Home Cine/TV Zootopia

Zootopia

Por el Cine/TV

ZootopiaEn un mundo que va camino a acostumbrarse a estar asustado del "otro", hace bien que los niños se diviertan con una historia que dice que, en lo que importa, somos iguales. Para los grandes habrá una interesante aventura detectivesca. Para todos, entretenimiento.

Zootopia

La historia del cine de Disney parece ser siempre la misma, si la llevamos a su mínima expresión: el protagonista deberá encontrar la verdadera identidad y ser feliz. Esa idea viene desde los clásicos de princesas hasta los títulos de estos últimos años, como Bolt, Wreck-It Ralph, Big Hero 6 y la enorme Frozen.

Zootopia, dirigida por Byron Howard, Rich Moore y Jared Bush, no escapa a esta temática. Judy Hopps es una conejita que quiere ser policía, pese a que todos intentan hacerla cambiar de opinión. Nick Wilde es un zorro que se ha resignado a ser lo que todos asumen que será: un zorro.

Por supuesto que cada película de Disney tiene una búsqueda de la identidad distinta, matizada con otras encrucijadas y temáticas, y ésta no es la excepción. De hecho, quizás sea la que oculta menos ese "otro gran tema de fondo", siempre que uno ya haya pasado la pubertad y tenga luces como para verlo.

Estamos ante una película que, de una forma amigable y especialmente dirigida al público menudo, toca los temas del racismo y la xenofobia. Podría decirse que llega en un momento ideal, cuando las migraciones a Europa y el conservadurismo estadounidense han puesto al tema de "los otros" en el tapete más que nunca.

Por suerte, el mensaje multicolor y básico (en el buen sentido) de la historia es que tales conductas no son las correctas. A esa conclusión llegaremos después de ver cómo una ciudad que parecía perfecta se desmorona a causa del miedo al diferente.

Nuestro punto de vista será el de Judy, el típico personaje que llega a la Gran Ciudad y nos permite verlo todo a través de sus ojos. Zootopia es un paraíso cosmopolita en donde toda clase de mamíferos conviven en armonía.

Zootopia

Aquí llega la separación que marcará la cancha: esa "toda clase" de mamíferos se divide en dos. Unos (pocos) son depredadores y otros (la inmensa mayoría) son presas. Y si bien Judy nos explica en el comienzo que los animales lograron superar sus instintos de antaño, todavía existen quienes creen que un grupo es superior al otro.

Hay otras diferencias, como el tamaño. Están los bichos grandes, los medianos y los pequeñitos, que condicionan su posición en la ciudad. Un conejo jamás había sido policía hasta la llegada de la optimista y tozuda Judy.

Los primeros minutos servirán para conocer ese mundo y divertirse con algunos, no muchos, gags basados en las especies. Esto remite directamente a una serie como Bojack Horseman, que mecha su humor misántropo con gags referidos a los animales antropomorfos, aunque la producción de Netflix lo haga en una medida mucho mayor.

A manera de historia detectivesca, la oficial de policía buscará la ayuda del ingenioso Nick para resolver un caso que está poniendo en jaque la delicada (aunque no parecía) relación entre depredadores y presas. El miedo ancestral resurge y la ciudad corre el riesgo de rebautizarse simplemente como "Zoo".

Para ser una película pensada primero hacia el público infantil, la investigación tiene su buen número de marchas y contramarchas, aunque pueda deducirse algún misterio un par de minutos antes de que se revele. La coneja y el zorro forman una típica pareja mal emparejada del cine, que deberá superar sus diferencias mientras descubren lo mucho que tienen en común.

Cuando sea el turno de dar el mensaje final y recapitular lo visto, no esperen algo metafórico, sino que uno de los personajes directamente dará un discurso y nos dejará la lección bien digerida. Es importante señalar que vi la película en una sala repleta de niños que aplaudieron ni bien terminó, así que si Zootopia logró que sean un poquito menos racistas, se ganaron también mis palmas.

Zootopia

En cuanto a la animación, está al nivel esperable en esta clase de producciones, aunque (como ocurre casi siempre) el 3D haya conspirado en el disfrute. Más de una escena nocturna o desarrollada en lugares oscuros se ve perjudicada por esa asquerosa dimensión. Entre lo más destacable están las expresiones faciales de todos los personajes, desde el simpatiquísimo recepcionista de la comisaría hasta el perezoso que protagoniza uno de los mejores gags de la cinta.

La versión doblada es correcta, por más de que uno sienta que se está perdiendo buenas actuaciones. Una copia subtitulada llegó a nuestra cartelera, en trasnoche de viernes y sábado, que permitía disfrutar de un montón de voces conocidas. Quedará para un segundo visionado.

Sobre el comienzo y para cerrar la historia, tenemos una canción de Shakira que habla del tema... y que incluso en la versión doblada está en inglés. Uno esperaba la típica (buena) versión de Disney, más cuando la intérprete es colombiana. Un palito para ellos.

Al final, el entretenimiento está asegurado para los más jóvenes y aquellos que disfruten de una aventura detectivesca con ingredientes típicos, en un ambiente que da para la risa pero que también tiene acción y una lección de fondo que sonará un poco "en tu cara" pero así necesitan escucharla los niños, que en definitiva son los que tienen más chances de dejar de ser racistas inmundos, si es que ya lo son.

Lecturas recomendadas:
-Blacksad, cómic de detectives que en su segundo álbum habla de grupos de animales que se consideran superiores a otros.
-Captain Carrot and his Amazing Zoo Crew!, divertida historieta sobre animales superheroicos, que en su primera aventura incluye un rayo que los vuelve salvajes.

Zootopia
Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3