Home Cine/TV Las 9 de los Oscar 2014

Las 9 de los Oscar 2014

Por el Cine/TV

Las 9 de los Oscar 2014Estamos a horas de una nueva entrega de los premios Oscar. Ceremonia que se realiza todos los años simplemente como excusa para que en Multiverseros podamos implementar nuestra hermosa penca. A modo de alfombra roja, te traemos algunos comentarios de cada una de las nominadas a mejor película.

Las 9 de los Oscar 2014Desde el año 2009, la Academia de Hollywood decidió duplicar el número de nominadas a mejor película, y así es que se pasó de las 4 o 5 de siempre, a las 9 o 10 de los últimos tiempos. Por ese motivo, ponerse a tiro y llegar con todas las películas vistas a la ceremonia se convirtió en una tarea doblemente complicada.

En Multiverseros nos encantan las tareas complicadas, y es por eso que decidimos ver las 9 películas candidatas. Un duro golpe para nuestros bolsillos, que trajo como consecuencia que durante los próximos meses tengamos que comer arroz con queso todos los días (aceite ya sería un lujo imposible).

A continuación, un repaso por cada una de las nominadas. Y ya saben: manden fideos.


Philomena (Stephen Frears)

Si alguien me pregunta de qué trata Philomena, le diría que es una película en la que se muestran los efectos secundarios de algo tan antinatural como el voto de castidad, y la manera en que el mismo puede atrofiar la mente de las personas (en este caso, unas monjas de un convento irlandés), al punto de llevarlas a cometer actos totalmente despreciables. Lease por "acto despreciable", despojar a madres adolescentes de sus hijos para venderlos al mejor postor.

Philomena es una vieja simpática y de estrictos valores católicos (interpretada por una enorme Judi Dench), que fue víctima de ese arrebato, y que pasó toda su vida buscando a su hijo. Ahora, con la ayuda de un periodista interpretado por Steve Coogan.

La de las monjas no es la única mente atrofiada que aborda el director Stephen Frears (Stephen, gracias por Alta Fidelidad), quien aprovecha para hacer un comentario acerca de las atrocidades que cometió la administración Reagan (uno de los atrofiados máximos) en materia de salud. Particularmente, el retiro del apoyo económico a los estudios para combatir el SIDA. Porque claro, los maricas merecían morir.

Debo reconocer que, para alguien como uno al que la térmica le salta fácilmente, la ausencia de odio (o al menos la falta de odio manifiesto) de Philomena hacia sus victimarios es un poco exasperante (a mi colega multiversero Nick le pasó lo mismo), aunque cabe entender que esa actitud quizás haya sido la que le permitió no colapsar y seguir adelante con su lucha. Al terminar la película, nuestras respectivas damas multiverseras se retiraron con los ojos empañados (en una clara señal de que tienen corazón). Con Nick, nos quedamos con las ganas de que Terminator haga su aparición y arrase con el convento de las monjas soretas.

Las 9 de los Oscar 2014

Nebraska (Alexander Payne)

"Persona que, por su humor tétrico, manifiesta aversión al trato humano", dicen los viejos chotos de la RAE en su definición de "misántropo". Bueno, algo de eso hay en todas las películas de Alexander Payne. Y por eso mismo, dependiendo de cómo me levante, a veces Payne y su cine me caen bien, y otras no tanto.

Estados de humor al margen, Nebraska es la vuelta de Payne a su mejor forma (la de Election y Entre Copas), luego de ese bodrio con Clooney que fue The DescendantZZZzzzZZzzzz.

Bruce Dern (tip para la penca: su actuación es notable pero va a perder con Matthew McConaughey) interpreta a un veterano borracho y senil obsesionado con viajar a Nebraska para buscar un premio de 1 millón de dólares, que por supuesto no existe. Luego de varios intentos infructuosos para disuadirlo, su hijo (el ex Saturday Night Live, Will Forte) decide acompañarlo, más que nada como una oportunidad para pasar el tiempo con él en su ciudad natal.

