Home Columnas La Reseña Conversada The Dark Knight Rises: La Reseña Conversada

The Dark Knight Rises: La Reseña Conversada

Por el La Reseña Conversada

The Dark Knight Rises: La Reseña ConversadaEn Multiverseros no le queríamos quemar la película a nadie y por eso las primeras reseñas que publicamos fueron libres de spoilers. Como ya pasó un tiempo prudencial desde su estreno, te traemos una nueva entrega de La Reseña Conversada, esta vez contando todos los detalles sobre The Dark Knight Rises. Sumate a la conversa.

The Dark Knight Rises: La Reseña Conversada

The Dark Knight Rises: La Reseña ConversadaThe Dark Knight Rises: La Reseña ConversadaEl Penitente: Pasaron algunos días desde que vimos la película, y mi cabeza sigue procesando todo ese maremoto de emociones que significó la despedida del Batman de Nolan. En lo personal, no me pasaba algo así desde el final de Lost, en donde a medida que transcurría el tiempo, las fichas todavía seguían cayendo en su lugar. Como espectadores, y en este caso, espectadores con un grado de involucramiento mayor por nuestra condición de seguidores del encapotado en sus aventuras impresas, tendríamos que estar agradecidos por ser contemporáneos de semejante épica cinematográfica. A esta altura, y por si faltaba alguna prueba más, creo que vamos a coincidir en que con The Dark Knight Rises, Nolan se ha posicionado como uno de los cineastas más inteligentes de la actualidad. Desde siempre, los cierres han sido complicados, en tanto uno como espectador se va formando una idea de lo que quiere ver en pantalla, volcando (por qué no decirlo, de manera egoísta) expectativas personales y privilegiándolas por sobre las del autor. Con un cierre tan redondo como el que acabamos de presenciar, no puedo más que pararme y aplaudir.

The Dark Knight Rises: La Reseña ConversadaThe Dark Knight Rises: La Reseña ConversadaNick Constantine: Coincidimos de entrada, ya que luego de The Dark Knight Rises, en lo personal el estatus de Nolan como uno de los cineastas más importantes de nuestra época queda cimentado, por más que no precisaba ninguna confirmación ante mis ojos (ahora deshinchándose de tanta lágrima irreprimible). La previa implicó días de anticipación, nervios previos y expectativas desmedidas que nos llevaron a tener las entradas antes de que se pusieran a la venta (no pregunten, ya que implicó transacciones condenables con fuerzas maléficas de una dimensión alternativa). Lo cierto es que era muy difícil superar esa anticipación, cuestión que Nolan y compañía lograron con creces. Un cierre emotivo y removedor para una trilogía que se metió de lleno en la categoría de "cine que hay que ver", si uno quiere estar enterado de por dónde va lo mejor que podemos pedirle a un producto cinematográfico actual. Para el resto está Battleship o Hannah Montana.

The Dark Knight Rises: La Reseña ConversadaThe Dark Knight Rises: La Reseña ConversadaEl Penitente: Vayamos a la película en sí. El inicio con la escena del avión, claramente traza un paralelo con aquel maravilloso robo al banco en The Dark Knight por parte del Joker. No sólo presenta al villano de turno (en este caso Bane) y deja bien en claro de lo que es capaz, sino que se trata de una escena con un despliegue visual que sorprende. Paradójicamente, en épocas en donde a pesar de las fortunas que los grandes estudios invierten es muy extraño que uno pueda llegar a sorprenderse en una butaca de cine, que un director como Nolan nos regale una escena como esas, habla de alguien que tiene una mano especial. Acto seguido, pasamos al acto homenaje a Harvey Dent en la mansión Wayne, y ahí nos enteramos que pasaron 8 desde años desde el final de The Dark Knight, período en el que Gotham prácticamente erradicó la delincuencia de sus calles. Demasiado bueno como para que dure. Particularmente, me gustó la imagen del Bruce Wayne ermitaño, recluido en su mansión y con bastón. Es claro que el tono del Batman de Nolan le debe muchísimo a la versión que Frank Miller pintó en los 80, y que se tome una imagen tan emparentada con The Dark Knight Returns, resulta un detalle hermoso. Si hablamos de los minutos iniciales, tenemos que dedicarle muy especialmente unas líneas a Anne Hathaway y su Selina Kyle. En la previa, se había instaurado la duda acerca de si la actriz daría la talla para poder incorporarse convincentemente al universo construido por Nolan. El murmullo estaba más que nada vinculado a sus antecedentes en cintas destinadas a un público adolescente (que dicho sea de paso, podrían ser de cuestionable calidad, pero que mostraban a una Hathaway con muy buenos dotes para la comedia). Si algo queda claro después de la escena mano a mano con Bruce (y ese "algo" se confirma durante las 2 horas 45 minutos de metraje), es que Hathaway no sólo está a la altura de las circunstancias, sino que es uno de los personajes que se roba la película.

