Home Columnas La Viñeta de la Semana La Viñeta: WE3

La Viñeta: WE3

Por el La Viñeta de la Semana

La Viñeta: WE3En una de sus varias colaboraciones, Grant Morrison y Frank Quitely se despacharon con WE3, una historia que a pesar de su argumento simple, deslumbra por su despliegue visual. Quedarse apenas con un par de sus maravillosas viñetas fue casi imposible. Sigan leyendo y vean en qué terminó.

La Viñeta: WE3

Desde que series como The Authority contribuyeron a popularizar a los denominados widescreen cómics (aquellos en los que se pretende emular cierto efecto cinematográfico desde las composiciones de página y los ritmos narrativos), cada vez más son los creadores que parecen estar interesados en brindar un estilo y una narrativa visual emparentada con el séptimo arte. En principio, esto no es algo negativo en sí mismo, y de hecho, no puede negarse la importancia histórica que han tenido series como la recién mencionada o Planetary, por citar apenas un par. Todas ellas excelentes exponentes de ese movimiento y fundacionales en más de un aspecto.

La Viñeta: WE3Sin embargo, el cómic es un arte maravilloso y con un potencial enorme, y como tal, es una lástima que se apele a forzar un vínculo con el cine, ya sea para legitimarlo o incluso para lograr que Hollywood dirija su mirada en busca de la nueva historia que será adaptada a la pantalla grande. Ejemplos sobran. Prácticamente todos los últimos trabajos de Mark Millar están orientados en esa dirección. Pero bueno, uno no es quien para meterse en el bolsillo ajeno.

Por supuesto, también están aquellos que creen en el cómic como un medio con un lenguaje único y de infinitas posibilidades. Podríamos dedicarle miles de caracteres a citar obras que, desde distintas aproximaciones a la narrativa secuencial, ejemplifican este punto. Entre ellas, obviamente andaría Watchmen, en donde Moore y Gibbons, rescatando la famosa página de 9 paneles de Steve Ditko y con el estilo de prosa en viñetas que desde siempre ha sido una marca registrada del Barba, lograron crear una obra única y con una cadencia especial.

Desde un lado mucho más cinético, otro ejemplo ineludible sería el de WE3, la miniserie de Grant Morrison y Frank Quitely, que cuenta con una nueva recopilación de reciente aparición. Esta vez se trata de una edición de lujo que posee el atractivo adicional de incluir 10 nuevas páginas de historia, así como una sección final con bocetos y comentarios de la dupla, explicando el porqué de sus decisiones creativas. WE3 es una de las tantas colaboraciones de Quitely con Morrison, demostrando una vez más que seguramente sea el dibujante que mejor interpreta y plasma en el papel las ideas del guionista escocés; algo que, teniendo en cuenta la importancia de Morrison en la industria, no sucede con la regularidad que uno esperaría. Un rápido repaso por su obra arrojará como resultado dibujantes de la talla de JG Jones, Cameron Stewart, JH Williams III, pero también otros que no estuvieron a la altura de las circunstancias. Afortunadamente, no es el caso de WE3.

En WE3, Morrison y Quitely presentan la historia de tres animales (perro, gato y conejo) que como víctimas de un programa experimental militar fueron convertidos en verdaderas máquinas de matar. Ya en las primeras páginas, nos enteramos que este proyecto finalmente será clausurado, con un futuro no muy alentador para las ex mascotas devenidas en cyborgs. Estos animales, que además de sus aparatosas armaduras adquirieron una precaria pero efectiva manera de comunicarse a nivel humano, se percatan de ello y desde ese momento emprenden la fuga, acabando con todo lo que se encuentran a su camino, en una suerte de carrera de obstáculos comparable a la de Jason Statham en Crank.

Estamos ante todo frente a una obra en la que Morrison se aleja bastante de su versión más críptica, la de las historias hiper-comprimidas que se construyen sobre diversas capas argumentales, entregando una historia con un desarrollo sumamente lineal. Esto, que a priori podría deducirse proviene de la relativamente corta extensión de la obra (recordemos que originalmente fue publicada en 3 entregas mensuales), parece más que nada una elección a los efectos de priorizar el aspecto visual de la misma. Es que partiendo de esa simplicidad argumental, Morrison y Quitely enfocan todos sus cañones a entregarnos algunas de las composiciones de páginas más imaginativas que el cómic norteamericano ha dado en los últimos años.

El fragmento de página que les dejo a continuación es uno de las tantos que demuestran la maestría visual del dibujante británico. Tanto los espacios en negro entre viñeta y viñeta (más amplios que de costumbre) así como los pequeños recuadros en donde se destacan distintos elementos de la acción, no son un mero capricho estético, sino que tienen la intención de generar en el lector la sensación de una percepción del tiempo, el espacio y el movimiento distinta a como lo percibimos los humanos.

La Viñeta: WE3

Las páginas en WE3 no están concebidas como un espacio plano, y algunas hasta intentan emular una cierta realidad en 3D, mediante el uso de viñetas en distintas perspectivas u otras que por momentos parecen literalmente estar saliendo de la página. Un claro ejemplo de esto es la siguiente secuencia:

La Viñeta: WE3

Como dice Morrison en las anotaciones del final, “veamos si Hollywood puede imitar esto”.

Entre tanta ultra violencia, Morrison, con gran maestría, se las ingenia para intercalar algunos momentos verdaderamente emotivos que nos recuerdan que ellos, los animales, son mucho mejor que nosotros. “Home Is. Run No More” dice uno de los animales agotado de tanto huir, y en ese momento uno no puede impedir que le tiemblen las manos mientras sostiene el libro.

Estas son tan sólo un par de imágenes que demuestran la gloria visual de WE3, y espero sirvan para hacerse una idea del vértigo narrativo que contienen sus páginas. Una vez más, Morrison y Quitely "lo hicieron".

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3