Home Columnas Reseñology Reseña: All Star Western #1

Reseña: All Star Western #1

Por el Reseñology

Reseña: All Star Western #1Un cazarrecompensas del Lejano Oeste llega a Ciudad Gótica y debe realizar su tarea entre las angostas calles y la asfixiante muchedumbre. Esta nueva aventura de Jonah Hex como pez fuera del agua es interesante, siempre y cuando se trate de algo puntual y no un nuevo statu quo.

Reseña: All Star Western #1

Reseña: All Star Western #1De la mano de Justin Gray y Jimmy Palmiotti, el cazarrecompensas del oeste Jonah Hex vivió su momento de gloria, tuvo setenta números de una serie con guiones y artistas de un promedio más que respetable, y alcanzó el interés de los estudios de Hollywood (para muchos, lamentablemente).

Aquella serie, bancada por Dan Didio pero cuyas cifras de venta no eran "terribles", contaba historias autoconclusivas, con alguna saguita mezclada, en las que el confederado de la cara quemada enfrentaba toda clases de peligros en el Lejano Oeste, incluyendo tipos corruptos, caníbales y villanos que se negaban a morir.

Llegó Flashpoint y las series debían comenzar de nuevo, por lo que Jonah Hex pasó a llamarse All Star Western y tener 28 páginas (en lugar de las 20 de un cómic regular de DC). En el dibujo está Moritat, que pese a su nombre y estilo no es un artista europeo sino un dibujando radicado en Seattle que colaboró con DC en The Spirit y también anduvo haciendo los Elephantmen.

El cambio más importante se dio en la historia, al menos durante el primer arco. Ya decir la palabra "arco" implica separarse de lo anterior, pero lo que sobresale es que la acción ocurre en la Ciudad Gótica de los 1880s.

En esa ciudad que a Batman le cae tan bien, Jonah Hex sobresale como un Renault Twingo en un gallinero. En la segunda página, la correcta narración cuenta como la atmósfera claustrofóbica debe parecerle una prisión al protagonista, y como lector podía verlo incómodo en cada uno de los cuadritos.

La historia, muy bien dibujada por el artista antes conocido como Justin Norman, lo encuentra envuelto en una serie de asesinatos al mejor estilo Jack el Destripador. Con prostitutas muertas y el típico mensaje escrito en la pared. Hex deberá aliarse con el mismísimo Amadeus Arkham, quien fundaría el asilo que lleva su nombre (y perdería la chaveta, como corresponde).

El talento de la dupla de guionistas, que entiende a la perfección cómo funciona el cerebro del quemadito, se combina con el dibujo para contar una buena historia, pero diferente.

Lejos, muy lejos de ser una historia del oeste, termina pareciendo una mezcla de Batman (vigilante que debe trabajar junto a la policía de Ciudad Gótica, porque esta no puede atrapar a un criminal) y Wolverine (Batman por momentos es demasiado bueno y Logan no dudaría en matar a un oponente).

Jonah está como pez fuera del agua, y yo me pregunto si solamente será por estos primeros números (como una típica historia de "pez fuera del agua"), o si insistirán con la idea de dejarlo en la urbe para captar a los lectores que compran cualquier cosa que les recuerde al hombre murciélago.

No sé si como lector podría soportarlo. Y mirando a Jonah Hex, no sé si él podría soportarlo.

Reseña: All Star Western #1

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3