The Dark Knight Rises: La Reseña ConversadaThe Dark Knight Rises: La Reseña ConversadaNick Constantine: Ya que estamos hablando de personajes importantes, desde tempranito se introducen dos personajes fundamentales, que llevan sobre sus hombros gran parte del peso argumental de TDKR: Bane (Tom Hardy) y John Blake (Joseph Gordon-Levitt).  No creo que sea necesario mencionar la responsabilidad que descansaba sobre los hombros de Bane, cuestión visible desde la predominancia que se le dio en la difusión mediática desde las primeras escenas filtradas de la película. Luego de la mayúscula interpretación de Heath Ledger como el Joker, Nolan necesitaba encontrar un villano que diera con la medida adecuada para antagonizar al hombre-roedor volador. TKDR era la última oportunidad que Nolan tenía para ilustrar elementos relativos a las temáticas recurrentes de la trilogía, que se retoman de BB y TDK en una concepción espiralada y recurrente, que añade capas de lectura al conjunto final. De esta forma, al demencial y caótico Joker se contrapondría un frío y calculador Bane, criado en un pozo-prisión infernal, donde se desarrollan algunas de las mejores escenas de la película, que resultó estar íntimamente relacionado con Ra's al Ghul y su legado y con la Liga de las Sombras. Un villano metódico y brutalmente poderoso físicamente, que generó mucha expectativa, bien alimentada por una inteligente campaña viral y por ser el tipo que todos conocemos como el que “quebró al murciélago”. Bane hace mucho más que esto: pisotea (literalmente) a Bruce en el suelo, organiza una revolución social (o “involución”, demagógicamente apoyada en un discurso pseudo-pro-proletario, de lo mejor de la película; la tarea para el día de mañana es repasar los ecos de “No Man’s Land” en TDKR). Bane destroza a Bats y a todo lo que su legado implica, no sudando más de tres gotas y media en el proceso. La tarea de Bane es inmensa, la interpretación de Tom Hardy, que se fumó tener la máscara durante horas y horas, al menos alabable, en mi gusto de lo más contundente de TDKR. Más allá del desagrado de algunos espectadores por la voz del susodicho, puedo afirmar que, en lo personal, la unión de la interpretación física de Hardy (más allá de su imponencia muscular) y su caracterización de voz (una versión asmática de alguien con acento vagamente entre británico y europeo oriental), fueron de los puntos más sólidos de las adiciones finales al Nolanverso batmanesco. Hay algo siniestro y perturbador en la disonancia entre lo que uno esperaría ante el physique de Hardy y la voz final de Bane, contraste que funciona a las mil maravillas. Por otro lado, si analizamos a John Blake, estamos hablando de otra incorporación a los mitos de la trilogía que supone un cambio removedor para el status quo final del hombre murciélago, apenitas antes y eternamente después de los créditos finales.

