Home Columnas Hank y su Cajón de Juguetes Hank y su Cajón de Juguetes: Héroes de los '80, parte 2

Hank y su Cajón de Juguetes: Héroes de los '80, parte 2

Por el Hank y su Cajón de Juguetes

Hank y su Cajón de Juguetes: Héroes de los '80, parte 2Continúa el repaso de nuestro Hank Scorpio por aquellas colecciones basadas en recordados personajes ochenteros, desde el violento Rambo, pasando por el violento RoboCop hasta llegar al violento Chuck Norris. Y después querían que nosotros saliéramos buenitos.

Rambo (1986)

A mediados de los '80, en busca de íconos reconocibles para explotar, las empresas jugueteras tornaron su atención a películas y series bastante violentas y cuestionables para competir con colecciones ya establecidas como G.I. Joe, He-Man o Transformers. Una de las primeras fue Rambo: The Force of Freedom, basada en la serie animada homónima que salió después de la secuela First Blood: Part 2, co-escrita por un tal James Cameron. La elección fue cuando menos curiosa, considerando que el protagonista es un comando hiper-violento con tendencias psicóticas y dificultad de integrarse a la sociedad. De hecho y según el famoso Libro de los Récords Guinness, la tercera entrega tuvo el número más alto de muertes en pantalla hasta la fecha (cifra seguramente superada en el último clásico). Obviamente que la versión animada de Rambo no tuvo más remedio que hacer hincapié en el elemento aventurero y no mostrar muertes explícitas. Aún así, los guionistas se las ingeniaron para incluir temas de actualidad como el tráfico de armas, animales en peligro de extinción, campamentos terroristas, el conflicto en Sierra Leona y oro nazi sepultado por décadas.

Las figuras de casi 20 cms. fueron creadas por Coleco y venían cargadas de accesorios. Los armamentos y los vehículos eran bastante realistas y reflejaban lo que usaba el ejército estadounidense de la época. Como de costumbre, tenemos dos facciones antagónicas. Las "Fuerzas de la Libertad" son comandadas por John Rambo y asistidas por el Coronel Trautman, Turbo, K.A.T. (basada en el personaje femenino de First Blood: Part 2), Dragón Blanco, Touchdown y Chief. La organización criminal de turno (S.A.V.A.G.E.) estaba integrada por el General Warhawk, el Sargento Havoc, Gripper (el del parche y tenazas por mano), Nomad (el clásico estereotipo árabe), el motoquero Mad Dog, Dragón Negro (cualquier parecido con Snake Eyes y Storm Shadow es pura coincidencia), Snakebite y Dr. Hyde.

Hank y su Cajón de Juguetes: Héroes de los '80, parte 2

Hank y su Cajón de Juguetes: Héroes de los '80, parte 2

RoboCop (1988)

Ya que estamos con las películas ultra-violentas, en 1988 le llegó el turno al policía cibernético creado por Paul Verhoeven y Ed Neumeier. El film original criticaba y satirizaba con agudeza y mucho humor negro el crimen urbano en ascenso, pero también tocaba temas profundos como el impacto de los medios de comunicación, la corrupción y el autoritarismo, el capitalismo desmedido de corporaciones monopólicas y la pérdida de identidad. De todas formas, ésto no impidió que el super-policía más famoso (perdón, BrigaCop y Jiban) se convirtiera en una de las franquicias más emblemáticas y queridas por los niños de fines de los ’80. Al film original le sucedieron dos secuelas, dos series animadas (The Animated Series en 1988 y Alpha Commando en 1998), cómics a cargo de Marvel, Dark Horse y Avatar Press, videojuegos (incluyendo un crossover con The Terminator), dos series live-action (The Series en 1994 y Prime Directives en 2001) y un esperado regreso al cine recientemente estrenado.

Inspirado por Blade Runner y el Juez Dredd, Neumeier co-escribió un guión considerado como "fascismo para liberales" por varios, pero con mucha más sustancia y crítica social de lo que puede parecer a primera vista. Originalmente pensado como un vehículo para Arnold Schwarzenegger, Verhoeven se decidió por Peter Weller debido a su físico y crucial expresividad en la parte inferior del rostro.

