Home Columnas Preso de mis palabras Preso de mis palabras, capítulo 1

Preso de mis palabras, capítulo 1

Por el Preso de mis palabras

Preso de mis palabras, capítulo 1Cada semana, los guardias del Sultán se llevan al autor menos vendido de la editorial para cortarle la cabeza y la única forma de salvarse será leyendo una historia. En el cuento de hoy, un geek escribe a los editores del Nuevo Testamento con quejas sobre lo que está leyendo.

Preso de mis palabras, capítulo 1

Muchos creen que las editoriales son oficinas comunes, llenas de computadoras personales y teléfonos con luces que se prenden y apagan, con salas de espera y comedor para los empleados. Claro, nunca trabajaron para una editorial.

La que me emplea, por ejemplo, está situada en un enorme palacio rodeado de fuentes y jardines. Atravesando sus arcos en forma de herradura uno se encuentra con altísimas torres terminadas en cúpulas, y dentro de cada una de esas torres están las celdas en las que los escritores permanecemos prisioneros.

Nos alimentan con una pasta de garbanzos fríos y tenemos tanto papiro y tinta como queramos. Algunos añoran la libertad, pero la mayoría sabemos que en el mundo exterior no haríamos muchas más cosas que aquí dentro. Así que escribimos.

La máxima figura del palacio es el Sultán. Cada semana, ordena a sus sirvientes que le lleven al autor cuyos papiros hayan tenido la menor circulación y es decapitado. Su celda luego es utilizada para guardar declaraciones de impuestos o cartuchos de impresora usados.

Preso de mis palabras, capítulo 1

Aquella mañana me encontraba saboreando los últimos garbanzos cuando escuché una lanza estrellándose contra la puerta de rejas. "¡Escato!". Cada uno de nosotros tiene un apodo; el mío es "Escato", por "escatológico".

"¿Tengo visitas?", pregunté con inocencia. En once años jamás había recibido visitas. "No seas ridículo. El Sultán quiere verte". Pensé que recibiría lisonja por la forma en la que reflejaba la vida de un recluso utilizando tan pocos caracteres. Al llegar a la sala del trono, sin embargo, lo encontré afilando su cimitarra.

Los guardias tomaron mis brazos y apoyaron mi cabeza sobre un banquito que olía a sangre reseca. El Sultán pidió que me sacaran los lentes, para que los pudiera utilizar alguien más. No sabía que apenas tienen aumento.

Debo confesar que estaba aceptando mi fin con bastante valentía, hasta que sentí la hoja de acero de Damasco en la nuca. Ahí lloré más que al mirar el final de Babe. Pero estas no eran lágrimas de felicidad, sino de desesperación.

Preso de mis palabras, capítulo 1

"¡No me mate! Haré lo que me pida. Excepto unirme a su harén, limpiar los baños del palacio, acostarme antes de las doce de la noche, gritar un gol de Peñarol, mirar Tevé Ciudad, escribir papiros de autoayuda... ¿ya dije lo de unirme a su harén? Y le aclaro que lo de mirar Tevé Ciudad no es por la calidad de los productos realizados por los excelentes profesionales y amigos que trabajan allí, sino por el trato que recibió mi equipo de trabajo desde la dirección. ¿Hola? ¿Sultán?".

Se había quedado profundamente dormido. Eso significaba que había estirado mi vida por siete días más. Mientras esperaba a que los guardias me llevaran de regreso a la celda, leí un viejo cuento que encontré en el bolsillo del pantalón.

Se trataba una historia publicada originalmente en Esto no es una Papa (2014), libro del que seguramente queden centenares de ejemplares en la vuelta (o mi vida no seguiría corriendo peligro).


Palabras de Dios

Preso de mis palabras, capítulo 1Estimados editores de Nuevo Testamento:

Soy lector desde hace un buen tiempo pero ésta es la primera vez que les escribo. Sepan que si sueno negativo o hipercrítico es porque he aprendido a querer a los personajes como si fueran míos.

Fui de los muchos que criticó la decisión de cancelar Antiguo Testamento y relanzar la continuidad con un Dios completamente distinto, que ya no sacrificaba ciudades enteras sino que enseñaba a amarse los unos a los otros. Entiendo que es necesario captar a nuevos lectores, que últimamente se cautivan con las publicaciones que llegan de Oriente, pero igual me dolió que de un plumazo desecharan las historias que uno creció leyendo.

Aplaudí la aparición de este nuevo título y no me perdí una sola entrega, lo que fundamenta algunas de las quejas que plantearé a continuación.

1) Los poderes de Jesús cambian todo el tiempo. En una de sus aventuras tiene poderes curativos; en otra camina sobre el agua (¿levitación? ¿Telequinesis?). También multiplicó alimentos sin que el guionista explicara de dónde salía la materia para las nuevas copias. Quiero creer que ustedes conocen las leyes de la termodinámica.

2) Los personajes secundarios no están bien desarrollados. La madre tiene sus momentos, pero los doce sidekicks son prácticamente intercambiables. Si tan importante es Jesús, déjenlo protagonizar sus historias en solitario y denle al resto su título grupal. Popol Vuh demostró que puede funcionar.

3) Entiendo que quieran publicar cuatro títulos con Jesús debido a su popularidad, pero los guionistas deberían hablarse más seguido para evitar que cuenten la misma historia y en lugar de eso, dedicarse a revelar los más de veinte años de vida del personaje que se saltearon.

Por último, me gustaría que se refirieran al fuerte rumor de que estarían por matar al protagonista y luego revivirlo, como forma de aumentar las ventas. En algunos foros se dice que el responsable de la muerte sería alguien de su confianza, a quien transformarían en villano para que el golpe fuera mayor.

Espero que no se tomen a mal mis comentarios y sigan con el buen trabajo de siempre.

***

Querido lector:

Agradecemos que hayas permanecido con nosotros luego de la crisis y nos gustaría que siguieras leyendo. Nuestro equipo de editores y guionistas realiza un trabajo duro, y las ganas de contar una historia tan grande pueden hacer que algunos detalles se nos escapen. Redoblaremos esfuerzos.

Con respecto a los rumores... tendrás que esperar unos meses para saber la respuesta, pero te aseguramos que cualquier decisión creativa no estará basada en las ventas ni en los golpes de efecto, sino que se guiarán por la trama.

Sí podemos adelantarte que estamos preparando un gran "evento", cargado de acción, del que muchos personajes no saldrán con vida. No voy a revelarte el título, pero será algo apocalíptico.

Nos vemos ahí.

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3