A partir de ahí, Nebraska se convierte casi-casi en una road movie (como la mayoría de las películas de Payne), pintada en blanco y negro, lo que ayuda a provocar esa sensación melancólica que está presente durante toda la película.

El reencuentro de Dern con sus hermanos y sobrinos genera algunas situaciones de humor muy incómodo y efectivo, aunque a veces queda la impresión de que Payne trata con demasiado desprecio a sus personajes, fundamentalmente por el tipo de caracterización muy estereotipada de aquellos que viven en esa zona de los Estados Unidos.

Así y todo, Nebraska es una linda película, que si te agarra mal parado te puede dar un par de golpes duros. A mí me agarró bastante entero, aunque de todas maneras, y más que nada sobre el final, me llevé un par de sopapos.

Las 9 de los Oscar 2014

Her (Spike Jonze)

Ni bien terminó la película, Hijo de Chuck Norris me dijo muy suelto de cuerpo "Spike Jonze está despegado". Yo no sé con qué confianza este muchacho se atreve a zamparme en la cara semejante afirmación, sin antes preguntarme qué me había parecido. Pero sí, Jonze la tiene atada (las comparaciones futboleras me sientan mejor). Her se podría incluir en ese grupo de películas que hablan sobre la soledad y la tristeza de cierta clase media/alta instruida, que sufre mirando a través de los amplios ventanales de su cuarto ubicado en el piso 750 de un edificio céntrico, mientras de fondo suena la música de una banda indie legitimada por la gente que vive en el piso 750 de un edificio céntrico.

Sofía Coppola construyó su carrera en gran parte de esa manera, y por supuesto que le agradecemos Perdidos en Tokio (claro que sí) pero ya sería hora que alguien le avise que está para el partido homenaje. Una lástima que ahora se dedique a hacer cine Instagram, y si no me creen, miren su última película, The Bling Ring.

Ustedes me dirán: "¿no era que Jonze la tenía atada?, lo estás matando". Nada más alejado de mí. Her es una gran película, en la que Jonze logra contar una historia de una manera contundente, y que va mucho más allá de la mera sofisticación de sus imágenes. En gran parte todo eso se debe a la presencia de Joaquin Phoenix quien, cuando logré sacarme de la cabeza a Leonard de The Big Bang Theory, está muy bien en lo suyo.

Otro aspecto para destacar: ni bien se terminó de filmar la película, la voz del sistema operativo que interactúa con Phoenix pertenecía a Samantha Morton. Sin embargo, a Jonze no le terminaba de cerrar, y decidió grabar todo de nuevo, ahora con Scarlett Johansson. Lo banco a morir, eso es meterle garra.

Las 9 de los Oscar 2014

Gravity (Alfonso Cuarón)

En pleno furor de Avatar (la de James Cameron, no confundir con la atrocidad de Shyamalan), el comediante gringo Kevin Nealon dijo "Miré Avatar en mi iPod. No entiendo por qué andan diciendo que es la gran cosa". Y en cierta forma, algo de eso pasa con Gravity. Acá mismo podría tirar la máxima "si no viste Gravity en el cine, no viste Gravity". Y de hecho, la voy a tirar: "si no viste Gravity en el cine, no viste Gravity". Viste algo parecido, que tiene los mismos actores, la misma trama, la misma duración, pero que no es exactamente Gravity.

Mención especial para este muchacho Cuarón: dirigió la mejor Harry Potter, metió un peliculón como Children of Men, y ahora se despachó con una película que muestra el espacio como pocas veces se vio en el cine, y que te deja arañando la butaca. Y todo eso a pesar de Sandra Bullock y George Clooney. Es como si el tipo hubiese dicho: "¿sabés qué? me tengo tanta fe con esta película que le voy a meter a Bullock y Clooney, nomás para pizarrear un poco".

Como dice un gran amigo: "el día que México esté por desaparecer, que alguien tire una cuerda y salve al Chavo y a Cuarón".

