Home Columnas Hank y su Cajón de Juguetes Hank y su Cajón de Juguetes: Héroes de los '80, parte 3

Hank y su Cajón de Juguetes: Héroes de los '80, parte 3

Por el Hank y su Cajón de Juguetes

Hank y su Cajón de Juguetes: Héroes de los '80, parte 3En esta ocasión, nuestro experto macaquero (¿o será macaquista?) se dedica a analizar los juguetes del Inspector Gadget, La Familia Biónica, Capitán Poder y los Soldados del Futuro, Visionaries, BraveStarr, Dinoplatívolos y Dino-Riders. Tomá pa' vos.

Inspector Gadget (1983)

Una mezcla del Hombre Biónico con el Inspector Clouseau, este despistado personaje se hizo conocer a través de una recordada serie animada en 1983. A pesar de su inagotable arsenal de recursos, el incompetente agente terminaba resolviendo casos muy a pesar suyo, siempre ayudado por su precoz sobrina Penny y su perro Sabihondo (o Cerebro, dependiendo de la traducción). Cada episodio comenzaba como una parodia de Misión Imposible, con el Jefe Quimby oculto en una papelera o escondrijo similar, informándole a Gadget de su asignatura del día, antes de ser carbonizado con el mensaje que se autodestruía. La organización criminal de turno como de costumbre tenía una sigla (M.A.D.) y un mandamás bondiano de voz ronca que acariciaba un gato gordo y nunca daba la cara.

La producción de la serie fue casi tan internacional como una aventura del agente de Ian Fleming, siendo los creadores un trío francés-inglés-italiano, las voces grabadas en Canadá y la animación realizada en Japón y Taiwan. La concepción original de Gadget era más cercana a la de un detective clásico, con un llamativo bigote y acento británico que desaparecerían después del episodio piloto. Obviamente el personaje también estaba inspirado por Maxwell Smart, el célebre Súper Agente F-86. No conformes con el actor que imitaba la voz de Smart, los creadores decidieron ofrecerle directamente a Don Adams el papel, cosa que aceptó con gusto y mantuvo a lo largo de las varias encarnaciones de la serie.

El primer muñeco gadgetero salió en el '83 y es un maravilloso "hombre de acción" de 30 cms. con varios de los trucos que se veían en la serie (sombrero helicóptero, cuello, piernas y brazos que se extienden, sombrilla, martillo y esposas). Una colección mas extensa saldría recién en 1992, con 9 versiones del inspector (cada una con una habilidad diferente), el Gadgetmóvil, Penny, Sabihondo, un secuaz de M.A.D. y el mismísimo Dr. Claw, a quien finalmente podíamos desenmascarar tras años de anonimato. No sé ustedes, pero yo quedé bastante desilusionado...

Hank y su Cajón de Juguetes: Héroes de los '80, parte 3

Más adelante el personaje tuvo tres spin-offs: Gadget’s Field Adventure (un documental geográfico guiado por el inspector que pasaban en el History Channel), Gadget Boy and Heather (una versión infantilizada) y Gadget and the Gadgetinis (donde es ayudado por un par de mini-cyborgs creados por Penny). Un detalle gracioso de esta última serie es que ahora Sabihondo, traumatizado por todas las miserias que tuvo que pasar en la serie original, se jubiló y vive plácidamente cual ermitaño retraído. La sola mención de la palabra "gadget" le produce ataques de pánico incontrolables. Una nueva serie en CGI fue anunciada para el año que viene.

Además de sus versiones animadas, el Inspector Gadget tuvo su pasaje por el cine, primero como una película de matinée de la casa Disney con Matthew Broderick, Rupert Everett, Michelle Trachtenberg (¡Dawn Summers!) y Dabney Coleman en 1999. Don Adams tiene un cameo vocal como Sabihondo al final de la cinta y resulta simpática la escena post-créditos de la convención de "Esbirros Anónimos" con gente como Mr. T, villanos de películas de James Bond y sosías de Igor, Tattoo y Tonto. Una secuela directa a DVD con French Stewart (3rd Rock from the Sun) y más cercana a la serie animada saldría cuatro años mas tarde.