The Dark Knight Rises: La Reseña ConversadaThe Dark Knight Rises: La Reseña ConversadaEl Penitente: Concuerdo plenamente con lo que mencionás respecto a Bane. No debe haber sido sencillo para Hardy saber que, indefectiblemente, su papel sería comparado y analizado en relación a lo que hizo Ledger, convirtiendo a su Joker en uno de los villanos más emblemáticos de la historia del cine. Sin embargo, lo de Hardy con Bane es soberbio. El tipo está durante casi tres horas en pantalla con una máscara, y sin embargo, en cada una de sus apariciones te tiemblan las piernas. Eso habla de un actor con mayúsculas, algo que no debería sorprendernos si recordamos papeles como el que interpretó en Bronson (Nicolas Winding Refn, 2009). Ya que estamos con Bane, aprovecho para quedarme con algo que destacás en relación a esa falsa "revolución social" que dice llevar adelante. Una de las críticas más recurrentes que se le han hecho a las Batman de Nolan (algo que fue moneda corriente en The Dark Knight y que se acentuó en esta entrega), es la de mostrar a un Batman con un costado fascista, y en el caso puntual de Rises, a un Batman que pretende defender cierta estructura social de privilegios de la clase poderosa, ante los reclamos de los más desamparados, representados en la figura de Bane. En The Dark Knight, algunos giros argumentales (como el del sistema de monitoreo de los celulares) es verdad que daban esa sensación de un Batman a lo Gran Hermano, en donde el fin último de la protección de Gotham justificaba los medios. Sin embargo, ahora en Rises, sinceramente, me resulta una lectura de lo más caprichosa. Una lectura que habla más de quien la realiza y su afán por encaminarse a una conclusión bastante forzada, que de las verdaderas intenciones del director y guionistas. Muchachos, estamos hablando de un tipo (Bane) que debajo de su discurso de lucha contra la opresión, esconde una bomba nuclear a punto de detonar y capaz de hacer desaparecer a toda la ciudad. Sobre el John Blake de Joseph Gordon-Levitt, una vez más, concuerdo contigo. En una película en donde es difícil hablar de blancos y negros, y en la que predominan los grises (otro gran acierto de Nolan y compañía), Blake es el único que durante toda la película actúa de una manera noble, relegando una y otra vez sus intereses personales ante el bien de los demás. Es el personaje más transparente de todos, y dado esto, estaba clarísimo que su destino no podía ser otro que el que finalmente alcanzó.

The Dark Knight Rises: La Reseña ConversadaThe Dark Knight Rises: La Reseña ConversadaNick Constantine: Lo que mencionás sobre las reacciones “políticas” ante la trilogía de Nolan está perfectamente en sintonía lo que pienso. Las tres películas comparten una apertura de interpretación que posibilitó que gente con mucha imaginación o una agenda oculta (vaya uno a saber), de ambos extremos del espectro político, las viese como algo que, en realidad, no son. La extrema derecha norteamericana, por ejemplo, vio en TDKR propaganda pro-Obama casi no disimulada. Los liberales ven en TDKR, como mencionabas, una metáfora de opresión, de defensa del status quo imperante. Como se ve en la película, las cosas no son tan sencillas, y los “liberadores” son psicópatas con bombas nucleares en la manga. Selina, por ejemplo, comienza vilipendiando al sistema y al monopolio de los que tienen frente a los que no. En una supuesta situación ideal, post coup d’etat del tipo del inhalador portátil, Selina cambia de colores, ya que el resultado termina siendo bastante siniestrote. Blake, por su lado, defiende al sistema hasta sus últimas consecuencias, para ser “traicionado” en su hora más oscura por un grupo de uniformados, muy similares a él mismo, que dinamitan un puente para que un ómnibus lleno de niños no pueda pasar.

Los grises que mencionabas están constantemente presentes, dejando que el espectador saque sus propias conclusiones y ponga mucho de sí mismo en la lectura de la obra, una marca constatable en los productos de los grandes cineastas. Lo que Nolan hace es retomar constantemente temas recurrentes, a lo largo de su trilogía, con una fineza exquisita que envidiaría mucho auteur.

