Home Columnas Cómics Z Cómics Z - Las Aventuras de Cosmi-k

Cómics Z - Las Aventuras de Cosmi-k

Por el Cómics Z

Cómics Z - Las Aventuras de Cosmi-kEn los años '80 un niño de las estrellas llegó a Argentina y puso su propia revista infantil. La llamó con su nombre y publicó historietas que él protagonizaba. Llegó la hora de sacar a Cosmi-k del limbo del noveno arte y repasar una de sus inocentonas aventuras.

Mientras la chiquilinada ochentera se dividía entre la Charoná y la Moñita Azul, este hincha de Defensor buscó una tercera opción, que llegó desde la vecina orilla y se llamaba Cosmi-k. A todo color y bastante más divertida que las nacionales (lo siento), tenía experimentos, leyendas, chistes, pasatiempos y una interesante variedad de historietas.

Una de ellas, de impecable calidad, era El Viejo Nick (Le Vieux Nick), serie belga de Marcel Remacle y Marcel Denis que tuvo 26 álbumes en total, de los que en español se editaron apenas un manojo. Aventuras de piratas, motines y explosiones que merecieron mejor posición en el podio del tiempo. Si se cruzan con este viejo, en el idioma que sea, denle una oportunidad.

De menor factura técnica, sin llegar a ser execrables pero desaparecidas en un limbo tal que las habilita a esta sección, eran las historietas protagonizadas por el mismísimo Cosmi-k, el alienígena que daba nombre a la revista. Una de ellas apareció en el Superanuario 1986, que traía todas esas cosas que están enumeradas abajo y a la derecha en la tapa.

Cómics Z - Las Aventuras de Cosmi-k

Ese que ven ahí, con la C en el pecho, es Cosmi-k, un niño del espacio con ínfulas de superhéroe, que en esta edición revelará su origen secreto. Pero no vale adelantarse.

Pomposas vacaciones cuenta la historia de Joselo, un niño que se fue de vacaciones a las sierras junto a sus compañeros del colegio, sin sospechar que unos truhanes tenían planes malévolos en ese mismo sitio turístico. Y no, nadie quiso hacerse cargo de la creación de esto.

Cómics Z - Las Aventuras de Cosmi-k

Los jovencitos llegaron a las sierras y allí rápidamente se dispersaron ante la mirada de una permisiva maestra, que ya no había sabido controlarlos en el viaje en colectivo. Joselo, Aníbal y Naty se alejaron demasiado de la colonia y cuando estaban por pegar la vuelta encontraron unas extrañas pompitas de jabón.

"Chocan con las ramas y no se rompen, ¡rebotan! Parecen de goma, ¡qué lindas!", dijo Naty mientras seguían internándose en lo profundo del lugar. "¡Si pudiéramos atrapar una y mostrarla en el campamento a todos los chicos!", gritó Joselo.

Con tanta pompita terminaron perdidos y con hambre. Vieron una casa y al acercarse se encontraron a los truhanes de la primera página, que habían llegado atraídos por el laboratorio espacial que producía las pompas. "Nos llevamos las piezas que podamos y las vendemos a buen precio. ¡Nos haremos ricos!", dijo uno de ellos desde el carísimo helicóptero que manejaban.

El guionista (quienquiera que sea) decidió que sus bandidos no fueran tan malos, aunque de cualquier manera terminaran (¡spoilers!) tras las rejas. "No sé qué hacer con estos niños... Si los dejo aquí, nadie podrá socorrerlos, pero...", pensó el cabecilla. "¡Tengo una idea! No les pasará nada malo. Soy ladrón, pero humano al fin. Aunque nos delaten, no podrán hallarnos".

Así que avisó a la comisaría. Al pedo, porque antes de eso fueron hallados por Cosmi-k, que pasaba por la zona porque el laboratorio espacial era suyo.

Cómics Z - Las Aventuras de Cosmi-k

En toda la revista lo escriben Cosmik, pero yo me guío por la tapa, que es lo más importante.

Los niños fueron devueltos a la colonia, para algarabía de la maestra, que ya imaginaba un futuro llorando en programas de entrevistas, contando una y otra vez la historia de los tres alumnos muertos en las sierras, cobrando por cada nota unos pocos australes.

Sólo restaba detener a los bandidos, pero... ¡no tan rápido! Un policía preguntó: "Disculpe, jovencito, hay algo que no está muy claro. ¿Quiere explicarme para qué tiene en las sierras una máquina de hacer globitos?". Y con esto llegó el Secret Origin del niño de las estrellas.

"Todo comenzó un día en que decidí salir a recorrer el cosmos", relató. Conoció "paisajes extravagantes", "planetas insólitos" y "seres exóticos", deteniéndose en cada planeta con señales de vida para hacer amigos y fundar revistas para niños.

Un día quiso comunicarse con su planeta pero no pudo. "La onda de emisión se averió". También se averió su onda de sentido común, ya que decidió quedarse en la Tierra, "uno de los planetas más hermosos del universo".

Resultó que las pompas eran satélites que emitían y recibían señales por las noches, intentando comunicarse con los suyos, al mejor estilo de ALF.

Cómics Z - Las Aventuras de Cosmi-k

"Un día, los pillos descubrieron el lugar y decidieron robar el instrumental del laboratorio. Es probable que al investigar para qué servía todo eso hayan movido el regulador de tamaño y frecuencia, lo que ocasionó que cientos de pompitas pequeñas llenaran las sierras", explicó Cosmik.

Gracias a las cosmiondas de la maquinaria robada, fue sencillo localizar a los malhechores. Al otro día. "Esa noche, pocos pudieron dormir y el que lo hizo soñó con Cosmik". Brrrrrr.

La idea del protagonista fue que los niños lo acompañaran en su aventura, sin importarle la posibilidad de que alguno de ellos fuera herido o muerto en un intercambio de disparos. Transformó el colectivo escolar en una máquina voladora y llegó hasta la guarida de los bandidos, donde con ayuda de las pompitas de jabón logró detenerlos.

Para el final quedó una nueva modificación al colectivo (mete más mano en los vehículos que Los Magníficos cada vez que los encerraban en un depósito lleno de materiales y vehículos... lo que, a la distancia, no parece una buena idea). Cosmi-k los llevó a un paseo espacial, con el que seguramente los niños soñarán durante años, hasta tener edad para soñar con cosas cachondas como corresponde. ¡Copante!

Cómics Z - Las Aventuras de Cosmi-k

Tres años y siete meses después, volvió esta sección. Así que nos veremos en junio de 2018. ¡Hasta la próxima!

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3