El largometraje tuvo una promoción acorde: yendo a McDonald's en ocho ocasiones calculadas y acosando a los empleados al mejor estilo Hijo de Chuck Norris (Nota del Editor: no es acoso si los empleados mantienen la sonrisa), uno podía juntar las partes necesarias para formar un Gadget multiuso con la cara preocupada de Broderick.

Hank y su Cajón de Juguetes: Héroes de los '80, parte 3

Bionic Six (1986)

En el lejano futuro post-1999, el Profesor Sharp desarrolló la tecnología para mejorar las habilidades de seres humanos con partes biónicas. El piloto Jack Bennet se convirtió en su primer experimento exitoso, adoptando el alter-ego de Biónico-1. Cuando el resto de la familia Bennett quedó sepultada en una avalancha durante unas vacaciones en el Himalaya, la decisión fue sencilla: resucitarlos y tunearlos a todos, a modo de formar Bionic 6, la primera Familia Biónica. Querida por el público, el grupejo se encargó de frenar los planes malvados del Dr. Escarabajo y sus torpes secuaces, que casi siempre tenían que ver con adueñarse de la consabida tecnología biónica. Cada miembro de la familia tenía poderes específicos: Madre-1 era telépata, Sport-1 era un beisbolista mejorado y su hermana Rock-1 se destacaba por su velocidad y emitir ondas sónicas. Como hablamos de una serie de los '80, no podemos dejar de lado a las minorías, por lo que los Bennett también contaban con dos hijos adoptivos, el inteligente y fuerte I.Q. y el ponja Karate-1, además de su "mascota", el simio cibernético y comelón de aluminio Fluffi.

La serie de 65 capítulos contó con la animación del estudio Tokyo Movie Shinsha, uno de los más antiguos y dinámicos proveedores de anime (Lupin, Akira, Princesa Mononoke). Bionic Six fue de sus primeros encargos para una serie estadounidense, y su calidad se puede apreciar en la presentación. La gente de Warner Bros. Animation tomó nota y usó a TMS para lo que consideraban los mejores guiones de Tiny Toons, Animaniacs, Batman, Superman, y los largometrajes Batman Beyond: Return of the Joker y Justice League: Doom, entre otras. Disney también los supo usar para los Osos Gummi, Pato Aventuras y Chip & Dale: Rescatadores.

LJN (Thundercats) fue la encargada de la colección metalizada, un total de 13 figuras del tamaño de un G.I. Joe pero del peso de un Fusca, además de 5 vehículos y la Base Biónica.

Hank y su Cajón de Juguetes: Héroes de los '80, parte 3

Hank y su Cajón de Juguetes: Héroes de los '80, parte 3

Hank y su Cajón de Juguetes: Héroes de los '80, parte 3

Hank y su Cajón de Juguetes: Héroes de los '80, parte 3

Captain Power and the Soldiers of the Future (1987)

Una serie bastante recordada por varios multiverseros es Captain Power, que Canal 4 pasaba los viernes de noche a principios de los '90. Creada por Drew Goddard, un experto en diseñar paseos de parques de atracciones y cuyo único crédito fílmico fue la adaptación de He-Man, la serie fue pionera en combinar ciencia ficción relativamente adulta con secuencias animadas por computadora. Su línea de juguetes permitía interactuar con la serie, como si uno estuviera jugando al viejo y querido Duck Hunt, pero sin aquel perro podrido que se te reía en la jeta cuando le errabas a los patos. La anécdota es parecida a la de Terminator: en un futuro post-apocalíptico, un grupo rebelde guerrillero conocido como los Soldados del Futuro, comandados por el Capitán Jonathan Powers, lucha contra un ejército de máquinas inteligentes que ha esclavizado a la humanidad para digitalizarla.

