Home Columnas Cómics Z Cómics Z - El Hijo de Simbad

Cómics Z - El Hijo de Simbad

Por el Cómics Z

Cómics Z - El Hijo de SimbadInauguramos la sección dedicada a cómics perdidos con una joyita: "El Hijo de Simbad", aquel personaje que recorría los mares junto a su loro, Salado. En esta oportunidad, protagoniza una historia que hará llorar a los lectores... por lo mal dibujada que está.

Cómics Z - El Hijo de Simbad

La sección arranca con un análisis de El Hijo de Simbad, cómic basado en el dibujito animado que transmitía Canal 5 durante los ochenta, y que había sido estrenado veinte años antes (en 1965, bajo el título de The Adventures of Sinbad, Jr. y más tarde Sinbad Jr, and the Magic Belt).

Allí se seguía al hijo del famoso explorador, que bastante caucásico le salió. Éste recorría los mares junto a su loro Salado, y combatía a villanos exóticos como el Colotordoc (el locutor SIEMPRE explicaba que quería decir "doctor loco" al revés) y su ayudante Totón (imagínense).

El gancho de la serie era el cinturón mágico de Simbad. Cuando el peligro acechaba, él lo apretaba y adquiría superfuerza, como si fuera espinaca para Popeye. Les dejo las dos presentaciones por si no son tan viejos como yo.

La portada de la revista (ver arriba) muestra al marinero con su cinturón mágico y su fiel ave de compañía. Lo acompañan algunos de los personajes que también figuran dentro de la revista. El sumario es el siguiente:

-El Hijo de Simbad en En la Isla Maldita.
-El Capitán Marte y su XL-5 en Náufragos espaciales.
-Velita, el Navegante Solitario Sin título.
-Supercar en Peligro radiactivo.
-El Supergom (símil hombre elástico) en contra: SopapaMan.

En la Isla Maldita sirve de muestra para el resto de la revista. La publicación entera está impresa a dos tintas. Pero a diferencia de Detective Comics en la época de Greg Rucka, no le dan un toque "noir" sino barato. Las dos tintas son negro-verdoso para el arte lineal, y naranja para la piel humana y otros elementos.

Cómics Z - El Hijo de Simbad

En todas las páginas los colores están fuera de registro, y reina la incoherencia: el pico de salado a veces está naranja y a veces no, la remera de Simbad pasa de blanca a naranja de una viñeta a la otra, etcétera.

Acerca del guión, los protagonistas llegan hasta una isla que no está en el mapa, controlada por un militar nazistoide que ordena que los "liquiden" si se acercan demasiado a "aquello". Por supuesto que ellos se acercan, y Simbad cae a un pozo. Desde arriba un soldado le apunta con una metralleta. ¡Es el momento perfecto para usar los poderes del cinturón!

Cómics Z - El Hijo de Simbad

"Podría usar el cinturón mágico... pero la historieta terminaría doce páginas antes".

Nótese que la gracia de Simbad era transformarse de un debilucho en un fortachón (de nuevo, Popeye), pero el capitán dice: "Pareces fuerte... ¡Ja! Vas a poder utilizar tus músculos". Y antes de eso, en un rápido movimiento le quita el cinturón. Tranquilos, el pantalón no se cae.

Simbad es encadenado. Le dan un pico y le dicen que pique piedras. En cuanto se van, rompe la cadena utilizando el pico. Esto lo redime (un poco) por no haberse apretado el cinturón antes.

Al escapar se encuentra con salado y descubren "aquello": ¡Son proyectiles cohetes! ¡Y están en perfectas condiciones!". Los mismos serán disparados... en alguna dirección, no queda claro cuál.

Cómics Z - El Hijo de Simbad

¡El cinturón! El momento que los niños esperaban ver en cada dibujo animado, como el "¡Poder de Grayskull!" de He-Man, el "¡Thundercats, ho!", o cuando los Power Rangers sacaban la espada gigante. Esa que hubiera terminado con los problemas desde el principio. En fin: ¡KA-BLOOM!

Cómics Z - El Hijo de Simbad

Los únicos que salen vivos son Simbad y Salado, para reflexionar en la última página de la historia acerca de los hombres que "con locas y mezquinas ambiciones" estropean los lugares hermosos de la Tierra. Salado, pero Salado bien.

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3