Home Columnas Load Comillas Comillas Load"" - Y el mundo nunca fue igual

Load"" - Y el mundo nunca fue igual

Por el Load Comillas Comillas
Load - Y el mundo nunca fue igual

El 23 de abril de 1982 salió a la venta el producto que revolucionaría la industria de las computadoras caseras, la ZX Spectrum. La misma le valió a Clive M. Sinclair (su creador) el título de "SIR", por servicios prestados a la industria Británica, y la admiración de millones de almas hasta en los más recónditos rincones de este mundo.

Load - Y el mundo nunca fue igualHasta ese momento las computadoras personales eran un objeto raro y poco atractivo, al alcance de unos pocos. La ZX Spectrum revolucionó el mercado debido a su fabricación económica, su diseño elegante y su revolucionario empleo de una paleta de 16 colores con la que las aplicaciones (en especial los videojuegos) adquirían otro aspecto. Esta genialidad (porque está claro que NO era un "aparato") consistía simplemente de un procesador de 8 bits, un intérprete de lenguaje BASIC (el Sinclair BASIC, especialmente diseñado para esta máquina) y un teclado. No disponía de monitor, su salida de video debía ser direccionada a una TV ordinaria, y como unidad de transferencia de datos era necesario contar con un simple cassetero.

Los que tuvimos la suerte de tener esta maravilla (nunca "aparato") en nuestras manos, recordamos más que nada aquel teclado de goma, pequeño y de teclas espaciadas, del primer modelo. El teclear sobre la superficie gomosa era toda una experiencia, "silenciosa" y extraña. El transformador (necesario para no freír esos preciados circuitos con nuestros 220v de potencia eléctrica) tomaba calor luego de un par de horas, haciendo que nuestra experiencia con algún que otro juego de larga duración (no había chance alguna de salvar nuestro progreso y continuar al día siguiente) se viera saboteada vilmente por el "reseteo" de la hermosa maquinaria. Minutos después, una vez disipada la malaria febril, uno podía continuar jugando sin problemas.

Existieron varios clones de estas máquinas, los más famosos por estos lares fueron la TK90 y TK95, fabricadas en Brasil mediante ingeniería reversa a partir del procesador ZX original, abaratando incluso más los costos de producción y distribución para el Rey Mago de turno.

Sin dudas, la versión más popular fue la Spectrum 48K (llamada de esta manera por su capacidad para manipular hasta 48KB de memoria RAM), que en su época fue la máquina para la que más software fue fabricado y comercializado, existiendo además varias revistas especializadas que se encargaban de presentar las últimas novedades sobre tan querido y entrañable compañero ("aparato" jamás).

Load - Y el mundo nunca fue igual

Aquí es donde la industria española del videjuego tuvo su edad dorada, con varios títulos que se volvieron un éxito en todo el mundo: Sir Fred, Humphrey, El Misterio del Nilo (de "Made in Spain"), La Abadía del Crímen, Goody, Livingstone Supongo (de "Opera Soft"), Coliseum, Tuareg, Titanic (de "Topo Soft") Fernando Martín Basket Master, Navy Moves, Freddy Hardest (de la aclamada "Dinamic Software"), sólo por nombrar algunos. Llegados a este punto, es una obligación moral mencionar a la mítica revista española (todos de pie) MicroHOBBY y a su longeva compañera MicroMANIA.

En junio de 1984, salió a la venta la ZX Spectrum+. Si bien esta máquina era idéntica (electrónicamente hablando) a su predecesora, la disposición del teclado (de plástico esta vez) y las terminaciones del equipo, la hacían un producto más elaborado que el anterior en lo que a estética refiere. Esta unidad traía además como novedad, un botón de RESET. Sin embargo, sobre la Spectrum+ (la cual fue blanco de alguna que otra falla de fabricación) nos es imposible opinar, ya que nuestros dedos jamás se posaron en una de ellas.

Load - Y el mundo nunca fue igual

Pero luego llegó la bestia. Si tenías una en tu poder eras el uno de la cuadra. Dejate de teclas de goma, o de jugar en 8 bits, ZX Spectrum 128 (o "Derby" como se la conocía por nombre código) era el nuevo dios. Este bichito poseía un procesador de 16 bits más la friolera de 128KB de memoria RAM, tres canales de audio, MIDI compatible, un puerto serial RS-232 (para transferir datos a toda clase de periféricos) y un editor BASIC mejorado. ¿¿¿Qué más se podía pedir???

Si bien la Spectrum 128 externamente era muy similar a la Spectrum+, los 16 bits y los 64KB de memoria RAM marcaban la diferencia e invitaban a pasar horas jugando al MYTH, Back to the Future 2, Golden Axe y tantos otros que vamos a repasar en esta columna. La nueva maravilla sería comercializada primero en España debido a las pocas ventas que había tenido la Spectrum+ en su lugar de origen, el Reino Unido (esperando así que más incautos vaciaran los depósitos rebosantes de ese anterior modelo).

Load - Y el mundo nunca fue igual

Un detalle que merece una nota aparte, era el reproductor de cinta. Seguramente, más de uno habrá pasado horas ajustando los cabezales del suyo hasta lograr aquel Load"". Si te encontrabas con el temido "Error de lectura", cazabas el destornillador como enajenado y ajustabas aquellos cabezales al igual que un concertista afina su guitarra, hasta lograr que aquellas malditas rayas horizontales de colores violeta/amarillo rojo/blanco se dispararan en tu televisor, indicando una correcta carga del programa (si tenías tele blanco y negro era una escala de grises de bonita variación). Tampoco podía faltar el tradicional trapito humedecido en alcohol para limpiar con delicadeza los mencionados cabezales y los rodillos por donde las cintas veían pasar sus años mozos color gris oscuro, acercándose en cada paso a su amarronada decadencia (producto del uso y abuso constante de sus fanáticos poseedores). Era un arte digno de ejecutar y que al día de hoy puede parecer irrisorio, pero que se llevó a cabo con gusto y orgullo por quienes supimos apreciarlo.

Es nuestra idea que mediante esta columna revivan o experimenten aquella magia de los 8 y 16 bits, que tantos buenos recuerdos hoy nos generan. Ya lo dice una de nuestras películas favoritas, BLADE RUNNER: "All those moments are now lost in time... like tears... in rain".

El próximo año se cumplen 30 años de su creación y grandes sorpresas están anunciadas. Mientras tanto, esperaremos recordándola y admirándola como aquella primera vez.


RinTinTin & The Warlock

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3