ugly Americans es un programa al que le interesa más el generar situaciones incómodas o absurdas, aunque éstas no siempre son ejecutadas de la mejor manera. Y en ese sentido, por momentos esto le juega en contra, ya que uno siente que no está viendo una historia sino un compilado de gags, a veces muy ocurrentes, otras no tanto. Algo así como el síndrome Family Guy.

Ugly Americans - Feos, Sucios y ¿Malos?El fuerte de la serie reside en la galería de personajes secundarios. Así es que aparece Randall Skeffington, el compañero de apartamento de Mark, quien se convirtió en zombie para conquistar a una mujer que tenía un obsesión con los mismos. El único problema es que nunca pudo prever que de un día para el otro ella iba a preferir a los brujos. Y como todos sabemos, la transformación del zombie es un camino sin retorno. También está por ahí la novia (o algo muy parecido) de Mark, Callie Maggotbone, una demonio esquizofrénica y ciclotímica, hija de una humana que fue drogada y obligada a ser embarazada por el Diablo. Como toda serie de oficina, no puede faltar el jefe diabólico, y en el caso de Ugly Americans, eso es literal. Twayne Boneraper es el demonio que dirige de manera despótica la Oficina de Integración, y lo hace con el propósito de concretar un plan diabólico superior aún no revelado. En el mientras tanto, se entretiene haciéndote la vida imposible.

En lo que respecta a lo visual, si bien los colores planos hacen que a simple vista parezca una animación bastante austera, los detalles están bien cuidados. Si sirve la comparación, Ugly Americans luce como si fuese el producto de algún delirio dibujado por Dash Shaw pero con mucho menos ácido.

En Ugly Americans, las referencias a la cultura popular norteamericana están a la orden del día. Justamente, uno de los puntos altos de la primera temporada es el capítulo homenaje a Los Soprano, con parodia del final incluida. También aparecen por ahí Stephen Hawking, Criss Angel y los protagonistas de Twilight, entre otras tantas celebridades que con su presencia se encargan de borrar la línea imaginaria que divide a los humanos del resto de las criaturas.

Actualmente, la serie cuenta con 14 episodios emitidos y ya Comedy Central anunció que tendremos al menos 14 más para este año. Seguramente dentro de una década nos hayamos olvidado de la existencia de Ugly Americans. Sin embargo, por ahora la tenemos ahí para recordarnos que esa Nueva York alternativa en realidad no es tan distinta del mundo real y que los freaks desde siempre han vivido entre nosotros.

Ugly Americans - Feos, Sucios y ¿Malos?

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3