Home Columnas Reseñology Before Watchmen: Silk Spectre #1

Before Watchmen: Silk Spectre #1

Por el Reseñology

Before Watchmen: Silk Spectre #1Laurie es la hija de Silk Spectre, y la obsesión de su madre por tener una sucesora resultará demasiado para la joven. Darwyn Cooke construye una buena historia más allá de Watchmen, y Amanda Conner parece estar en su mejor momento como dibujante.

Before Watchmen: Silk Spectre #1

Before Watchmen: Silk Spectre #1El primer número que presentó material nuevo basado en el cómic Watchmen, después de años de disputas (secretas y mediáticas) fue un paseo por los héroes de la Edad Dorada de aquel universo creado por Alan Moore y Dave Gibbons. Un buen paseo, pero uno cómodo, que no innovaba mucho más que ampliar datos desparramados en la historia y en el extracto de "Under the Hood".

Esto cambia con la segunda miniserie, que comenzó una semana después. Los editores de DC colocaron con inteligencia (no parece casual) a ambos títulos escritos por Darwyn Cooke, un tipo confiable y que haría bajar las barreras a muchos posibles lectores que prometieron jamás darle una chance al proyecto. Con razón o sin ella, los fanáticos del cómic que rompen sus promesas están a la orden del día.

En esta oportunidad el arte estaría en manos de Amanda Conner, a quien disfruté mucho, pero siempre en historias de tono más "light", como las de Power Girl en JSA: Classified y su serie regular, Terra o la incorrectísima The Pro acerca de una prostituta con superpoderes.

Ya sabía que Cooke podía autotunearse a algo parecido al espíritu del original, pero temía por Conner. Mis dudas se disiparon en la primera página, y -algo poco común en mis torpes reseñas- voy a referirme al colorista, Paul Mounts.

Es la primera vez que presto atención a su nombre, pero en su biografía aparecen decenas y decenas de trabajos desde principios de los noventa. En este caso sus colores, apagados sin ser planos, fueron importantísimos para que yo pudiera sumergirme en la obra.

Con respecto a la historia, toma muchos más riesgos que el mencionado debut de los Minutemen, y por primera vez uno siente que al pasar la página no sabe con qué se podrá encontrar. Está protagonizada por personajes complejos y tridimensionales... personas, bah.

Como ocurrió en el otro número ya publicado, al comienzo hay una referencia directa a Watchmen, con el globo de nieve de la casa de Laurie, pero esta vez se transforma en su propio recorrido por la vida de la segunda Silk Spectre, empezando por la niñez (justo antes de que el globo se hiciera cachucha).

Una hermosa imagen de la luz de una lámpara completando el artículo destrozado cierra ese capítulo, y la acción se traslada a 1966, con una Laurie de 17 años, quien tiene que lidiar con su madre. La primera Silk Spectre está obsesionada con el entrenamiento de su hija, cuando la hija solamente quiere ligar con el chico lindo de su colegio.

La historia está contada con la grilla de 3x3 viñetas, al estilo Watchmen, con algunas viñetas dobles y triples. En una escena en particular, cuando la protagonista lucha contra su atacante, los creadores homenajean a la golpiza que sufre el Comediante al comienzo de la famosa maxiserie.

Pero también están los momentos que escapan por completo de la pieza original, como las viñetas "imaginarias" que representan de forma gráfica y caricaturesca el pensamiento de Laurie.

Si nos olvidamos de Watchmen, es una muy bien construida historia acerca de una jovencita que sufre la obsesión de su madre para que siga sus pasos. El condimento es que ella será la protagonista de uno de los mejores cómics en la historia del medio.

El original seguirá intacto. Vale la pena echarle un vistazo a este polémico proyecto.

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3