Las 9 de los Oscar 2014

Captain Phillips (Paul Greengrass)

Basada en hechos reales, Tom Hanks es el capitán de un barco mercante que debe atravesar las aguas del Cuerno de África, famosas por los ataques de los piratas somalíes, una suerte de ninjas de los mares que se mueven en grupitos de 4 o 5 y que con una lanchita, dos metralletas, y la destreza física del Hombre Araña, te toman un barco gigante lleno de marineros rústicos que lo único con lo que cuentan para defenderse es la dudosa fiereza de un chorro de agua a presión.

Al director Paul Greengrass, responsable de un par de entregas de la saga de Bourne, le van bien las películas con secuestros (anteriormente dirigió United 93, quizás la mejor película sobre los sucesos del atentado a las Torres Gemelas) y acá lo confirma.

Como de costumbre, Tom Hanks está impecable en lo suyo, aunque el mayor destaque va para Barkhad Abdi (desde ahora, el Chris Rock somalí) que interpreta al líder de los secuestradores, en lo que es el primer papel de su carrera. Dato anecdótico: Abdi tiene una linda historia de vida; de chico llegó con su familia a los Estados Unidos escapando de la guerra civil en Somalía. Actualmente se encontraba trabajando como chofer, y a pesar de no tener ninguna experiencia como actor (ni intenciones de serlo) las vueltas de la vida lo llevaron a participar de la película. Como dice su personaje en un diálogo con Hanks, "Only in America".

Quizás, lo único que se le puede achacar a la película es la decepcionante banda de sonido de Hans Zimmer. "Decepcionante" no por mala, sino porque en todo momento recuerda al Batman de Nolan, creando la falsa ilusión de que en cualquier momento el encapotado aparece en escena para salvar la petisa.

Las 9 de los Oscar 2014

American Hustle (David O. Russell)

American Hustle es una de esas películas que se vio beneficiada con el incremento de cupos, ya que su presencia entre las nominadas solo se justifica ante la posibilidad de una categoría con 9 candidatos.

Esto no significa que no tenga sus méritos, y el principal seguramente sea brindarnos un par de horas entretenidas, que entretienen aún más cuando su director, David O. Russell, tiene claro su Norte. La película funciona bien en sus pasajes de comedia, pero cuando O. Russell se quiere hacer el Scorsese, da la sensación de que se le rompió la brújula.

Un comentario generalizado sobre la película (y no por eso carente de razón) es que las actuaciones están muy por encima de la historia. Algo así como si trajesen a Messi, Ronaldo y Suárez para jugar en El Tanque peleando un cupo para entrar a la Sudamericana. Christian Bale y su parruqueta se merecen un premio para ellos dos solitos.

Más allá de aciertos y errores, dos palabras justifican la existencia de American Hustle: ¡Amy Adams!

Las 9 de los Oscar 2014

The Wolf of Wall Street (Martin Scorsese)

La última de Scorsese tiene un gran problema. Mejor dicho, un gravísimo problema: es demasiado corta. Y eso no hace más que demostrarnos que Scorsese es un mal tipo. No podés hacer una película tan genial y que dure solamente tres horas. En mi barrio eso se llama "mala leche".

Los números alrededor de El Lobo son alarmantes. Según las estadísticas, la película provocó que la tasa de suicidios entre los cineastas jóvenes se haya disparado un 150%. Pobre muchachada, tampoco los vamos a condenar, es entendible la humillación que deben haber sentido al ver que un vejete que ya pasó la barrera de los 70 se despachó con una película como ésta, que es puro vértigo, y que seguramente nunca podrán igualar. Si fuese uno de ellos, yo también me pegaría un tiro, o en su defecto, pondría un quiosco.

Parece mentira, pero todavía se escucha gente que sigue evitando las películas con DiCaprio. A esa gente habría que avisarle que ya no estamos en 1997, y que en los últimos 15 años el señor Leonardo se ha convertido en, quizás, el mejor actor de su generación. En el Lobo, la dinámica con Jonah Hill es maravillosa, y la frutilla de la torta la pone Matthew McConaughey, con una aparición soberbia de 5 minutos.

