Home Columnas Reseñology Reseña: Animal Man #10

Reseña: Animal Man #10

Por el Reseñology

Reseña: Animal Man #10La sufrida partida de Travel Foreman parece una cosa del pasado. En otro gran número, el arte de Steve Pugh termina de adueñarse de los personajes y situaciones extrañas que salen de la mente de Jeff Lemire. Este mes con la participación especial de un conocido bastardo.

Reseña: Animal Man #10

Reseña: Animal Man #10Después del Anual de la serie, en donde Maxine escuchaba una anécdota acerca de un encuentro entre campeones del mundo animal (Rojo) y vegetal (Verde) en el siglo 19, la acción vuelve a enfocarse en el personaje que da nombre al cómic.

Buddy sigue recorriendo el mundo rojo junto a la cabra gigante, luchando contra las incursiones de la Putrefacción, que son más frecuentes por la falta de balance entre las fuerzas, algo que también se explicó en el número especial.

¿Por qué el balance ya no es tal? El bicho nos explica: "en este momento el avatar del Verde no quiere su trabajo", dice sobre la Cosa del Pantano. Para peor, la hija de Buddy "todavía no está lista" para ser la campeona del Rojo.

"Pero el rey de la Podredumbre es fuerte, está en su mejor momento... así que estamos en problemas".

Del lado más terrenal del asunto, Ellen y Cliff (esposa e hijo del héroe, ambos sin ninguna clase de poder) tienen un encuentro con el rincón mágico del Universo DC, representado por Zatanna, Madame Xanadu y John Constantine. Este último protagoniza dos viñetas junto a Cliff que valen por todo el cómic.

La razón de que la Justice League Dark (o algo parecido a ella, justo ahora el mismísimo Jeff Lemire la está relanzando) se haya hecho presente, es la profecía que aparece cada vez más seguido en el cómic, acerca de un futuro apocalíptico que toca muy de cerca a los Baker.

No es el único problema que enfrentan, porque el falso Buddy de meses pasados intentará hacerse pasar por el original. Y como no luce una diabólica barba candado, es posible que le crean.

Para el cierre, Lemire y un Steve Pugh que me viene sorprendiendo mes a mes con lo rápido que se apropió de la serie (a la vez que entonó con el espíritu preexistente) enfrentan a Animal Man con los capos máximos de la Animalada, a quienes les pide para volver a su cuerpo... algo imposible, porque actualmente está ocupado por otro tío.

El final promete. No sólo cierra otro gran capítulo, sino que siembra la curiosidad en el lector, que se queda con las ganas de saber qué harán los Sastres con el bueno de Buddy. Sólo sabemos que el próximo número promete a Animal Man vs. Animal Man.

No quiero quedar repetitivo en mi alabanza a esta serie; las razones pueden encontrarlas en cada una de las reseñas individuales. Así como Scott Snyder armó una gran historia en Batman (no tanto en Swamp Thing), la otra gran historia de los Nuevos 52 está en Animal Man. Con dos dibujantes en lugar de uno y bastante menos cobertura de prensa. Pero acá están pasando cosas.

Reseña: Animal Man #10

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3