Home Columnas Reseñology Reseña: Animal Man #1

Reseña: Animal Man #1

Por el Reseñology

Reseña: Animal Man #1Animal Man es una serie con pedigrí (sin doble sentido) que vio pasar a grandes creadores. Su regreso al Universo DC le vale la máxima puntuación, de la mano de dos creadores que se alejan del tradicional cómic de superhéroes con todo éxito.

Reseña: Animal Man #1

Reseña: Animal Man #1"Muy bien, señores de DC. Tienen mi atención. Ya que van a patear -nay, dinamitar- el tablero, aprovechen el momento para asumir riesgos y experimentar un poco". Algo así pensaba yo, unos meses atrás, cuando el notición se hacía público.

Catorce "números uno" después, Animal Man es exactamente lo que les estaba pidiendo. La serie arranca con un número redondo, que se anima a transitar por donde otros cómics no lo hacen, y lo hace bien.

Jeff Lemire demuestra por qué es uno de los "niños mimados" de DC. Se adueña del cómic desde la primera página, que está presentada como una entrevista a Buddy "Animal Man" Baker, realizada ni más ni menos que por Lemire.

Allí se lo presenta como actor en una película independiente, ícono de la juventud y héroe que nunca terminará de retirarse. Y hombre casado. Claro que es mucho más que eso, y se verá con dar vuelta la página. Buddy es un hombre de familia.

Una vida que combina lo mundano y lo fantástico. Luego de que el señor y la señora Baker conversaran sobre la entrevista, y la pequeña Maxine le pidiera para tener una mascota, entra el otro botija a avisarle que hay rehenes en el hospital. "¿Tal vez debería ir a chequearlo?", se pregunta el héroe.

"¡Buddy, la cena está casi pronta. Dejá que la policía lo maneje", contesta la irritada mujer. Una vez que se da cuenta de que no habrá forma de hacerle cambiar de opinión, le pide que al volver se saque las botas afuera, para no dejar pisadas de barro por todas la casa.

Son esos pequeños detalles que construyen a los personajes desde el primer número, pero no son todo lo que trae, porque al rescate de los rehenes le sigue un sueño terrorífico (que vincula esta serie con la de Swamp Thing) y termina con una revelación que promete.

Todos los climas por los que transcurre el cómic están retratados por el dibujante Travel Foreman, una suerte de Travis Charest si dibujara subido a un autito chocador. Es tan diferente de un Jurgens como el guionista de un Dixon (sin hacer juicios de valor). A muchos les podrán parecer feas sus caras y composiciones de página; en mi caso me atraparon desde un primer momento y me transmitieron las diferentes atmósferas imaginadas por Lemire.

Los popes de DC desaparecieron de un plumazo el matrimonio de Clark Kent y Lois Lane. Todavía no dijeron una sola palabra de Ralph y Sue Dibny. Y cuanto menos digan de Wally y Linda West, mejor. Así que por el futuro cercano, Buddy y Ellen son el mejor matrimonio de este universo. Estaré ansioso de seguir leyendo sus aventuras.

Reseña: Animal Man #1

Reseña: Animal Man #1
¿Se acuerdan de las botas embarradas?

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3