Home Columnas Hank y su Cajón de Juguetes Hank y su Cajón de Juguetes: G.I. Joe (parte 3)

Hank y su Cajón de Juguetes: G.I. Joe (parte 3)

Por el Hank y su Cajón de Juguetes

Hank y su Cajón de Juguetes: G.I. Joe (parte 3)La tercera es la vencida, y justo a tiempo para el lanzamiento de la nueva película de G.I. Joe, nuestro "juguetero de ley" finiquita su profundo análisis de la línea de figuras de acción que inspiraron el filme. Acompáñenlo en otra recorrida por su cajón.

1987-1994: "¡¡Bo, Hasbro, agarrá la moto que se te va!!"

Al término de la primera serie animada y motivado por el éxito de Transformers: The Movie, G.I. Joe tuvo su propio largometraje animado, en 1987. Después de una presentación de gran despliegue (y animada 100% a mano), la historia toma rumbos inesperados. Debutan muchos personajes nuevos, se da la supuesta muerte de Duke (lo salvan al final de asco, principalmente para que una generación entera de niños no quedase traumada de la misma forma que había pasado con la muerte de Optimus Prime) y el pobre Comandante Cobra es transformado en serpiente por Golobulus, el líder de Cobra-La, una milenaria secta bio-tecnológica de seres viperinos. Larry Hama lidió con todo esto como pudo y para muchos fans la película marcó el comienzo de la ida al joraca de Hasbro, cuando se empezó a abandonar el realismo militar en favor de la fantasía y la ciencia ficción. Aquí va la intro, con muchos lásers rojos y azules para poder distinguir a los buenos de los malos (siempre y cuando uno no quede paralizado a causa de un ataque de epilepsia al mejor estilo Pokemon):

Hank y su Cajón de Juguetes: G.I. Joe (parte 3)

Los infumables de Larry Hama: los miembros de Cobra-La en primera fila (Golobulus, Nemesis Enforcer y Royal Guard), más Raptor, Crystal Ball y Cesspool al fondo.

Mientras tanto, la serie juguetera sigue su cauce. Se destaca una sub-serie que nos permite ver, allá por fines de los '80, la avanzada tecnología militar que supuestamente nos esperaba en el lejano año 2000:

Hank y su Cajón de Juguetes: G.I. Joe (parte 3)

Hank y su Cajón de Juguetes: G.I. Joe (parte 3)

Los vehículos de la Battle Force 2000: por separado...

Hank y su Cajón de Juguetes: G.I. Joe (parte 3)

...y unidos formando la "Fortaleza del futuro".

Aún así y con todos estos desvaríos, la calidad del producto no decaería por completo por unos años más y todavía contamos con personajes y vehículos nuevos aceptados y queridos por los fans. Otro pique único e interesante se dio a traves de las promociones por correo, como el soldado "a la carta" de Steel Brigade, siendo el cliente en cuestión el encargado de prácticamente crear su propio personaje y escribir el dossier. Hasbro haría lo mismo años después con su promoción "Create a Cobra". A estas alturas las tropas sin rostro enemigas se habían diversificado lo suficiente como para contar con varios "Vipers" con diversas especializaciones. Es común para los coleccionistas que cuentan con alto presupuesto el amasar cantidades industriales de cada uno de ellos. A mí con uno me alcanza y me sobra:

Hank y su Cajón de Juguetes: G.I. Joe (parte 3)

A fines de los '80, la estrategia de Hasbro parecía ser no dar chance a los chiquilines de cuestionar el producto y saturarlos con cada vez mas muñecos y naves, así como también con juguetes viejos recoloreados con nombres diferentes. Así nacen los escuadrones Tiger Force, Night Force, Sky Patrol y Python Patrol.

Hank y su Cajón de Juguetes: G.I. Joe (parte 3)

De estas nuevas facciones, la que gozó de más popularidad fue sin duda los Iron Grenadiers de Destro. Se ve que al dolape déspota le fue tan bien traficando armas que ahora se separó de Cobra y se convirtió en todo un dictador, luciendo capa, máscara de oro y sable ceremonial. Por si fuera poco, viene respaldado por su propia élite, unos mercenarios adeptos al cuero negro y vehículos de lujo:

Hank y su Cajón de Juguetes: G.I. Joe (parte 3)

Hank y su Cajón de Juguetes: G.I. Joe (parte 3)

Hank y su Cajón de Juguetes: G.I. Joe (parte 3)

Con una segunda serie animada en pantallas (de menor calidad y a cargo de otro estudio) y ya entrados los '90, la estética de colores chillones sumada a la "conciencia social" propias de la época se empezaron a apoderar paulatinamente del universo G.I. Joe. Por ende, en estos años inciertos aún podemos encontrar personajes y vehículos de calidad y relativamente realistas como estos:

Hank y su Cajón de Juguetes: G.I. Joe (parte 3)

Hank y su Cajón de Juguetes: G.I. Joe (parte 3)

...coexistiendo con carrozas de carnaval carioca como éstas:

Hank y su Cajón de Juguetes: G.I. Joe (parte 3)

Por mas que busqué, no pude encontrar un muñeco de Julio Alonso para esta foto.