El tema central del individuo enfrentado a su propio miedo como imposibilidad de trascendencia y realización de Begins engancha en TDK con la metáfora recurrente del sacrificio por los demás, en el marco conflictivo de una sociedad donde el caos se da besitos en la boca permanentes con el orden; el único filtro posible está en la imprevisible reacción del individuo ante tanto desbarajuste. TDKR (por más que no podamos hablar, de aquí en más, de tres películas, ya que Nolan explora estos elementos recurrentes a lo largo de una gran película de más de seis horas de duración), como su nombre lo indica, gira en torno a la ascensión, la trascendencia, la salvación de un individuo en una escalada hacia la luz donde deja de lado su ser quebrado. Estamos hablando del mismo tipo que en su ingenuidad de juventud cree que el que nada teme está realmente liberado de toda atadura. Hay que tener cojones, como hizo Nolan, para ubicar TDKR ocho años después, cuestión que le posibilita magistralmente explorar el  ascenso y redención de un Bruce quebrado por su sacrificio, desencantado con el mundo. La ascensión desde el pozo oscuro del alma implica dejar de lado las tonteras de la juventud, reconociendo la mortalidad y la certeza del fin como un elemento válido y asimilable, que limita pero le da sentido a la leyenda. “Peleas como un hombre joven”, dice Bane, no en vano; quien nada teme, nada tiene que ganar, pero tampoco nada que perder.

The Dark Knight Rises: La Reseña ConversadaThe Dark Knight Rises: La Reseña ConversadaEl Penitente: está bueno que te refieras al ascenso y redención de Bruce. Es que Rises, si bien es una película que claramente versa sobre la leyenda y el legado de Batman como figura inspiradora, es más que nunca una historia acerca del hombre detrás de la máscara. De manera muy inteligente Nolan explora el que ha sido un tópico una y otra vez revisitado por los distintos autores que han pasado por el encapotado, y es el reconocimiento de una muerte inexorable como fin de su "viaje". Acá estamos ante un tipo de una convicción inquebrantable, al que pretenden arrancarle todo aquello por lo que ha luchado (y por un momento logran hacerlo), y sin embargo, sigue adelante, levantándose una y otra vez. ¿Qué importa que Batman como tal no aparezca en pantalla la cantidad de minutos que uno supone una película que lleva su nombre debería tener? Es tiempo que reconozcamos que Bruce y Batman son una personalidad única e indisoluble. Por otra parte, algo que me gustaría destacar y que tiene que ver con el tono y la ambientación: si bien Nolan ha construido su trilogía sobre los cimientos de un enfoque realista en cuanto al personaje y su entorno (algo que ya se vislumbraba en Begins y que se terminó por concretar de manera definitiva en The Dark Knight, con Chicagótica incluida), siempre se las ingenió para introducir algún elemento coqueteando con lo fantástico. La prisión con sus paredes de altura insalvable (no para Batman, por supuesto) y esa especie de ciudad mitológica del Medio Oriente, cual Petra del universo Nolan, son elementos que en otras manos podrían haber quedado totalmente descolgados, pero en este caso, están incorporados de manera tan natural que en ningún momento resultan ajenos. No hablamos todavía de Marion Cotillard y su Miranda “Talia” Tate. Otro gran acierto de Nolan. Si bien su revelación como Talia pagaba $1,10.-, su personaje y circunstancias están tan bien llevados que por un momento pensé que finalmente no se iba a dar.

The Dark Knight Rises: La Reseña ConversadaThe Dark Knight Rises: La Reseña ConversadaNick Constantine: Sin duda, Talia es otro gran acierto de Nolan. Marion Cotillard, más allá de su perfil… actoral… interesantísimo, es la actriz adecuada para llevar adelante un rol ambiguo, que lleva para un lado para casi convencer que es el contrario y volver las sospechas sobre el espectador. Ambigüedades, juegos de espejos, mano firme para llevar a quien compra la historia a el lugar exacto que Nolan quiere llevarlo, sin por eso darle cucharadas de historia regurgitada y predigerida. Nolan CONFÍA en la capacidad de hilado del que está sentado en la butaca. Se palpa su necesidad de fidelidad y la inspiración clara en las fuentes, pero se percibe también certeza del director a la hora de realizar los cambios y adaptaciones necesarias para darnos SU visión de la historia del Caballero de la Noche. Mirando en perspectiva, el Batman de Nolan está lleno de aciertos: un verdadero ejemplo del cine de acción inteligente, cerebral, emotivo, con un uso de técnicas adecuadas para definir y transmitir una historia que, esencialmente, es de encuentro, lucha, redención y trascendencia personal. Nolan le embocó en todo y casi da envidia. Filmó en Imax cuando tuvo que hacerlo y no claudicó para de sumarse a la más redituable andanada 3D. Le dio votos de confianza a actores impensables para sus roles, que nos devolvieron la magia del heroísmo o villanía en actuaciones de antología, extremadamente bien retratadas. Cuando nadie daba dos pesos por Heath Ledger, Nolan lo puso en un papel crucial y nos voló (figuradamente, por suerte) la cabeza a la inmensa mayoría. Michael Caine fue el Alfred perfecto, con líneas que no dejaron de arrancarme lágrimas cada vez que las pronunciaba, desde ese lugar de flema y calidez impávida británica. Gary Oldman fue el mejor Gordon que pudimos pedir, insuperable en su fragilidad humana, cuestión que paradójicamente lo hizo uno de los personajes más fuertes de la saga. No hay ni que hablar de Christian Bale, el mejor Batman-Bruce Wayne a la fecha, por varias cabezas de murciélago. Nolan acertó hasta en la banda de sonido, encontrando en Hans Zimmer un artista que redefinió en tres entregas absolutamente antológicas los paisajes sonoros del Hombre Murciélago. En este sentido y en muchos más, TDKR es la confirmación final de la inteligencia, el talento y la calidez cerebral de un creador de primera línea, en su interpretación de una de las leyendas más importantes de nuestros tiempos.

