Home Cine/TV Unbreakable Kimmy Schmidt, temporada 2

Unbreakable Kimmy Schmidt, temporada 2

Por el Cine/TV

Unbreakable Kimmy Schmidt, temporada 2Después de una primera temporada con momentos altísimos de humor, volvió la chica topo junto a sus extravagantes amigos, en una tanda de episodios que pasó demasiado tiempo buscando la medida justa del absurdo y que encontró el éxito al alcanzar la madurez.

Unbreakable Kimmy Schmidt, temporada 2

El año pasado Netflix estrenó una comedia producida por Tina Fey y rechazada por las cadenas de aire, que contaba la historia de una joven secuestrada durante la adolescencia y obligada a permanecer 15 años en un búnker subterráneo, creyendo que el mundo se había terminado. Sí, dije comedia.

Kimmy (Schmidt) logró sobrevivir al tormento inenarrable gracias a su inocencia y a su temple de acero, que aplicó al salir a la superficie y mudarse a Nueva York, donde conoció al gay-ísimo Titus Andromedon, a la loca de Lillian y a la esposa trofeo Jacqueline.

Para cuando comienza esta segunda temporada, la Mujer Topo de Indiana ya está establecida en la ciudad y las cosas no la sorprenden como antes. Titus sigue siendo excéntrico pero ya no nos sorprende a nosotros como antes. Lillian es cada vez más border pero le cuesta encontrar un sparring a la altura, mientras que Jacqueline tiene una vida completamente diferente debido a lo ocurrido el año pasado.

Ante esta evidente falta de originalidad, los guionistas parecen apostar al absurdo, algo que ya se vislumbraba en los últimos episodios de la primera temporada, escritos luego del arreglo con Netflix. Y un viraje que, con resultados dispares, sufrieron las segundas temporadas de series como Arrested Development o Community.

Unbreakable Kimmy Schmidt, temporada 2

Así que en los primeros episodios, en los que Kimmy resuelve su extraña relación con Dong (por favor, por favor se los pido, si tienen conocimientos de inglés miren la serie con subtítulos en inglés y no en español, que es como echarse cera hirviendo en los globos oculares), desfilan personajes y situaciones un poco descabellados que no contribuyen al humor. Se extraña la alianza de la protagonista con Titus, mientras que el equipo Andromedon-Kaushtupper hace lo que puede para arrancarnos alguna risa.

Por supuesto que hay momentos muy graciosos, como el regreso de la esposa de Titus o la "enemiga" de Jacqueline a la hora de organizar un acto de beneficencia (quizás el mejor nuevo personaje de esta temporada), pero la trama Dong-céntrica y la lucha de Lillian contra la Gentrificación no llegan a los niveles de antaño.

Todo parecía encaminarse sin mayores riesgos hacia un final de temporada que nos dejara enganchados para la siguiente por la sencilla razón de que hay que amortizar Netflix, hasta que una presencia llegó para cambiarlo todo. La misma que este reseñador había señalado entre lo más flojo de la temporada anterior. La señora Tina Fey.

Su arribo a la serie, con un arco de varios episodios, le dio el empuje necesario para recuperar el ritmo y las risas, en su papel de una terapeuta alcohólica que será lo mejor y lo peor que pueda pasarle a Kimmy en ese momento de su vida.

Unbreakable Kimmy Schmidt, temporada 2

No hay que olvidarse (la pegadiza presentación no nos deja hacerlo) que nuestra pelirroja es una víctima del estrés post traumático, algo que de alguna manera se vislumbraba en sus reacciones violentas o sus ataques de eructos. Los guionistas decidieron hincarle el diente a este asunto y darle un poco de seriedad, al estilo Schmidt.

UKS no se transforma mágicamente en Bojack Horseman ni tiene intenciones de hacerlo, pero se aleja del facilismo de la "nueva chica en la ciudad" y se concentra en la "chica que debe superar sus problemas para salir adelante". Ayuda mucho que cada escena de Fey incluya varios goles en el ángulo.

Los últimos cinco episodios son para ver en atracón, mucho más que los primeros ocho, y nos devuelven la esperanza de mejorar el nivel promedio para una tercera temporada, que tendrá a nuestros protagonistas en lugares bastante diferentes a los que tenían trece episodios atrás.

Están vivos. Y no es ningún milagro.

Unbreakable Kimmy Schmidt, temporada 2

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3