Si bien en un principio G.I. Joe apelaba tanto a niños como adultos por la calidad y realismo de los juguetes, queda claro que en los últimos años ('91-'94) Hasbro apuntó casi exclusivamente a un público infantil, con armas cada vez mas insólitas y pesadas que encienden luces y disparan misiles de plástico o polifón, ala-deltas fluorescentes y helicópteros que vuelan al tirar de una cremallera, lanchas inflables con hélices a bandita elástica, y blísters de armas monocromáticas. Frente a la creciente competencia mutante adicta a la pizza y el boom de los videojuegos, la popularidad de G.I. Joe empieza a decaer, pero igual Hasbro se las ingenia para sacar mas de 100 (!) muñecos diferentes tan solo en el '93. De lo ofrecido en el '94, sólo se destaca la edición conmemorativa del 30 aniversario del Joe original, con versiones muy cuidadas del soldado, marinero, piloto, astronauta y buzo de los muñecos de 30 cms. de los años '60.

De las múltiples subseries que salieron en los últimos cuatro años de la serie, tenemos los Sonic Fighters y Talking Battle Commanders (con mochilas a pila desproporcionadamente gigantescas, que permiten a los personajes dar órdenes, hacer comentarios chotos y emitir ruidos de disparos y explosiones), la D.E.F. (Drug Elimination Force, para evitar que los mas pequeños caigan en las garras de los estupefacientes), los Mega Marines (con armaduras de masa moldeable para poder enfrentarse a unos monstruos biológicos impresentables), los Eco Warriors (protegiendo el medio ambiente con sus armas de agua, a pesar de que su mera existencia irónicamente desperdicia plástico y cartón a lo bobo), la colorinchuda y poco sigilosa Ninja Force, y la futuresca Star Brigade (con un primo de Optimus Prime incluido). La mayoría de estos fueron adquiridos en la juguetería Stickers en Gorlero y en la Cooperativa Bancaria de la Ciudad Vieja:

Hank y su Cajón de Juguetes: G.I. Joe (parte 3)

Hank y su Cajón de Juguetes: G.I. Joe (parte 3)

Hank y su Cajón de Juguetes: G.I. Joe (parte 3)

Hank y su Cajón de Juguetes: G.I. Joe (parte 3)

Ya en las últimas y en un desesperado intento por ser relevantes, Hasbro compró los derechos del popular videojuego Street Fighter II -el aborto fílmico de Van Damme estaba por salir en pantallas- y sacó una línea alusiva con algunas "libertades" (¿¡¿Blanka y Chun-Li manejando un camión?!?), reciclando en mayor parte moldes de personajes y naves de hace añares. Además del dossier, cada cartón del personaje incluía instrucciones para ejecutar movimientos especiales y detonadores combos, cortesía de la revista GamePro. Lo mismo sucedería con los primeros muñecos de Mortal Kombat y Stargate dos años más tarde. El siguiente comercial es todo un deleite y un asalto a los sentidos: el pobre de Duke se liga una trompada tras otra y parece un concurso a ver quién mete más bocadillos pelotudos antes de que se terminen los 30 segundos reglamentarios.

Hank y su Cajón de Juguetes: G.I. Joe (parte 3)

Si bien había planes para continuar la línea (existen prototipos de dos series propuestas pero nunca comercializadas a llamarse Ninja Commandos y Battle Corps Rangers), el '94 fue el último año oficial, tanto para el cómic como para los juguetes de la línea clásica. A mediados de la década hubo intentos de revitalizar la línea con nombretes como Sgt. Savage y G.I. Joe Extreme pero fracasaron estruendosamente. Ya para entonces Hasbro había comprado a la ex-empresa rival Kenner y la prioridad ahora era preparar la nueva tanda de figuras de Star Wars ante el re-estreno inminente de las Special Editions y la subsecuente trilogía de precuelas. La marca igual se mantuvo como pudo con moldes nuevos pero sin un tebeo y un dibujito que la apoyara por unos cuantos años. Ya en el 2002, el cómic de Devil's Due contagió de nostalgia a unos cuantos, pero fue recién en el 2007, al cumplirse el cuarto de siglo de la primera tanda, que Hasbro se dejó de pavadas y se dispuso a celebrar con una preciosa serie homenaje con muñecos ultra-detallados que conservan la estética y presentación de la serie clásica. El éxito fue tal (en definitiva fue lo que obligó a un servidor a volver a sus raíces coleccionistas) que la serie se mantuvo pasada la fecha celebratoria y se estiró gracias a la primera película del 2009. Ya con la secuela en puerta y una base de coleccionistas de todas las edades, se puede decir que hay y habrá G.I. Joe para rato.