The Dark Knight Rises: La Reseña ConversadaThe Dark Knight Rises: La Reseña ConversadaEl Penitente: Michael Caine es el gran culpable de que tenga que ver la película una vez más (como si necesitara una excusa para ello), ya que ante cada línea de diálogo que salía de su boca, se me llenaban los ojos de lágrimas y todo se me ponía borroso. Una vez más, coincido con todo lo que decís (a propósito, ya me está aburriendo esto de que estemos de acuerdo en cada punto que expresamos; voto para que la próxima optemos por una película en la que nos saquemos chispas… el público quiere sangre). Desde Memento a la fecha, Nolan ha demostrado ser un cineasta muy cerebral y extremadamente cuidadoso de las formas, lo que en algunas oportunidades genera que sus películas adolezcan de cierta frialdad y sean un tanto calculadas por demás (algo que a mi entender le sucede a Inception, por ejemplo, aunque no necesariamente es algo negativo). Sin embargo, en ese sentido, con su trilogía de Batman, y en especial con Rises, Nolan ha logrado entregar una obra que si bien se nota que está pensada del primero al último detalle, en ningún momento deja de lado la veta más emocional de la historia.

The Dark Knight Rises: La Reseña ConversadaThe Dark Knight Rises: La Reseña ConversadaNick Constantine: TDKR, y estoy seguro que vamos a coincidir (más allá de que tengo la certeza nacida en los ojos enrojecidos de los que fuimos a la función estreno de este peliculón) es, en resumen, el mejor final posible para la gesta más importante de Batman en su historia cinematográfica. Nolan redefinió un género, le puso cabeza, pasión, inteligencia y arte a una película que trasciende lo fácilmente circunscribible a géneros, para adentrarse de lleno en el terreno del cine ineludible para que quiera entender la cinematografía de nuestros días. TDKR fue la despedida emocional a una saga que mantuvo en vilo a millones de fanáticos (además del clásico desprevenido que terminó atrapado en el torbellino narrativo de la trilogía), por varios años. No puedo dejar de sentir alguna (o varias) lágrimas traicioneras al saber que la historia terminó. La leyenda continúa, por supuesto, pero el viaje llegó a su final. No hay  dolores desmedidos ni frustración despechada: después de todo, como Nolan mismo explora en TDKR, la certeza de un final es lo que le da sentido a nuestras acciones. Lo único que me queda, además del estremecimiento que genera la buena narrativa de este calibre, es agradecimiento, por más que durante toda la función lloré como un condenado. La emoción fue sincera, nacida de exploraciones narrativas nunca baratas o efectistas. Al momento de terminar esta charla contigo (porque hablaría por días de TDKR, por más que todo lo que arranca tiene que tener un final, o no aprendimos nada), recordé que justamente hoy es el cumpleaños de Christopher Nolan. Poco me queda más que agradecimiento para alguien que, contra toda expectativa, tomó maravillosamente las riendas de una franquicia humillada cinematográficamente con entregas que más vale olvidar.