La primer serie animada contó con tan solo 12 capítulos y fue bastante fiel al universo establecido en la película. Lógicamente que el nivel de violencia se tuvo que bajar unos cuantos cambios (aquí tenemos lásers en vez de balas), pero igual se trataron temas adultos como el racismo, los prejuicios laborales, el terrorismo y el conflicto en Oriente Medio. El Dr. MacNamara sigue a cargo del ED-209 (aquí upgradeado a ED-260) y la pandilla de Clarence Boddicker (¡el papá de That 70’s Show!), responsable del "nacimiento" de RoboCop, anda campante por una New Detroit quizás no tan venida a menos y un tanto mas avanzada tecnológicamente que en el film de Verhoeven.

La colección juguetera (RoboCop and the Ultra Police) estuvo a cargo de Kenner y fue una extensión de la serie animada. Aquí tenemos a Murphy y Lewis acompañados por un grupo de especialistas enfrentados a Headhunter y sus Vandals. Los muñecos de RoboCop tenían la particularidad de contar con un mecanismo que, al insertar cintas de fulminantes en sus espaldas, los personajes "disparaban", dejando un humito y un tufillo a gato quemado después de cada jornada lúdica. Como de costumbre, Kenner dotó a la colección de vehículos de todo tamaño y el omnipresente ED-260, así como también del clásico casco y arma que dispara dardos de polyfón. Más recientemente, la empresa japonesa Kotobukiya sacó unas miniaturas muy detalladas, que incluyen al villano de la secuela.

Hank y su Cajón de Juguetes: Héroes de los '80, parte 2

Hank y su Cajón de Juguetes: Héroes de los '80, parte 2

¡Hasta el reclame termina en cliffhanger!

Con la remake en cartel, vale la pena repasar el resto de la carrera de Robo. Volviendo a 1989, con Verhoeven ocupado en llevar Total Recall a la pantalla, la primer secuela del personaje fue dirigida por el capo Irvin Kershner, responsable de The Empire Strikes Back y Never Say Never Again, entre otras. Después de que Alan Moore rechazara la oportunidad, el guión fue encargado a Frank Miller, volando alto despues de su magnum opus, The Dark Knight Returns. Seguramente los irónicos comerciales televisivos que se retoman de la primera parte le cayeron como anillo al dedo a Miller. RoboCop 2 no llega a la altura y profundidad de la original, pero igual es una película muy disfrutable, con ideas provocadoras, crítica social y mediática a granel, y violencia al borde de la caricaturización. El guión original de Miller fue considerado infilmable y sufrió muchísimas alteraciones. Frank tiene un cameo como químico en la escena del laboratorio, y terminó adaptándolo para el cómic en una miniserie entre 2003 y 2006.

Hank y su Cajón de Juguetes: Héroes de los '80, parte 2

La tercer parte, filmada en 1991 pero estrenada recién dos años más tarde, también arrancó con un guión de Frank Miller, modificado hasta el hartazgo. La sufrida secuela fue dirigida por Fred Dekker, de las ochentosas Los Cazamonstruos y Night of the Creeps. Miller todavía se tenía fé de que podía triunfar en Hollywood como escritor, pero se quemó tanto la cabeza con sus experiencias con RoboCop, que no volvería a reincidir hasta que Robert Rodríguez lo convenciera de adaptar y co-dirigir Sin City (2005). El frustrado escritor concluyó que en el proceso fílmico el director es quien tiene todo el poder y que cuando uno entrega un guión, "todos están aprontándose como perros alrrededor de un árbol". Por su parte Peter Weller, desilusionado con RoboCop 2, no volvería a usar el traje que tanto le había incomodado y hecho sudar. RoboCop 3 es una película bastante mediocre, hecha a las apuradas para capitalizar en el éxito del personaje, y castrada para ser apta para mayores de 12 años. Los críticos le dieron bastante palo citando que no aportaba nada nuevo, comparándola con el típico modelo automotriz de Detroit que cada año es sacado a relucir con algun chirimbolo nuevo, pero sigue siendo "más de lo mismo". Nuevamente Miller adaptaría su guión original en una miniserie para BOOM! Studios el año pasado, todavía en desarrollo.

Bizarrazo: comercial koreano de pollo frito.