Versiones extranjeras: de "A Real American Hero" a "International Heroes"

Seguramente muchos de nosotros llegamos a tener algunos de las lineas argentinas y brasileñas de los Joes. A medida que el éxito de la línea crecía, Hasbro empezó a venderle los derechos y los moldes a diferentes empresas jugueteras de todas partes del mundo. De los cerca de 30 países que sacaron sus propias versiones idiosincráticas de G.I. Joe, quizás las interpretaciones del Cono Sur sean de las más populares entre los coleccionistas gringos. Los juguetes argentinos (subtitulados "Comandos heroicos") estuvieron a cargo de Plastirama, quien adaptó buena parte de los juguetes de los años '83-'85 (unas 37 figuras y unos 28 vehículos y armas), mientras que Ledafilms, S.A. tradujo una docena de números del cómic de Marvel. Algunos nombres originales se mantenían, otros se traducían literalmente, y en otros casos los porteños daban rienda suelta a su imaginación. Así, Storm Shadow se convertiría en "Ninja de hielo", Destro en "Fuera de la ley", Snake Eyes cambió de bando y se convirtió en "Cobra Invasor" (¡¡me lo pasaron de Boca a River, che!!), y tantos otros más que no me da el rollo. Aqui va una lista completa. También repintaron algunos personajes para crear otros nuevos, tal es el caso de Glenda, Cobra Mortal, Ninja-Ku y Cobra Satan, quienes usan los moldes de Scarlett, Snake Eyes y Storm Shadow, respectivamente. Tan populares se han vuelto estos personajes en el mundillo coleccionista que recientemente han tenido sus versiones "oficiales" yankees por medio de la colección 25 aniversario y como figuras exclusivas de la ya mencionada conferencia anual Joe Con:

Hank y su Cajón de Juguetes: G.I. Joe (parte 3)

Hank y su Cajón de Juguetes: G.I. Joe (parte 3)

Como la calidad del plástico, el trabajo de pintura y el cartón berreta que usaban para los "cardbacks" era claramente inferior al de Hasbro, se hace muy difícil encontrar Joes argentos en buen estado, y casi imposible si estamos hablando de ejemplares prístinos "mint on card". Por ende, se cotizan muy bien. Hasta de chico uno se daba cuenta de la diferencia de calidad y yo siempre los despreciaba. Ahora sabiendo esto, me muerdo la lengua y lamento no haber conservado algo más o menos en condiciones decentes...

Por el lado de los Joes brasileños, la compañía Estrela fue la encargada de fabricar sus "Comandos em ação", con un reparto similar al argentino, pero con una calidad superior, mucho mas cercana a la estadounidense. Para darle un poco más de jeito al asunto, acá Footloose pasa a ser "Coiote", Grunt es "Estopim", Spirit se llama "Olhos de Fenix", Flint ahora responde al nombre de "Muralha" y Snake-Eyes es rebautizado como "Lobisomem". A diferencia de la argentina, la colección de Estrela no se quedó estancada en el '85 y adaptó unos cuantos personajes, vehículos y subseries más hasta bien entrados los '90. Es así que los brasucas tuvieron su propia versión de la Tiger Force con personajes originales con nombres pintorescos como "Marujo" (Shipwreck), "Felino" (Dusty), "Gatilho" (Airborne) y "Relampago" (Ripcord), así como también extensiones de subseries noventeras como los Eco-Warriors, la Sky Patrol y los Sonic Fighters. Siguiendo los pasos de Snake Eyes (lobo), Voltar (halcón), Mutt (perro), Spearhead (lince), Gnawgahyde (jabalí) y tantos otros, un curioso aggiornamiento fue el darle a ciertos personajes "mascotas" difícilmente amaestrables (ni que hablar en un campo de batalla) como un canguro, un tigre, un oso y hasta un león... Quién sabe, de repente eran todos egresados del Circo de los Hermanos Gasca.  Acá va el enlace a la colección brasileña en su totalidad.

