Home Cine/TV Wonder Woman (Mujer Maravilla)

Wonder Woman (Mujer Maravilla)

Por el Cine/TV

Wonder Woman (Mujer Maravilla)Toda la complejidad de la princesa Diana logra plasmarse en la gran pantalla gracias a la actuación de Gal Gadot, en una historia que combina un personaje de DC que (por fin) disfruta de lo que hace, con los momentos más oscuros de su universo cinematográfico. Y el resultado es muy satisfactorio.

Wonder Woman (Mujer Maravilla)

Numerosas películas de superhéroes han fallado. Algunas no lograron conectar con la crítica especializada (las del Universo Cinematográfico de DC en particular) y otras fracasaron en la taquilla. La inmensa mayoría de los protagonistas de esas películas eran hombres, sin embargo a nadie se le ocurriría decir que el público no está preparado para esta clase de historias.

Wonder Woman llegó a las salas de cine con una pesadísima carga, porque los periodistas se preguntaban de antemano si una película protagonizada por una superheroína (¡y dirigida por una mujer!) no sería demasiado para la audiencia de 2017. Y alcanzaría con una falla para que la teoría quedara demostrada por completo.

Patty Jenkins, cuya única película había sido Monster en 2003, no solamente debía luchar contra estos factores, sino con la dificultad de adaptar a la integrante más compleja de la Trinidad de DC Comics, en su primer papel protagónico sin contar la película animada de 2009. Diana, princesa de Temiscira, es una guerrera amazona creada en el lejano 1941 por el peculiar William Moulton Marston, que era enviada al mundo de los mortales para buscar la paz, armada de un lazo de la verdad y (en ocasiones) un avión invisible.

Bastante más complejo que poner a Batman en un callejón a golpear criminales, ¿no es cierto?

Wonder Woman (Mujer Maravilla)

Había esperanzas, más allá de las que compartía Jenkins en cada entrevista previa al estreno. La aparición de la Mujer Maravilla fue, quizás, el único punto que logró consenso en la conversadísima y quintapatísima Batman v Superman. Los pocos minutos de Gal Gadot conquistaron a críticos y al público como no lo logró el resto de la cinta. Ni la Harley Quinn de Suicide Squad, que para muchos fue el punto alto, o el menos bajo.

Por supuesto que la audiencia comenzó a tranquilizarse desde antes de que se estrenara. No es justo decir que vivimos la "dictadura del tomatómetro" solamente cuando utiliza sus poderes para destruir a una película. La mayoría absoluta de los periodistas consideró que es "de buena para arriba", lo que le dio ese porcentaje alto de aprobación que ya no dicta nuestra ida al cine, sino nuestra consideración ante lo que vamos a ver.

Después de tantas veces del lado minoritario de las consideraciones, fui al cine con los reparos de siempre, aunque (es justo decirlo) sabiendo que la historia se centraba en personajes que tienen una cercanía afectiva tal, que logran involucrarme en lo que estoy viendo de forma más sencilla que aquellos que nunca pasaron por mis manos en una historieta.

Wonder Woman (Mujer Maravilla)

Todo comenzó de la mejor manera, con una isla de las amazonas cuyo diseño de producción me gustó bastante más, por ejemplo, que el Asgard de Thor (película que de todos modos me gustó mucho). Los primeros minutos, tan ajenos a nuestro mundo como el Kriptón de Man of Steel, nos mostraron ese lugar imposible, gobernado por mujeres y con una mitología griega "zipeada" para que fuera útil a la trama.

Connie Nielsen (la reina Hipólita) y Robin Wright (su hermana Antíope) se disputan la enseñanza de Diana, única niña de toda la isla, creada a partir de barro y con un destino que tarde o temprano la alcanzará, mal que le pese a su señora madre.

Sin perder mucho tiempo, el guion de Allan Heinberg introduce al personaje secundario más importante en los 75 años de historia de Wonder Woman, que aun así es conocido por pocos: Steve Trevor, el piloto que se estrella en Temiscira y ocasiona el viaje de Diana hacia nuestras tierras.

Si los orígenes de Batman y Superman tuvieron pequeñas modificaciones a lo largo de los años (la identidad del asesino de los Wayne, la "humanidad" del planeta de nacimiento de Kal-El), la amazona sufrió un poco más. El detalle más repetido la tenía participando en secreto de una competencia para ganarse el derecho de acompañar a Trevor en el viaje de regreso. Aquí se optó por un camino más sencillo, sin perder lo básico del personaje ni hacer que el Joker matara a los padres de Batman.

Wonder Woman (Mujer Maravilla)

En este punto era fundamental determinar en qué momento de nuestra historia aparecería Diana. Originalmente su debut fue en plena Segunda Guerra Mundial, como unos cuantos íconos del cómic de superhéroes (incluyendo a Batman, Superman y el Capitán América), pero una interesante decisión del guion fue que la acción ocurriera en 1918, cuatro años después del comienzo de la "Gran Guerra", que nadie llamó "Primera" porque había que ser tonto para pensar que quedarían ganas de una Segunda. Ah, los hombres...