Maravillosa, soberbia, ruidosa y paranoica, todo eso es la última película de Scorsese. La Academia demoró 40 años en darle el Oscar a mejor director, por lo que, y acá va otro tip para la penca, no le pongas tu voto. Es que al igual que las monjas de Philomena, los de la Academia son flor de soretes.

Las 9 de los Oscar 2014

Dallas Buyers Club (Jean-Marc Vallée)

Había una vez un actor que se llamaba Matthew McConaughey, que se dedicaba a engrosar su billetera participando en algunas de las películas más horribles que puedas imaginar. De cabellera rubia, físico trabajado y una sonrisita de langa esculpida en su rostro, McConaughey era el candidato perfecto para que le den con un palo por la cabeza en un capítulo de Family Guy. Uno de esos tipos que lograban que, cuando uno miraba la cartelera de cine todos los viernes, dijese: "guarda con esta película que está Matthew McConaughey".

Sin embargo, un día, Matthew McConaughey dijo "me voy a convertir en el mejor actor del universo". Su mujer e hijos, que tampoco lo tomaban muy en serio, le dijeron "papá, largá la cama solar, te dijimos que hace mal, mirá lo que le hizo a Julio Ríos". ¿Y qué hizo Matthew McConaughey? fue y se convirtió en el mejor actor del universo.

En Dallas Buyers Club, interpreta a Ron Woodroof, un enfermo de SIDA en la década de los 80 que decidió emprender una cruzada en contra de la FDA (Food and Drug Administration) y las farmaceuticas que, con la complicidad de los hospitales, tomaban a estos pacientes terminales como verdaderas ratas de laboratorio y les suministraban las drogas en cantidades equivocadas y dañinas, mientras los precios de sus acciones se disparaban a las nubes.

A diferencia de Filadelfia (quizás la primera película que viene a la mente cuando se tratan estos temas), el personaje de McConaughey (que bajó como 350 kilos para ponerse en papel) es la otra cara de la moneda de aquel de Tom Hanks. Woodroof es un white trash homofóbico y drogón, que decide comenzar a contrabandear desde México una serie de drogas que verdaderamente ayudan a los enfermos de SIDA.

Basada en hechos reales, el director Jean-Marc Vallée logra un muy buen balance entre ambas patas de la película: cuenta una historia bien humana y con una fuerte crítica hacia la industria de la salud, sin caer en innecesarios golpes bajos (Filadelfia los tenía), ni tampoco en una cosa totalmente gélida y sin alma, como si fuese una película de Soderbergh.

En estos últimos doce meses, con su actuación en Dallas Buyers Club, la serie de HBO True Detective, y su bolo en El Lobo de Wall Street, hay que decirlo: Matthew, nos tapaste la boca a todos. Tomate una que nosotros pagamos la vuelta.

Las 9 de los Oscar 2014

12 Years a Slave (Steve McQueen)

Con 12 Años de Esclavitud, da la impresión que el director inglés Steve McQueen pensó: "ta, ya hice las películas para que la gilada empiece a hablar de mí (Hunger y Shame), ahora voy a hacer una película 'importante', para que me tomen como un director de verdad".

¿Qué es lo que hace entonces? toma una temática sensible hasta hoy para el pueblo gringo, y se manda una película que tiene pinta de haber sido hecha en base al librito "Los 10 pasos para que tu película sea nominada al Oscar".

De hecho, uno ya se imagina ese momento de la ceremonia en que alguno de los responsables de la película sube a buscar su estatuilla, y se despacha con un discurso para la tribuna, vacío de contenido, mientras piensa a qué actriz se va a encarar en la fiesta post ceremonia.

Básicamente por eso es que no ví 12 Años de Esclavitud. Pero ojo, la voté en la Penca, soy gil pero no mastico vidrio.

Las 9 de los Oscar 2014

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3