Home Cine/TV Visita a The Daily Show

Visita a The Daily Show

Por el Cine/TV

Visita a The Daily ShowHay un programa hilarante, que presenta las noticias con humor y tiene un carismático conductor que hace las delicias del gran público. Pero basta de hablar de mí. Durante mi visita a Nueva York tuve la posibilidad de asistir a una grabación del Daily Show y antes de que arrancara ya tenía la sonrisa en el rostro.

Visita a The Daily Show

Visita a The Daily ShowAntes de partir hacia la Convención de Cómics de Nueva York, se nos ocurrió averiguar qué programas de televisión se filmaban en la Gran Manzana. No son muchos, pero por esas casualidades de la vida, ese mismo día estaban ofreciendo entradas del Daily Show para los días en los que estaríamos allí.

Aprovechando esa alineación planetaria, reservamos cuatro entradas (máximo permitido por "grupo") para presenciar la grabación del programa. Claro que la aventura recién comenzaba, ya que la producción suele hacer overbooking (invitar a más gente que la que entra en el estudio, por las dudas) así que ante mi desesperación por cumplir uno de mis sueños, me acompañaron desde temprano a la zona de Hell's Kitchen. Que de "Hell" no le queda nada y de "Kitchen" tiene los centenares de restaurantes con comidas internacionales.

El procedimiento es sencillo: a las dos y media de la tarde empiezan a repartir las entradas, con los primeros 150 (ponele) que estén en la cola. Los otros 50 (los números pueden variar) se quedan en el molde. Así que una hora antes, con más de sesenta personas ya en la cola, nos pusimos a esperar. De los nervios no tenía pulso ni para sacarle fotos al cartel. Otros lo hicieron por mí.

La repartija nos deparó los lugares 67 al 70, por orden de llegada. Con las entradas en la mano, tuvimos un par de horas para pasear por la zona y al regreso ubicarnos en el orden de nuestras invitaciones. Durante la espera, gente de la producción nos explicaba que hay un momento específico para sacar fotos y todas esas cosas. Acá se respetan las reglas: es el estilo Giuliani.

Cuando todos apagaron sus teléfonos y cámaras, nos dijeron que ése era el momento. Nos marearon un poquito.

El estudio del Daily Show tiene similitudes con el de Tevé Ciudad. En ambos se filman programas de televisión y los dos quedan al oeste del Meridiano de Greenwich. Después hay algunas diferencias, como la superpoblación de plasmas (en Uruguay recién están superpoblando los pasillos de los shoppings) o el ambiente festivo.

Un programa de humor funciona mejor si la tribuna está entonada, así que antes de comenzar la filmación nos "enfrentamos" a un par de instancias risueñas. En primer lugar, un pelado se ríe un poco de la gente y pregunta de dónde vinimos (ante mi "Uruguay" dijo "muy bien, drogas"). En nuestro caso agarró de punto a un par de jovenzuelos y a un veterano, y nos pidió que nos riéramos de todo. Que no importaba el programa; tendríamos tiempo de mirarlo en nuestros hogares.

En ese momento entró (y me paro para nombrarlo... aunque sea solamente una expresión, porque estoy escribiendo desde el inodoro y temo hacer un enchastre) el mismísimo Jon Stewart, quien antes de comenzar se somete al público, contestando sus preguntas. En nuestro caso utilizó una de las preguntas al comienzo del programa.

Visita a The Daily Show

A la hora del mismo, poco puedo agregar que no hayan experimentado aquellos que lo vieron unas cuantas veces. Es impecable el mecanismo de relojería a la hora de la filmación, ya que todo se realizó en "falso vivo" y sin segundas tomas. Puntos extra para el timing de los editores de video, que lanzan las imágenes en el momento exacto en el que Stewart termina una frase.

El Daily Show funciona mejor si uno está empapado de actualidad norteamericana, pero tiene humor suficiente como para entretener de manera universal. El programa que presenciamos estuvo centrado en el famoso "shutdown" del Gobierno Federal, incluyendo un hilarante informe que trazaba un paralelismo entre la postura de los Republicanos y una toma de rehenes.

Tuvimos muchísima suerte a la hora de la entrevista, ya que estuvo presente Malala Yousafzai, una jovencita pakistaní que estuvo en la mira de los talibanes por manifestarse en contra del cierre de las escuelas en su tierra natal. En los pocos minutos de la entrevista (más el segmento que se graba en exclusiva para la web) no volaba una mosca en el estudio y el conductor quedó visiblemente movilizado por la entereza de la muchacha de 16 años que tuvo enfrente.

Cuando terminó la grabación, despejaron el estudio con agilidad, nos devolvieron las mochilas y volvimos a la Gran Manzana. En el caso de quien escribe, con uno de esos deseos cumplidos que nunca había sabido que estaban ahí hasta que se transformaron en una posibilidad.

Visita a The Daily Show
Algunas capturas del episodio en cuestión:
Visita a The Daily Show
Visita a The Daily Show
Visita a The Daily Show
Visita a The Daily Show
Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3