Home Columnas La Viñeta de la Semana La Viñeta - Daytripper

La Viñeta - Daytripper

Por el La Viñeta de la Semana

La Viñeta - DaytripperBrasil no sólo es cuna de futbolistas pizarreros, sino que también exporta talento creativo. Por eso, esta entrega de "La Viñeta de la Semana" está dedicada a Daytripper, una reciente gran obra del sello Vertigo realizada por los mellizos paulistas Fábio Moon y Gabriel Bá.

La Viñeta - Daytripper

Basta mirar con un poco de atención la lista de lanzamientos mensuales de Marvel y DC de los últimos años para darse cuenta de que los artistas brasileros ocupan un lugar privilegiado en el mercado norteamericano. Por supuesto que no todos son talentosos y por eso, junto a grandes dibujantes superheroicos como Ivan Reis (un tipo que es el eslabón perdido entre Neal Adams y José Luis García-López y que además tiene la virtud de poder dibujar una serie mensual sin retrasos) o aquellos con un vuelo más artístico como Rafa Albuquerque (quien estuvo de invitado en Montevideo Comics hace un par de años), también podemos encontrar a otros del montón como Ed Bennes.

La Viñeta - DaytripperSin embargo, hay dos creadores que particularmente se destacan sobre el resto, ya no sólo por sus cualidades artísticas sino también por el valor autoral que recientemente se han ganado con su serie limitada Daytripper. Me estoy refiriendo a los mellizos Fábio Moon y Gabriel Bá (el misterio de los apellidos y la filiación queda para otra nota).

Hasta Daytripper, Moon y Bá habían colaborado y alternado en los lápices de algunas de las mejores historias que el cómic norteamericano reciente nos ha entregado, como la imprescindible Casanova de Matt Fraction o The Umbrella Academy de Gerard Way (por si no la leyeron, Apocalypse Suite tuvo hace poco su reseña multiversera que pueden leer por acá).

En lo que respecta a sus trabajos más personales, es decir, aquellos en que toman por completo las riendas del proceso creativo, Moon y Bá ya en el 2006 tuvieron su reconocimiento con De:Tales, una colección de historias cortas que les valió una nominación a los Premios Eisner en la categoría de “Mejor publicación norteamericana de material extranjero”.

Al igual que De:Tales, Daytripper está completamente ambientada en Brasil. Este no es un dato menor y le da un valor especial al éxito de la obra, si tenemos en cuenta que gran parte del público norteamericano no suele mirar más allá de su propio ombligo. Doble mérito entonces para los paulistas.

La Viñeta - DaytripperComo bien dice Craig Thompson en su introducción ilustrada para el tomo recopilatorio (una buena elección, considerando que, más allá del talento, Thompson comparte en sus dibujos un estilo emparentado con el de Moon), Daytripper es una historia que continuamente se mueve entre la fantasía y el realismo.

Todo gira en torno a Brás de Oliva Domingos, un aspirante a escritor que mientras espera que le llegue su oportunidad, se gana la vida escribiendo obituarios, todos ellos con un notorio giro poético en los que destaca alguna virtud o hecho trascendente de la vida del finado.

Cada uno de los diez números que duró la serie, muestran a Brás en algún momento determinante de su vida, como cuando conoció a su esposa, el nacimiento de su hijo o el distanciamiento con su mejor amigo. Sin embargo, los mismos no se presentan de una manera lineal, sino que se van alternando mediante saltos temporales. Más allá de esta opción narrativa, lo interesante viene por el lado de que al final de cada número, Brás termina muriendo.

Si bien es un recurso que podría llegar a distraer la atención de la historia que se pretende contar, poniendo al lector en una postura demasiado pendiente de cuál será la próxima manera en que Brás va a morir, la historia está muy bien llevada y nunca se entorpece el camino hacia el desenlace de la misma.

Moon y Bá, manejan a la perfección los tiempos narrativos y lo hacen fundamentalmente desde lo visual. Como grandes historietistas que son, saben que a veces el efecto buscado se logra de mejor manera desde la austeridad y no con el subrayado innecesario de las palabras y por eso, simplemente una viñeta de un escritorio vacío les alcanza para trasmitir el dolor de una mujer ante la noticia de la muerte de su esposo.

La Viñeta - Daytripper

Un dato curioso de Daytripper, es que en ningún lado figuran los créditos correspondientes al guión y dibujo. Si bien es claro que los lápices corresponden a Moon (más allá del reconocible estilo, en la viñeta final de cada número aparece su firma de manera casi imperceptible) y que la historia y guiones corresponden a ambos, quizás la falta de identificación expresa quiera transmitir la idea de Moon y Bá funcionando como una sola persona. Juntos, serían algo así como el Firestorm de los equipos creativos.

Cada viñeta está cuidada al máximo, tanto en lo que refiere a los personajes y sus rostros siempre expresivos, como en los escenarios presentados. Los elementos del entorno, ya sea la cartelería callejera, los locales de comida, las cabinas telefónicas, la caótica maraña de cableados eléctricos o hasta incluso la situación climática (en esto último el colorista Dave Stewart se lleva todos los halagos con un trabajo impecable) hacen que verdaderamente el lector sienta que está presenciando una historia desarrollada en Brasil y no en un lugar genérico cualquiera.

La Viñeta - Daytripper

Detrás del tono melancólico y triste que atraviesa toda la obra, Daytripper es una historia llena de optimismo, que nos dice que hasta en los momentos más complicados siempre hay algo para rescatar y que al final (vaya uno a saber qué es esto de "el final"), seguramente habrá una recompensa.

Pesimistas abstenerse.

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3