En cuanto al final. Qué podemos decir... la ascensión se da, en forma evidente, en el único tipo capaz y digno de llevar el manto, post-retiro de Bruce (que, si nos ponemos a confesar, la mayoría pensamos que cantaba flor antes de créditos). Blake, el tipo más derecho de todo el conjunto de personajes Nolanescos, con sus paralelos y diferencias con Bruce, es el que toma el manto. No en vano Blake deduce quién es Batman (ante las quejumbrosas quejas de los críticos, tan solo basta recordar algo que mencionabas vos mismo: Tim Drake también se aviva que Bats es Bruce, solito y sin ayuda de la maestra). Blake asciende como el nuevo Batman al final de la película, en su calidad de Robin; y antes de molestarse ante la obviedad de la referencia, hago votos por recordar a los posibles implicados que, para nosotros, el público comiquero, “Dick Grayson” o “Jason Todd” pueden tener mucho más sentido, pero TDKR apunta a un público más genérico. “Robin”, se llama el muchachito: toda la sala se ríe con gesto cómplice, lo entendemos vos, yo, el de la butaca de al lado y mi tía Gregoria (que, más allá de llamarse Gregoria, profesa un gusto inusitado por los cómics del encapotado). Un cierre perfecto, emotivo, lleno de lágrimas, afianzadas en la recurrencia de los temas del magnus opus de Nolan.

The Dark Knight Rises: La Reseña ConversadaThe Dark Knight Rises: La Reseña ConversadaEl Penitente: Si con ese final no te tiemblan las piernas, andá a hacerte un electrocardiograma porque seguro estás muerto y todavía no te avisaron. Te juro que por un instante pensé que la película terminaba con el primer plano de Alfred sonriendo. Y a mi gusto, hubiese sido un final maravilloso. Creo que lo conversamos a la salida del cine, pero si hubiese sido así, seguro iban a comenzar a caerle a Nolan de la misma manera que lo hicieron en Inception, cuando mucha gente se indignó porque el tipo no te mostraba si la perinola se caía o si seguía girando. Y la verdad, menos mal que Rises no terminó con esa escena, ya que lo que vino después es magistral (hoy estoy para los adjetivos grandilocuentes).

Y bueno, al parecer, Batman es un personaje que está predestinado a marcar la cancha y a cambiar el modo en que son concebidos los superhéroes en sus distintos formatos. En la década de los 80, con obras como Year One y The Dark Knight Returns, mostró que era posible contar otro tipo de historias en las que se exploraran temas que hasta ese entonces eran inconcebibles en la historieta superheroica. Ahora, con el fin de la era Nolan en el personaje, es tiempo de que el cine de superhéroes se reinvente. Con esto no me refiero a que necesariamente tengan que seguir los pasos de Nolan, ya que no todos los personajes admiten ese tratamiento. La marca que ha dejado este Batman es muy fuerte, y después de él, cualquier cosa que hagan seguramente pueda llegar a parecer tonta y con poca sustancia. Estará en las manos de los cineastas responsables encontrarle la vuelta a esta cuestión.

The Dark Knight Rises: La Reseña ConversadaNick Constantine: Nolan se animó a darnos el mejor par de regalos esperables, aquellos que muchos no nos atrevíamos ni a desear (para no “secarlos”, ¿vio?).

El primero, una historia eterna, que trasciende al tiempo y los individuos, sobre un tipo que venció sus miedos y sus traumas para darnos lo mejor de sí mismo, y así transformarse en leyenda.

El segundo, un final feliz para Bruce, el querido, destrozado, noble y traumatizado Bruce. Un final feliz para Bruce Wayne.

Por mi lado, nada más me resta pedir, y mucho me queda por agradecer.

The Dark Knight Rises: La Reseña ConversadaEl Penitente: totalmente… Nolan le dio a Bruce algo prácticamente inédito en sus más de 70 años de existencia. Un final feliz. Este Nolan es un buen tipo, sin dudas.

Si te parece, la dejamos por acá y le ponemos un “gracias”, en grande y con negrita.

Gracias, Nolan.

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3