Hank y su Cajón de Juguetes: Héroes de los '80, parte 3

A lo largo de una temporada única de 22 capítulos, el renombrado escritor de género J. Michael Straczynski tejió una narrativa bastante compleja para tratarse de un programa infantil, adelantándose a la existencia de drones militares y el acelerado avance de la tecnología y su dependencia. También se toca el adoctrinamiento de la juventud propia de regímenes autoritarios y las consecuencias de una posible guerra nuclear en un futuro no muy lejano. Para Straczynski la serie fue más que un simple trabajo por encargo. La muerte de uno de los personajes principales en el último capítulo, en parte por sus heridas de guerra y en parte por voluntad propia, fue inspirada por una dolorosa experiencia personal del escritor. Una segunda temporada con guiones ya escritos no vio la luz cuando la serie fue tristemente cancelada por ser demasiado violenta y oscura para niños y lo suficiente madura y compleja para adultos que no se molestaron en seguirla. El alto costo por episodio, la limitada calidad interactiva de los juguetes y el horario de Cultura para Todos (domingos a las 5 de la mañana) que le asignaron algunos canales, también incidieron en su abrupto fin. La serie salió en DVD hace unos años y merece ser repasada con la óptica correspondiente. Straczynski también escribió el cómic, con arte de Neal Adams.

Hank y su Cajón de Juguetes: Héroes de los '80, parte 3

Los juguetes interactivos fueron producidos por Mattel. Poco antes que la serie se comenzara a emitir, las naves y los personajes se empaquetaban con un videocasete animado con sesiones de entrenamiento y pilotaje simuladas, guiadas por el Capitán y su plantel. Si uno daba en el blanco, se sumaban puntos. Después de demasiados hits enemigos, el macaco-piloto era expulsado de la cabina.

Hank y su Cajón de Juguetes: Héroes de los '80, parte 3

Hank y su Cajón de Juguetes: Héroes de los '80, parte 3

Hank y su Cajón de Juguetes: Héroes de los '80, parte 3


El Capitanazo interrumpe la programación para que salves al mundo (y para vender juguetes).

La serie tiene la suficiente cantidad de seguidores para suscitar convenciones y garantizar un propuesto revival, a titularse Phoenix Rising. Hoy en día, el status de Captain Power como una sofisticada pero malinterpretada serie de culto ha creado memes como el siguiente:

Hank y su Cajón de Juguetes: Héroes de los '80, parte 3

Visionaries (1987)

Y ahora nos trasladamos a un mundo medieval y opresivo, regido por el miedo y la superstición, donde la magia es más poderosa que la ciencia. No me refiero a la Iglesia Pare de Sufrir, sino al universo de los Visionarios, Caballeros de la Mágica Luz. Capitalizando la moda ochentera de los pegotines holográficos y combinándolo con el diseño de los G.I. Joes, los Caballeros Espectrales y los Señores de la Oscuridad comandaban los poderes de distintos animales a través de imágenes tridimensionales que portaban en sus tótems y armaduras. Otro ejemplo de la tricota "dibujitos-macacos-cómic", los Visionarios tuvieron una breve serie de 13 episodios, una tanda de 12 figuras y 4 vehículos a cargo de Hasbro y una historieta a cargo de Gerry Conway y Mark Bagley.

Hank y su Cajón de Juguetes: Héroes de los '80, parte 3

Hank y su Cajón de Juguetes: Héroes de los '80, parte 3

Hank y su Cajón de Juguetes: Héroes de los '80, parte 3

En la historia, el Mago Merklynn organiza un combate entre las dos facciones guerreras y les otorga la facultad mágica de un animal diferente basado en la personalidad de cada personaje (e invocado mediante un versito que los niños memorizaban para lucirse en el recreo). La serie televisiva estuvo a cargo del multimediático Flint Dille, un prolífico escritor para las series emblema de Hasbro, así como también juegos de rol, novelas interactivas, películas y videojuegos.

