Home Columnas Reseñology Before Watchmen: Minutemen #1

Before Watchmen: Minutemen #1

Por el Reseñology

Before Watchmen: Minutemen #1Darwyn Cooke es el artista perfecto para comenzar un "evento" en donde se hablará poco del producto y mucho de la polémica. No será el caso de esta reseña, en donde la atención estará centrada en el buen trabajo del artista para retratar a los héroes de la Edad Dorada.

Before Watchmen: Minutemen #1

Before Watchmen: Minutemen #1Tomé la decisión (cobarde, si quieren llamarla) de no poner puntaje a los cómics que forman parte del "evento" llamado Before Watchmen. Los cómics están completamente viciados de conflicto en cuanto a contratos, deseos y deberes de los creadores originales y DC. Este no es el lugar para discutirlos; acá voy a reseñar el producto final, como un lector lo más desafectado posible del lío.

Además, no puedo concebir una aproximación a Before Watchmen sin Watchmen; al menos este primer cómic no está escrito para un lector que no tomó contacto con la obra original (alguno habrá), así que ese será el segundo punto fundamental de las reseñas. No es una obra independiente, no está pensada de esa manera.

Dicho esto, adquirí el primer número de todo el evento, que de manera bastante lógica es el comienzo de la miniserie de los Minutemen, los héroes de la Era Dorada, de los que se muestra relativamente poco en Watchmen, aunque su influencia es determinante en los 12 números.

Para contarnos más acerca de estos personajes se eligió a un narrador de lujo: Darwyn Cooke en su doble papel de guionista y dibujante. Un tipo con vasta experiencia en contar historias "clásicas", como lo demostró en DC: The New Frontier, Richard Stark's Parker y The Spirit, en donde supo sacarle el jugo a personajes archiconocidos.

Habrá que esperar a los restantes títulos, pero en este caso el acierto de que la "dupla creativa" sea una sola persona, permite momentos de gran factura, como las primeras dos páginas del número, en donde el relato se intercala de buena manera con el dibujo.

Nos encontramos frente a Hollis Mason, quien se encuentra en plena finalización de "Bajo la Máscara", el libro autobiográfico cuyo extracto aparece al final del primer capítulo de Watchmen. Todo un símbolo.

A partir de ese momento, el tipo (que no es otro que el Nite Owl original) comienza a recordar cómo surgieron los vigilantes disfrazados en un mundo que hasta ese momento era igualito al nuestro. Como recordamos, la primera aparición fue en 1939, mismo año que se publicaba el primer número de Action Comics. En el mundo Watchmen los cómics de supertipos perderían toda popularidad, al existir supertipos de verdad corriendo por las calles.

La mayor parte de este #1 es una sucesión de historias cortas (de una a cuatro páginas) protagonizada por cada uno de aquellos Minutemen. Con algunos detalles reveladores y otros que harán clara referencia a lo que se contó en Watchmen. Repito, no tiene sentido que lo lea alguien que no pasó por el material original.

Hacia el cierre se engancha la historia del último personaje presentado con la formación del grupo, pero eso quedará para el número siguiente. La revista termina con las primeras dos páginas de una nueva aventura del Corsario Carmesí, que irá contándose a través de las diferentes miniseries. Por ahora parece demasiado "narrada". Igual que la original.

La edición digital tiene, además, las diferentes portadas alternativas, que incluyen al grupo entero dibujado por Michael Golden y a Hooded Justice por Jim Lee.

Hablando exclusivamente de lo que aparece impreso entre portadas (o las imágenes que aparecen en la tableta) es un comienzo promisorio, sin llegar a los niveles de la obra original (ni el más optimista podría creerlo) pero con la confianza suficiente como para contar una muy buena historia y salir airoso.

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3