La remake dirigida por el brasileño Jose Padilha parece ser, en parte, una vuelta a las raíces Verhoevenianas. En este caso, el trasfondo es el de los drones militares y la paradoja de permitir a las máquinas tomar decisiones éticas y morales. Originalmente un proyecto de Darren Aronofsky, el film cayó inesperadamente en manos de Padilha, un director con experiencia en documentales y un par de policiales que siguen a un comando de élite estilo SWAT por Río de Janeiro, enfrentándose a traficantes y políticos corruptos.

Hank y su Cajón de Juguetes: Héroes de los '80, parte 2

Como ejemplo de que la realidad a veces imita a la ficción, cuando el alcalde de una Detroit en plena bancarrota reveló su plan para una New Detroit próspera y progresista en 2011, alguien le preguntó si existían planes para una estatua de RoboCop, lo cual fue negado con cierto humor. Gracias al poder de Internet y esfuerzos para recaudar fondos, una estatua de bronce de RoboCop de tres metros a cargo del taller Imagination Station será revelada este año. Prueba de que aunque la moral de la ciudad esté baja, el espíritu de Murphy aún inspira.

Hank y su Cajón de Juguetes: Héroes de los '80, parte 2

Police Academy (1988)

Cambiando de tema radicalmente, pasamos a otra colección curiosa: Locademia de Policía. La serie de comedia subida de tono contó con 7 entregas fílmicas (a razón de una por año entre 1984 y 1989, más la innecesaria Misión a Moscú en 1994), una serie animada en 1988 y una live-action en 1997. Se puede decir que Police Academy convirtió en íconos de los '80 a gente como Steve Guttenberg y Michael Winslow (el grone de los ruidos) y sirvió como, digamos, "inspiración" para las películas de la Brigada Explosiva de Emilio Disi, Berugo Carámbula y compañía. La primera parte fue un éxito inesperado (casi U$S 250 millones con un presupuesto de U$S 4,5), mientras que cada secuela fue progresivamente más infantilizada y menos redituable. La serie del '97 intentó promover a una "nueva generación", aunque con cameos de algunos de los personajes originales como el Teniente Lassard (el viejo golfista despistado), Tackleberry (el fanático de las armas que ahora tiene dos sobrinos gemelos), Hightower (el gigantesco ex-jugador de football americano), Callahan (la rubia pechugona) y Sweetchuck (el lenteja debilucho).

La serie animada de Warner Bros. tuvo 65 capítulos entre 1988 y 1989. Las versiones caricaturizadas de los alocados reclutas y sus antagonistas tuvieron dos tandas de divertidas figuras y vehículos, el cuartel y juguetes varios como esposas, "gas lacrimógeno y de risa", billetera con placa y hasta un disfraz. La segunda tanda es más difícil de conseguir, sobre todo los ejemplares de Sweetchuck y House. Al Capitán Harris solo se le podía obtener mandando unos vales por correo más algún dinerillo. La fábrica argentina Jocsa los supo adaptar para el Cono Sur y muchos de sus ejemplares (entre ellos el "Copper’s Corner", jamás producido en Estados Unidos) son sumamente valiosos.

Hank y su Cajón de Juguetes: Héroes de los '80, parte 2

Hank y su Cajón de Juguetes: Héroes de los '80, parte 2

Steve Guttenberg abandonó la serie después de la cuarta entrega, pero curiosamente ahora quiere hacer una remake con los que todavía están vivos. Qué diferente hubiese sido la cosa si Michael Keaton, Tom Hanks o Bruce Willis hubiesen aceptado el papel del recluta Carey Mahoney, como se les había ofrecido en un principio...

Cierro su sección con dos videos alusivos: la recurrente secuencia en el Blue Oyster Bar y, para los que se preguntan "¿qué es de la vida del Sargento Jones?", la respuesta es: la sigue descosiendo, aunque sea en un talk-show noruego.

Chuck Norris: Karate Kommandos (1986)

El titular de la siguiente colección no necesita presentación. Todo un ícono del cine de artes marciales, Carlos Ray Norris tuvo su apogeo a mediados de los '80, como el protagonista de clásicos como Fuerza Delta 1 y 2, Perdidos en Acción e Invasión: U.S.A. Después de ser condecorado como campeón mundial de karate y tae-kwon-do en forma repetida entre 1964 y 1974, a pedido de su amigo Steve McQueen, Chuck le dio una oportunidad a la actuación. Su primer rol fue nada menos que como el antagonista de Bruce Lee en Way of the Dragon (1972). Se hicieron amigos, entrenaron juntos y el resto, como se dice, es historia.