Visionaries es una linda serie para coleccionistas con poco espacio. Una segunda tanda que incluía la Montaña de Hierro fue diseñada pero cancelada por los costos de los hologramas y la falta de una segunda temporada, cuando Hasbro no renovó su contrato con Sunbow (el estudio de G.I. Joe y Transformers).

Hank y su Cajón de Juguetes: Héroes de los '80, parte 3

Hank y su Cajón de Juguetes: Héroes de los '80, parte 3

BraveStarr (1987)

Una colección poco conocida es la del vaquero espacial BraveStarr, el último dibujito que sacó Filmation. La serie nació no con el héroe sino con el villano principal, Tex Hex, originalmente pensado como uno de los lacayos de Premier Malvado en Los Cazafantasmas. Una síntesis de western y ciencia ficción, BraveStarr se desarrolla en pleno siglo XXIII en el planeta New Texas, donde la motivación principal es la búsqueda de un valioso y escaso metal conocido como Kerium. Al igual que los Visionarios, el sheriff BraveStarr puede invocar los sentidos agudizados de varios animales ("ojo de halcón, oído de lobo, fuerza de oso, velocidad de puma") en su lucha contra el crimen galáctico. Como todo héroe, BraveStarr necesita un sidekick, en este caso el contestatario caballo antropomórfico 30/30, siempre portando su rifle favorito que apoda Sara Juana.

Los muñecos eran bastante grandes (20 cms.) y, al igual que con He-Man, cada personaje tenía su movimiento o habilidad especial y la colección contaba con un cuidado arte en las cajas. Los vehículos fusionaban dos épocas contradictorias (¡carretas espaciales voladoras!) y el enorme Fort Kerium era como tener un pueblo del oeste en el living. Al igual que con otras series ya citadas, se anunció una segunda tanda con el resto de los personajes pero la indiferente recepción obligó a que se cancelara.

Hank y su Cajón de Juguetes: Héroes de los '80, parte 3

Hank y su Cajón de Juguetes: Héroes de los '80, parte 3

Hank y su Cajón de Juguetes: Héroes de los '80, parte 3

Dinosaucers (1987) y Dino-Riders (1988)

Si hay algo que a niños de todas las edades siempre han fascinado, son los dinosaurios. En los '80 tuvimos no una, sino dos series, bastante diferentes entre sí, que ayudaron a toda una generación a memorizar los nombres de las diferentes especies de seres prehistóricos. Los Dinoplatívolos fueron creados por los productores Benjamin Melniker y Michael Uslan, responsables de apadrinar a Batman en el cine y la animación, y de dictar cursos universitarios de historia y apreciación del cómic. El enfoque fue similar al de los GoBots: una raza de dinosaurios avanzados y antropomórficos huye del planeta Reptilon y es recibido en la Tierra por un cuarteto de jovencitos amigables con anillos especiales. Por supuesto que sus archienemigos, los despiadados Tiranos, los siguen de cerca.

En este caso, la transformación de los "buenos" se da a través de un botón especial que llevan en su armadura. Esto les permite dinoevolucionar, o sea, convertirse por unos momentos en un lagarto prehistórico con facultades de pensamiento y habla. Por otra parte, los Tiranos contaban con un rayo que podía hacer retroceder a cualquier criatura a su origen primitivo, sea dinosaurio a secas o cavernícola, en nuestro caso. La serie abusó una y otra vez de este recurso, al igual que del rayo "fosilizador". Algunos detalles divertidos fueron el triángulo amoroso multiespecie entre Ichy, Teryx y Genghis Rex, el cobarde de Stego escondiendo la cabeza como si fuera una tortuga, los insultos temáticos de Rex a sus lacayos, el biólogo pantanoso "Dinosaurio" Dundee, y los antiguos empleos de los Tiranos en Reptilon (conductor de programa para niños, dentista, abogado). También tuvimos un affaire acaramelado entre Plesio y el Monstruo del Lago Ness.

