Home Columnas Delante de la Pantalla So Say We All! (Parte 2)

So Say We All! (Parte 2)

Por el Delante de la Pantalla

So Say We All! (Parte 2)En la primera parte de este informe sobre Battlestar Galactica, nos concentramos en la serie insignia y su universo derivado. Porque las historias de la Humanidad y los Cylon no se acabaron con Battlestar Galactica, reseñaremos las precuelas terminadas y por comenzar en el universo de William Adama y compañía.

BIENVENIDOS A CAPRICA CITY, ANTES DE LA CAÍDA

So Say We All! (Parte 2)Luego de finalizada BSG, los productores ejecutivos del show anunciaron el comienzo de una serie precuela titulada Caprica (el nombre de una de los planetas de la serie Battlestar Galactica, una de las 12 colonias de las tribus de Kobol, la Humanidad). Esta nueva serie presentó un estilo de ciencia ficción distinta a BSG, porque donde esta podía categorizarse de drama de ciencia ficción militarista, Caprica se decantó por un estilo más transhumanista con elementos de ciencia ficción distópica.

La serie se situó 53 años antes de la Caída, el momento en que los Cylons atacan y arrasan con las 12 Colonias y dejan a la humanidad reducida a un puñado de sobrevivientes. La historia giró en torno al drama de dos familias, los Greystone y los Adama (a quienes conocemos a través de BSG y del fantástico Almirante Adama y su hijo, Lee Adama). En el piloto, William Adama tiene tan sólo 11 años. Las cuentas, si no me dan mal, indicarían que cuando ocurre el ataque a las Colonias este Adama tiene algo así como 64 años. El principal exponente de la familia es Joseph Adama, un abogado defensor con vínculos a una mafia étnica del planeta Tauron, de donde proviene originalmente su familia. Una tragedia con fuertes repercusiones sociales acerca a las dos familias y así se precipita el desarrollo del primer Cylon.

So Say We All! (Parte 2)El piloto es excelente y deja atrapado al televidente con la historia. El ritmo de Caprica es completamente diferente al de BSG, pero eso permite explorar otras implicaciones de la mitología del universo. En primer lugar, las consecuencias de los avances progresivos de la ciencia y sus efectos en la humanidad quedan fuertemente resaltados por las decisiones de los personajes. Algunos planteos tecnológico-culturales (descarga de personalidad, vida en realidad virtual, etc.) refieren a las obras de autores de ciencia ficción en boga como Richard Morgan (“Altered Carbon”) y otros escritores de corte más “transhumanista” .

La sociedad de Caprica se parece mucho en su devenir diario a la sociedad del siglo XXI, con algunas diferencias notorias. La parafernalia tecnológica avanzó significativamente en lo relativo a viaje espacial y uso de realidad virtual. De todas formas, la naturaleza humana sigue siendo la misma, con las mismas virtudes e idénticos prejuicios (de hecho, el racismo aquí ya es una cosa mucho más “planetaria” que étnica; los habitantes de Caprica, por ejemplo, parecen tener un patente desprecio por los habitantes de Tauron).

So Say We All! (Parte 2)La religión, como siempre, tiene un lugar preponderante en la serie, siendo la creencia predominante en la población, como era esperable, el politeísmo de corte griego (se adora a Atena, se invoca a Marte para la guerra, a Hécate para sacrificios, etc., y las instituciones donde se desarrollan estos cultos se conocen como “Academias”). De todas formas, una secta de monoteístas con claras tendencias terroristas, creyentes en un Dios único, gana poder como un cáncer en el seno de una población que parece desencantada e insensibilizada con muchas de las comodidades del mundo moderno humano (¿les suena familiar?).

¿Qué es lo mejor, ver primero Caprica y después BSG, o a la inversa? Bueno, aquí el razonamiento es similar al de las trilogías de Star Wars: el orden no afecta tanto lo que se ve. Ver Caprica antes informa sobre la caída, pero ver BSG primero permite percibir los homenajes y referencias que se desarrollan en la precuela. Caprica, en este sentido, es casi autocontenida…

… y más que autocontenida terminó siendo, porque la cancelaron hace pocos meses. Lamentablemente, a pesar de ser de lo más interesante en guionado y actuaciones de la temporada pasada, los números no alcanzaron y la serie fue cancelada. Indudablemente estábamos ante un producto muy diferente a BSG, y algún sector del público quedó desencantado, a pesar de que las historias que se planteaban complementaban perfectamente los temas del original.

UNA NUEVA LUZ: SANGRE Y CROMO

So Say We All! (Parte 2)La cancelación de Caprica anunciaba el fin de la franquicia, o por lo menos así se lo interpretó con un suspiro de desencanto colectivo por parte de sus seguidores. Por suerte, poco tiempo antes de anunciar la cancelación de Caprica, SyFy anunció la producción de una nueva serie- precuela: “Blood and Chrome”. A diferencia de Caprica, B&C se desarrollará con un William Adama ya adulto, durante la Primera Guerra Cylon. Para explicar cómo es la secuencia, la cosa viene así:

CAPRICA > BLOOD & CHROME > BATTLESTAR GALACTICA

Como mencionábamos, la serie estará protagonizada por el joven piloto de Viper Bill Adama (Luke Pasqualino), con poco más de 21 años recién cumplidos. Recientemente graduado de la Academia de Pilotos, Adama es asignado a la Nave de Batalla Estelar “Galactica" de la Flota Colonial, donde seguramente entrará en conflicto con más de un oficial o cadete. La guerra arrasa a las 12 Colonias y hay una operación secreta en marcha que puede dar vuelta el resultado de la contienda.

La idea de los productores es en cierta medida recuperar los temas y el pulso narrativo de BSG, conectando con nuevos televidentes en el proceso. Esperamos que la serie sea exitosa y devuelva a la creación de Ronald Moore al lugar de privilegio que merece en el panteón de series televisivas de ciencia ficción. So say we all. SO SAY WE ALL!

So Say We All! (Parte 2)

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3