Nuevamente, buscando inspiración para sus figuras celebratorias de convenciones, Hasbro adaptó el año pasado quizás el mejor personaje brasuca, el carbonero "Cobra de Aço":

Hank y su Cajón de Juguetes: G.I. Joe (parte 3)

En cuanto al resto de los países (en su mayoría europeos, como parte de la colección pre-existente Action Force) daría como para hacer una columna entera. Para curiosos y completistas basta con acceder la sección International en yojoe.com. Solo me limito a mencionar la línea china (quizás la mas fiel a la original en cuanto a calidad y a que no hay cambios locos) que se podía conseguir en Delta Hobby a principios de los '90, y la de la India a cargo de Funskool, que aún hoy en día tiene sus seguidores por su longevidad, bajo precio y gran variedad. Por lo que se puede ver, los abogados de DC nunca se enteraron de este "G.I. Joe"...

Hank y su Cajón de Juguetes: G.I. Joe (parte 3)

El merchandising

Como no podía ser de otra manera, durante los 12 años de producción de la serie, la franquicia contó con una avalancha de productos alusivos, pasando por ropa, cotillón, juegos de caja, llaveros, walkie-talkies, carpas, relojes, útiles escolares, viandas y ainda mais. ¡Si hasta hubo una serie de libros "Find Your Fate", una imitación de nuestros recordados "Elige tu propia aventura"! Para los coleccionistas serios se destacan la serie de tarjetas coleccionables del '91 de la casa Impel y una detallada serie de estatuas y figuras de gran calidad a cargo de Palisades y Sideshow Collectibles:

Hank y su Cajón de Juguetes: G.I. Joe (parte 3)

Hank y su Cajón de Juguetes: G.I. Joe (parte 3)

Hank y su Cajón de Juguetes: G.I. Joe (parte 3)

Hank y su Cajón de Juguetes: G.I. Joe (parte 3)

Hank y su Cajón de Juguetes: G.I. Joe (parte 3)

En cuanto a material de lectura, destaco dos libros de cabecera; para los coleccionistas de la serie clásica, la guía de Mark Bellomo es lo más completo que hay. Para los interesados en la mitología, los personajes y la continuidad de los cómics y la serie animada, G.I. Joe vs. Cobra: The Essential Guide es de rigor.

Pero probablemente lo más recordado por la generación NES que pulula por este foro sean los dos juegos del Nintendo clásico del '91 y el '92. El primero fue hecho por la poco conocida compañía Taxan y la secuela ("The Atlantis Factor") por la siempre confiable Capcom. Me acuerdo que el original siempre estaba alquilado (tuve que rogar para que me lo fueran a buscar un día de semana cuando me engripé mal y tuve que faltar a la escuela unos cuantos días). La verdad es bastante fiel a la serie y los sprites son lo suficientemente elaborados como para distinguir a los personajes. Uno puede elegir entre varios de los reclutas principales (cada uno con sus habilidades y armamentos particulares) y como la mayoría de los juegos de Nintendo de esa época, es moderadamente complicado pero disfrutable. La secuela repite más o menos el mismo formato pero no los personajes, ya que la consigna era promocionar a los nuevos que habían salido ese año.

Por el lado de los arcades, Konami sacó un "shoot'em up" muy colorinchudo y ruidoso en el '92 que es un despelote. Muy divertido para jugar de a cuatro y con muchas fichas. Eso sí, después de dártelo vuelta te quedan los ojos, los dedos y los oídos en la miseria… Pero vale la pena.

Y por último, un grupo de progamadores conocido como Lord Skiff Games creó hace poco un excelente juego subtitulado "Attack on Cobra Island", al mejor estilo de los gloriosos y clásicos "beat'em ups" de Capcom de los '90. Tal es la calidad del mismo que hizo sudar bastante a Hasbro y cada tanto los abogados los obligan a sacarlo, a pesar de ser, en esencia, un tributo y una carta de amor por parte de un puñado de dedicados fans. Para los interesados, el enlace para bajarlo gratis se encuentra en la página de YouTube correspondiente.

Y de esta forma termina este extenso repaso a la historia multi-media de G.I. Joe. Para poner las cosas en perspectiva, en el mundo de los juguetes, una línea de juguetes que dure dos años es considerada un éxito. La serie clásica de G.I. Joe duró 12 años (y ha continuado desde entonces, con una encarnación tras otra) y su suceso y permanencia se comparan únicamente con los de Star Wars, He-Man y Transformers. Casi nada, considerando que todo comenzó con un muñeco de 30 cms., barbudo y con uniforme de tela hace casi 50 años...

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3