La empresa Galoob tenía propuesta encargarse de la línea juguetera y ya tenía los prototipos hechos de los personajes principales, sus naves y hasta del volcán que oficiaba de cuartel. A último momento los planes se cancelaron y terminaron vendiendo los moldes a la compañía brasileña Glasslite, una práctica común para recuperar costos. De los ocho personajes propuestos (Allo, Genghis Rex, Stego, Bronto-Trueno, Babaloo, Plesio, Quackpot y Ankylo), esta última solo inmortalizó a los 5 que se pueden ver más abajo. Dado lo escaso del merchandising de la serie y lo raros que son estos muñecos, cada ejemplar se cotiza fácil en unos U$S 300 en los Estados Unidos.

Hank y su Cajón de Juguetes: Héroes de los '80, parte 3

Hank y su Cajón de Juguetes: Héroes de los '80, parte 3

Hank y su Cajón de Juguetes: Héroes de los '80, parte 3

En el caso de los Dino-Riders, la efímera serie televisiva fue casi una excusa para promocionar una de las líneas mejor diseñadas de la década. Aquí el conflicto es entre los humanos Valorians y los reptílicos Rulons, quienes quedaron atrapados en la prehistoria después de un viaje en el tiempo que les salió mal. Ahora la posta es adiestrar y llenar de armas a cuanto dinosaurio ande en la vuelta para solucionar sus diferencias con parsimonia y diplomacia.

Hank y su Cajón de Juguetes: Héroes de los '80, parte 3
¡Qué dino-bolonqui!

La extensa y variada colección juguetera de la compañía Tyco se extendió a lo largo de cuatro tandas entre 1988 y 1990. Los dinosaurios más grandes tenían mecanismos motorizados para caminar por cuenta propia, mientras que la última serie se contó con mamíferos de la Era del Hielo maniobrados por Neanderthales. Las joyitas de la colección son el gigantesco Brontosaurio ambulante, el Paquicefalosaurio que se para en dos patas, y el Mamut peludo, entre muchísimos otros. Las armas eran complejas y futurísticas y los "conductores" proporcionalmente pequeños. Cuenta la historia que cuando el jefe de diseñadores tuvo que hacer la presentación delante de los ejecutivos, desesperado por la mala calidad del prototipo que le había preparado un subordinado, el tipo lo armó y pintarrajeó todo de nuevo y encajó un muñeco del líder de M.A.S.K. como piloto. Por suerte pasó el examen y después ya contaron con la tutela de un paleontólogo para que la cosa fuera más realista e informada.

Hank y su Cajón de Juguetes: Héroes de los '80, parte 3

Hank y su Cajón de Juguetes: Héroes de los '80, parte 3

Hank y su Cajón de Juguetes: Héroes de los '80, parte 3

El nivel inusitado de atención al detalle, las proporciones y la calidad fue tal, que el afamado Instituto Smithsoniano en Washington le encomendó a Tyco que diseñara la colección oficial del museo. Ésto se debía en gran parte al renombrado artista William Stout, toda una referencia en cuanto a dinosaurios y fantasía se refiere. Si bien las ventas del primer año fueron excepcionales, los altos costos y el fin de la serie animada marcaron el fin de los Dino-Riders. Tyco prefirió cancelar la línea con dignidad, en vez de estirarla con productos de inferior calidad. Aún así, los inmejorables moldes fueron resucitados para las colecciones de Cadillacs & Dinosaurs y Jurassic Park. Se dice por ahí que el simpático Rex de Toy Story le debe bastante al modelo del tiranosaurio…

Hank y su Cajón de Juguetes: Héroes de los '80, parte 3

Y de esta forma ponemos punto final cual Julia Moller a este repaso por la década por excelencia de las figuras de acción. Antes que algún multiversero reclame la criminal omisión de las Tortugas Ninja, es solo porque se merecen (y recibirán) su propia nota.

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3