Home Columnas Reseñology Before Watchmen: Comedian #1

Before Watchmen: Comedian #1

Por el Reseñology

Before Watchmen: Comedian #1El guión de Brian Azzarello no está a la altura de sus mejores obras, y el Clan Kennedy parece un grupo de asaltantes de bancos con máscaras de goma bajo los lápices del casi infalible J.G. Jones. Queda la esperanza de que los hechos del final "despierten" la historia.

Before Watchmen: Comedian #1

Before Watchmen: Comedian #1La película de Watchmen tuvo críticas dispares, e incluso quienes le dieron algún palo entendieron la dificultad para adaptar la obra de Alan Moore y Dave Gibbons. Un detalle en donde los críticos estuvieron más de acuerdo fue en alabar los créditos al comienzo del film, en donde se repasa la historia de los Minutemen y la llegada de la segunda generación de héroes mientras suena "The Times They Are a-Changin'" de Bob Dylan.

Allí se resumían algunos datos que aparecían en el cómic y se incluían otros que relacionaban a los personajes con el mundo real, entre otros, al Comediante detrás de la valla del segundo tirador en el atentado que terminó con la vida de John Fitzgerald Kennedy.

En su momento me pareció una adición casi obvia a la mitología de los vigilantes. Sin embargo, queda totalmente fuera de la continuidad de Before Watchmen, la serie de polémicas precuelas. El resultado es algo frustrante y quizás ese cambiecito haya terminado de inclinar la balanza.

El guionista de la miniserie del Comediante es Brian Azzarello, un tipo cuyo trabajo vengo disfrutando desde hace años en 100 Bullets, Wonder Woman y (sí) Hellblazer.El dibujo es del talentoso J.G. Jones. Tenía ganas de disfrutarlo, lo confieso, pero no pude.

Y eso que comienza de buena manera, con el protagonista reflexionando en su cama mientras suena una canción en la radio. El problema comienza al dar vuelta la página (técnicamente, arrastrarla a un costado con el dedo).

El Comediante se encuentra jugando un partido de rugby con Jack, Bobby y Ted Kennedy. Que bajo el lápiz de Jones parecen tres ladrones de bancos con caretas de goma de estos hermanos. No lo digo como chiste, realmente sus sonrisas parecen las de una máscara.

La composición de escenas, incluso en las partes donde hay mayor diálogo, es buena. Pero el problema de las caras se arrastra durante gran parte del cómic.

Más adelante llega otra gran página, que casualmente continúa la línea de tiempo de la primera. Y también es la que muestra al Comediante más frío, al que todos conocemos (y amamos odiar, u odiamos amar, nunca entendí bien eso).

La escena final no logra salvar al cómic, aunque despierta esperanzas para los siguientes números de la miniserie. Queda planteada una traición y el misterio de quién estará detrás de ella (se me ocurre alguna teoría). Y el optimismo del protagonista caerá varias posiciones; no es la escena de los perros para Rorschach, pero traerá consecuencias.

Es raro, como si el cómic funcionara mejor de atrás para adelante. De cualquier manera, termina siendo lo más flojo de este "evento" hasta ahora.

Before Watchmen: Comedian #1

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3