Hank y su Cajón de Juguetes: Héroes de los '80, parte 2

Para apelar a los más chiquitos, el estudio de animación Ruby-Spears (El Hombre Plástico, Alvin y las Ardillas) produjo una miniserie de 5 capítulos titulada Chuck Norris: Karate Kommandos, donde se alternaban secuencias filmadas de Chuck en persona (generalmente en el gimnasio o su dojo, contándonos sobre el capítulo que estábamos a punto de disfrutar) con la narrativa animada. Por supuesto que al final ligábamos moraleja. En la serie, Norris lidera a un equipo de guerreros "radicalmente diversos" financiado por el gobierno y conocidos como los Karate Kommandos. Los malos de turno están representados por la organización criminal VULTURE encabezados por The Claw, una mezcla del Mandarín y el Dr. No, y Super Ninja, una copia alevosa del Comandante Cobra. Para que nos quede bien claro quién está a cargo, durante la presentación el nombre del protagonista se menciona nada menos que nueve veces.

En los créditos se pueden ver nombres que más tarde se lucirían en Warner Bros. Animation en los '90, así como también casos inexplicables como los de Jack Kirby y Gil Kane. El cómic de Marvel basado en la serie contó con arte de Steve Ditko. Éramos tan pobres…

Hank y su Cajón de Juguetes: Héroes de los '80, parte 2

Las figuras en cuestión contaron con Chuck en tres versiones, más sus lacayos el samurai Kimo, el luchador de sumo Tabe y su joven aprendiz Reed. Dos ninjas enemigos completaban el plantel articulado, ademas del codiciado Karate Korvette. Y todos sabemos que Chuck Norris no precisa una "base" porque Chuck Norris puede construir un edificio empezando por el techo.

Hank y su Cajón de Juguetes: Héroes de los '80, parte 2

Una segunda serie con motos, un helicóptero, los personajes Klaw, Tank Sherman, más ninjas y otras versiones de los principales se vislumbraron en el catálogo de Kenner de 1987, pero solo fueron producidos en Argentina a través de la compañía Jocsa. Para que niños de todo el mundo pudieran ortibear abierto, también se hizo disponible el disfraz official, y Chuck hasta tuvo su propia línea de jeans para dobles de riesgo.

Hank y su Cajón de Juguetes: Héroes de los '80, parte 2

Después de una década relativamente quieta, Chuck Norris tuvo un curioso revival. Su serie Walker Texas Ranger de casi 200 episodios se convirtió en programa de culto cuando, al igual que Baywatch, se hizo sumamente popular en el resto del mundo. Michael Koman y Andrew Weinberg, dos escritores de la encarnación original del talk-show de Conan O’Brien, se obsesionaron de tal forma con los momentos más absurdos de la serie, que crearon "La palanca de Walker", uno de los segmentos recurrentes más rendidores del programa en sus últimos años. El sketch se escribía solo:

Los clips empiezan en el tercer minuto. Después de años de abuso, Chuck tuvo que poner orden.

Koman y Weinberg más tarde canalizaron su placer culpable en la ridículamente excesiva serie Eagleheart, una parodia de Walker... encabezada por el cómico Chris Elliott, que Adult Swim pasa los jueves a la medianoche en Estados Unidos. Vale la pena.

Además del infame sitio ChuckNorrisFacts.com, que documenta las proezas hiperbólicas de nuestro héroe, Norris se mantiene en el imaginario popular gracias a roles pequeños como el de The Expendables 2, el puente que lleva su nombre y une dos ciudades entre Eslovaquia y Austria (?!), y su cruzada fundamentalista, armamentista y anti-Teoría de la Evolución que lidera apoyando a la rama más conservadora del Partido Republicano estadounidense (Nota del Editor: nadie es perfecto).

Los dejo con una manualidad al mejor estilo del Tío Víctor. Díganle a papá o mamá que vacíen una caja de antidepresivos o una lata de Pilsen. Siguiendo las instrucciones que no existen, dejen volar su imaginación y construyan su propio Chuck estilo Minecraft, o bien un útil portalápices con actitud. ¡Hasta el próximo "Cajón"!

Hank y su Cajón de Juguetes: Héroes de los '80, parte 2

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3