La decisión rindió sus frutos, ya que evitaron el cliché de los "nazis malísimos", aunque fue sustituido por "alemanes bastante malos" y nos mostraron un enfrentamiento cruel, en una época en que las mujeres todavía peleaban por derechos tan estúpidamente obvios como el derecho a votar. En Uruguay, por ejemplo, se aprobó el sufragio femenino en 1927.

Está bárbara la isla, bárbara la ambientación, pero de nada servirían los escenarios londinenses si la protagonista no estuviera a la altura de las circunstancias. Y lo de Gadot, al menos a la hora de apropiarse del ícono que interpreta, está a la altura de Christopher Reeve en la película original de Superman, cuando nos hicieron creer que un hombre podía volar.

Wonder Woman (Mujer Maravilla)

Ella es Wonder Woman. Ya lo era la niña actriz de los primeros minutos, pero cuando entra la actriz de 32 años (y dos hijas) el mundo se detiene. La sonrisa que le produce la aparición de Steve en las cercanías de la isla es para congelar y contemplar durante semanas, sin descuidar la alimentación, idas al trabajo, etcétera.

Como mencionaba anteriormente, soy de esos pocos que aprecié la visión muy personal de Zack Snyder a la hora de presentarnos a esos personajes que sigo desde que era un poco más bajito que ahora. Y, si me preguntan a mí, no hay un despegue fundamental de lo que ocurrió antes, no hay un gobierno que llega y echa a los jerarcas colocados por el gobierno anterior, no hay una meada en el árbol de Zack. Hay un par de elementos (fundamentales), que le hacen bien al personaje y que le hacen bien al vínculo entre la película y los espectadores de todo el mundo.

1- a diferencia de Batman y Superman, Wonder Woman disfruta cada acción heroica. Está feliz del rol que le tocó en suerte, aunque ese rol la enfrente a situaciones tortuosas (ya llegaremos a eso).

2- la película tiene momentos de humor. No "chistes". Chistes es lo que utiliza Joss Whedon relativamente bien, a la hora de cortar la tensión en una escena dramática, y que copian de mala manera la mayoría de los realizadores de Marvel Studios.

Wonder Woman (Mujer Maravilla)

Los momentos de humor vienen sobre todo de la mano de Chris Pine, quien en su papel de Trevor es la compañía perfecta para la maravillosa mujer que comanda las acciones. Las risas se originan por la diferencia de culturas entre los protagonistas, sin dejar que Diana caiga en el estereotipo de "mina poderosa pero que no entiende un choto de la vida" (perdón Leeloo Dallas Multipass, igual te quiero).

La misión de Trevor es la que lo depositó en la isla y la que requerirá de la ayuda de la Mujer Maravilla, primero entre oficinas y escritorios y luego en el famoso "teatro de operaciones". Con el correr de los minutos, ella se irá dando cuenta de las atrocidades de las que somos capaces los seres humanos.

Wonder Woman (Mujer Maravilla)

En ese sentido, Wonder Woman (la película) tiene los momentos más oscuros de las cuatro películas de este universo cinematográfico. Las matanzas de los "malos", en especial de la pareja de villanos, uno más desarrollado que la otra, chocan con la inocencia de la protagonista, quien todo el tiempo repite que debe tratarse tan sólo de una intromisión divina.

No encontré momentos muy bajos en las dos horas y veinte, ahora, entre los altos se encuentra la primera vez que Diana salta de la trinchera, atraviesa las líneas enemigas y con su grupito de soldados diversos logra una pequeña victoria para los aliados.

La historia nos ofrece bastante más que lo que aparece en los tráilers, para beneplácito de quienes criticaban la "quemazón" de Doomsday antes del estreno de Batman v Superman. No hay que olvidar que, al fin y al cabo, estamos ante una película de superhéroes, así que además de andar esquivando balas con sus brazaletes habrá tiempo para algunas típicas peleas entre seres con capacidades aumentadas para la pelea.

Wonder Woman (Mujer Maravilla)

Hay incluso una vuelta de tuerca, que lamentablemente descubrí por ser tan fanático de los "tropos" tan presentes en las historias del cine y la televisión. Y no me refiero al misterio misterioso de nuestra protagonista, que puede encontrarse en algunas historias del cómic.

Mujer Maravilla es una película optimista, comparada con el pesimismo macho de Snyder y el cinismo graciosillo de Marvel. Entre tanta energía negativa que la rodea, Diana sigue creyendo en la bondad de las personas y no tiene miedo de hablar del "poder del amor", en una era en donde mostrar los sentimientos es una invitación para que otro los destruya (2017, no 1918).

Es bienvenida una historia que nos devuelva eso que tantas veces nos atrapó en las páginas de los cómics. También es bienvenida una historia con protagonismo femenino delante y detrás de la pantalla, deseando que deje de ser noticia esa clase de presencias. Los invito a pasar un rato muy entretenido en el cine y a creer que una mujer puede volar.

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3